Madurar: La Elección Entre Tiempo y Decisión

Madurar: La Elección Entre Tiempo y Decisión, InfoMistico.com

El día que inicié mi vida universitaria, nuestro profesor nos desafió a que hiciéramos un nuevo amigo, alguien que no conociéramos previamente. Mientras escaneaba el aula, una delicada mano tocó mi hombro. Al girarme, descubrí una anciana con arrugas profundas pero con una sonrisa que iluminaba su rostro.

Madurar: Un dilema entre el tiempo y la decisión — Una introspección

— Joven, me llamo Rose y tengo ochenta y siete años. ¿Te gustaría un abrazo? Respondí con una risa genuina: — ¡Por supuesto! Su abrazo fue cálido y sincero. Con curiosidad, le pregunté: — Rose, ¿qué la trae a la universidad a esta etapa de su vida?

Con un brillo travieso en los ojos, dijo: — Vengo en busca de un esposo adinerado, quizá tener un par de hijos, retirarme y viajar por el mundo.

Mi sorpresa fue evidente y le pregunté seriamente sobre su verdadera motivación para iniciar esta nueva aventura. — Siempre tuve el anhelo de obtener una formación universitaria, y aquí estoy, persiguiendo ese sueño — confesó.

Con el paso de los días, nos volvimos inseparables. Después de cada clase, compartíamos conversaciones y batidos de chocolate. A través de sus relatos, sentía que viajaba a través del tiempo, empapándome de su sabiduría.

Pronto, Rose se convirtió en una figura querida en el campus.

Se ganó el corazón de todos. Siempre luciendo elegante, disfrutaba de las miradas y comentarios de quienes la rodeaban. Verdaderamente, estaba viviendo su mejor momento.

Al finalizar ese semestre, le pedimos que compartiera algunas palabras en nuestra cena de fútbol. Lo que compartió ese día, quedó grabado en mi memoria.

Tras ser presentada, subió al escenario. Sin embargo, un pequeño percance hizo que sus notas se dispersaran por el suelo. Visiblemente apenada, se acercó al micrófono y, con humor, admitió: — Perdónenme, estoy algo nerviosa. Dejé la cerveza por un tiempo y este whisky me está afectando un poco.

Risas inundaron el salón, y después de recuperarse, compartió: — No nos volvemos viejos por dejar de jugar; envejecemos porque olvidamos cómo hacerlo. Existen cuatro claves para mantener la juventud y la felicidad: reír a diario, tener un propósito, aceptar los cambios y nunca perder nuestros ideales.

— Lamentablemente, muchos andan por el mundo sin vida en su mirada, sin darse cuenta.

— Envejecer es inevitable, todos lo hacemos. Pero madurar, eso es una elección. Puede que en un año, simplemente añadas un año más a tu edad, pero lo esencial es crecer internamente, adaptándote y aprendiendo con cada cambio.

— Mirando atrás, no lamento lo que hice, sino lo que dejé de hacer. Porque, en realidad, solo aquellos con remordimientos temen al final de sus días.

Culminó su intervención entonando «La Rosa», instándonos a reflexionar sobre sus palabras y a implementar su sabiduría en nuestras vidas.

Poco después de graduarse, Rose nos dejó mientras dormía.

Más de dos mil almas se reunieron para honrar a la mujer que, con su vivencia, demostró que nunca es tarde para ser la mejor versión de uno mismo.

Recuerda siempre que:

«ENVEJECER ES NATURAL; MADURAR, EN CAMBIO, ES UN ACTO DE VOLUNTAD.»

¡Siembra Positividad y Transforma Vidas!

Descubre la inspiradora historia de una anciana que dejó un legado inolvidable. A partir de su influencia, un hombre cambió su rutina diaria, llevando consigo una bolsa de semillas y esparciendo esperanza en cada rincón de su camino al trabajo. ¡Únete a este movimiento y haz del mundo un lugar más luminoso!