Ópalo mineral que destaca por su belleza y brilla con luz propia

El ópalo
El ópalo no es un mineral, es otra cosa, ya que su estructura cristalina es amorfa, no tiene cristalización, pero sinceramente nos da igual

El ópalo ha sido considerado durante mucho tiempo como una de las piedras preciosas más bellas del mundo, ya que muestra todos los colores del espectro visible y cada gema es única.

El ópalo

El ópalo, como muchas otras piedras preciosas, es un mineral que destaca por su belleza y que brilla con luz propia. Existen expertos en este tipo de materiales que son unos auténticos enamorados del modelo apostando en cada momento por sus múltiples variedades y por los diferentes estilos que presenta.

Con la piedra ópalo, la belleza a menudo se esconde dentro de la piedra, y es la habilidad del cortador la que determina si esta belleza se expone o se pierde. Con las gemas facetadas, los errores a menudo se pueden corregir. Pero con el ópalo, en el momento en que se hace el corte equivocado, la belleza se pierde para siempre, y la piedra se convierte en un feo trozo de sílice gris.

El ópalo no es un mineral

El ópalo no es un mineral, es otra cosa, ya que su estructura cristalina es amorfa, no tiene cristalización, pero sinceramente nos da igual. Este caos atómico interno es de una belleza indiscutible. Y por cierto: se considera un mineraloide.

Origen del nombre de ópalo

El nombre del Ópalo deriva del latín “opalus” que a su vez deriva del griego antiguo “opallios” y significa “ver un cambio”. Otra posible etimología griega es “ophtalmios” (gema de ojo), pero la fuente original del nombre es probablemente el sánscrito “Upala” (piedra preciosa), lo que confirmaría la tesis de quienes afirman que la India fue en un tiempo fuente de ópalos para la Antigua Roma.

Antiguamente, procedían de yacimientos, ahora ya agotados, en Eslovaquia. En Australia fueron halladas las primeras fuentes de ópalo en 1863. Hoy encontramos ahí concentrado el 98% del mercado mundial.

El pueblo de Coober Pedy en el desierto de Australia Meridional depende casi exclusivamente del mercado de estas gemas. En México se produce la variedad de ópalo de fuego, además de otros colores. La variedad Geiserita aparece depositada en géisers del parque de Yellowstone.

En nuestros días incluso es posible crearlos artificialmente a través de un proceso de intercambio de iones.

Este mineraloide es una piedra preciosa muy apreciada en joyería, aunque la valoración de la misma depende de muchos factores. La calidad se distingue por la pureza de sus cristales, y por lo tanto según su capacidad de irradiación.

Características principales del ópalo

Para empezar debemos decir que el ópalo es un mineraloide del grupo VIII. A partir de aquí lo que tenemos que saber es que esta piedra destaca por su brillo y la astilabilidad.

Su composición está formada por dióxido de silicio al igual que también lo está el cuarzo y otros minerales de la colección. Según la clasificación que hizo Strunz de los minerales, el ópalo está relacionado con los cuarzos aunque ciertamente, no es un cuarzo como tal al menos, no está reconocido científicamente hablando.

Históricamente se conoce que fue en el año 1960 cuando un grupo de científicos de Australia analizaron los diferentes modelos de ópalos para poder diversificar de esta manera, el material que tenían ante sus ojos. Un microscopio electrónico fue el elemento que utilizaron para averiguar todas esas propiedades ópticas que contiene el ópalo.

Los colores del ópalo

Si uno de los detalles que hemos destacado del ópalo es la variedad de colores de que dispone, ni que decir tiene que estábamos obligados a realizar un apartado sobre esto.

El color generalizado es blanco, incoloro, amarillo pálido, gris, negro y en ocasiones, rojo pálido. Se dice de él que puede provocar destellos de cualquier modalidad que tenga el arcoíris y de aquí mismo vemos la gustosa variedad.

Una vez que la luz ha entrado en el ópalo ésta se dobla alrededor de los bordes de unas pequeñas partículas de sílice hidratadas o “chips” de silicio y de oxígeno que se suspenden en agua dentro de la piedra en sí.

La originalidad del detalle del color es que el ópalo muestra los tonos del arcoíris que van cambiando dependiendo de la posición desde la que lo estemos mirando.

Como se forman las piedras de ópalo

El ópalo es conocido por su exhibición única de colores del arco iris parpadeantes llamados «juego de colores» u opalescencia. Hay dos amplias clases de ópalo: precioso y común. El ópalo precioso muestra juegos de colores, el ópalo común no.

Ahora bien: ¿como se forma el Ópalo? ¿Alguien lo sabe? Hay una teoria extendida y es que procede de la silice en disolución. Creo que te he aclarado poco o nada la pregunta.

Pongamos un ejemplo: imagina la arena de la playa.

Hay muchos granos de cuarzo. Imagina que pudieras disolverlos en un vaso de agua con una cucharilla mágica. El liquido que disuelve a la arena de la playa, desde este momento la llamaremos sílice (perdonadme puristas) es un liquido ácido que aumenta su acidez cuando el agua se evapora.

Pues bien, imagina, este liquido denso y gelatinoso entrando por las grietas de rocas y areniscas. Si agua se evapora, la sílice precipita en las paredes de la grieta. O si ese liquido encuentra un fósil (conchas, huesos, arboles, plantas) va sustituyendo el carbonato por la sílice átomo a átomo.

Y ya está, al cabo de millones de años en algunos casos o de cientos de miles de años tendríamos ópalo. Ojo, no te creas esta explicación al pie de la letra porque es una teoría.

El ópalo, un mineral con mucha leyenda

Según algunas de las leyendas que hay escritas, el creador llegó a la Tierra en un arcoíris con el fin de llevar un mensaje de paz a todos los seres humanos que allí se encontraban entonces. En ese lugar, cuando su pie tocó el suelo, las piedras revivieron y empezaron a destellar en todos los colores más bellos que se pudieran imaginar.

Aquí se dice, tenemos el nacimiento de los ópalos que es la piedra que comprende todos los detalles de color tal y como lo hemos comentado.

Como curiosidad debemos decir que el famoso autor romano, Plinio, llamó en su día ópalo a una piedra preciosa que combina las mejores características de las diferentes piedras en sí: el brillo Almandino, el azul profundo del Zafiro, el púrpura brillante de Amatista y el amarillo dorado de Topacio.

Todos estos por separado son bellos y hermosos pero lo que más gusta es la combinación que hace de ellos el mejor paisaje que podamos mirar nunca.

¿Tiene poderes curativos el ópalo?

Desde antaño se ha dicho que el ópalo es una piedra preciosa que además de disponer de unos colores únicos y de una visión perfecta, también cuenta con diferentes poderes curativos o incluso mágicos según los testimonios que se han verificado de algunas personas que han tenido este elemento en casa.

Se cree que el ópalo es bueno para terminar con las depresiones o para quiénes no saben hacer otra cosa que estar tristes. Por otro lado, en muchos espacios se ha regalado ópalo a esas personas que estaban deseando de encontrar el amor verdadero o que querían tener un sentimiento sincero y de verdad.

Como saber si un ópalo es verdadero

Hay que fijarse con detenimiento en las siguientes características de la piedra, aunque sea para comprar un colgante pequeño. El juego de colores, la intensidad y el patrón son factores de aumento de valor muy importantes.

Colores intensos

Esta gema presenta un espectacular juego de colores llamado opalescencia. Puede mostrar todos los colores del arco iris.

Transparencia diversa

Los expertos reconocen que hay diferentes niveles de transparencia para diferentes tipos de ópalos. Los hay opacos y los hay traslucidos, pero todos presentan un brillo sedoso muy característico.

Fractura concoidea

Al no tener una estructura interna ordenada (como es la propia de los minerales), el opalo se rompe en curva, formando bordes sinuosos.

Peso ligero

El ópalo tiene una densidad relativamente baja, por lo que incluso las tallas más grandes pueden ser cómodas de llevar.

Como reconocer el Ópalo sintético o falso

Si queremos diferenciar una piedra de ópalo de una falsa puede ser difícil, ya que se presenta en todos los colores del arco iris y se engarzan en las joyas de muy diversas maneras.

Los ópalos están en el mercado joyero como gemas facetadas, cabujones, y dobles y tripletes hechos parcialmente por la mano del hombre. Un doble es un corte de ópalo genuino con una base artificial. Un triplete tiene una tercera capa, una parte superior en forma de cúpula.

Los dobles y los tripletes son bastante fáciles de encontrar. Los artificiales pueden ser más difíciles de identificar, pero existen pruebas para determinar si tu piedra ópalo es una gema o una imitación.

Primero: Fíjate en el tono de base de tu piedra ópalo

El cuerpo de la gema que destella muchos colores es transparente o blanco, lo más probable es que sea un ópalo blanco.

El color de base es de un amarillo brillante, naranja, rojo o una combinación de todos estos tonos sin destellos de otro color, probablemente sea un ópalo de fuego genuino.

Si el tono del cuerpo de la piedra es oscuro, negro, azul o verde, podría ser un ópalo sólido genuino, un doble o un triplete.

Segundo

Fíjate en un lateral del mineral para identificar capas artificiales. Los dobles cuentan con una base negra o incolora con una fina faceta de ópalo, mientras que los tripletes tienen una base negra, una capa final de ópalo y una de plástico o cuarzo. Si hallas una base en la piedra, entonces no es un ópalo sólido.

Tercero

Mira con cuidado la parte de arriba del ópalo para comprobar si tiene una superficie vidriosa. La capa clara de un triplete puede formar una superficie altamente reflectante.

Cuarto

Ojo: si existe un diseño de piel de serpiente que muestre colores vibrantes en zonas amplias. Dicho diseño, el cual está por lo general lejos de ser perfecto, es un indicador de que la piedra es un ópalo artificial.

Quinto

Por ultimo, antes de comprar ópalo, revisa la parte superior de la piedra. Si la misma tiene una apariencia turbia, probablemente se trate de un doble o triplete. Con el tiempo, el pegamento que une la base y el ópalo comienza a deteriorarse y se vuelve brumosa.

Y por ultimo: lo siento, no hay ópalo bueno barato.

Como cuidar un ópalo

Si un ópalo se deja a la intemperie, se agrieta y pierde sus magníficos colores. Si vives en un clima muy seco, o los mantienes en una habitación deshumidificada, son necesarias algunas precauciones.

Mantenlo en una bolsa de plástico bien cerrada, con un pedazo de algodón o tejido ligeramente húmedo, eso prevendría la deshidratación. Debido a su contenido de agua, son también sensibles a los cambios bruscos de temperatura. La piedra ópalo es una gema delicada.

Por otro lado, hay que recordar que son menos duras que el cuarzo, eso significa que se rallan con facilidad.


tierrahechicera.com | rocasyminerales.net