Patriarca Kiril y Papa Francisco

Patriarca Kiril y Papa Francisco, InfoMistico.com

El Papa Francisco y el Patriarca ortodoxo ruso Kirill se abrazaron y besaron el viernes, en un histórico encuentro en el que hicieron un llamado conjunto a la comunidad internacional a detener el “exterminio” de los cristianos en Oriente Medio.

La reunión del patriarca Kiril y el Papa Francisco

Casi 1.000 años después de la separación de las ramas oriental y occidental del cristianismo, la reunión en el aeropuerto de La Habana fue la primera entre un Sumo Pontífice Católico Romano y el líder de la Iglesia Ortodoxa de Rusia y terminó con un llamado de unidad a los creyentes en Dios.

“En muchos países de Oriente Medio y África del Norte se exterminan familias completas de nuestros hermanos y hermanas en Cristo, pueblos y ciudades enteros habitados por ellos”, dijeron en una declaración conjunta, en una aparente referencia a la violencia del grupo militante Estado Islámico.

“Sus templos están sometidos a la destrucción bárbara y a los saqueos, los santuarios a la profanación, los monumentos a la demolición”, agregaron en la declaración firmada frente a autoridades de ambas Iglesias y del Gobierno cubano.

Ambos líderes religiosos

Huéspedes de un Gobierno comunista, se reunieron sólo una semana después de hacer el anuncio. El encuentro había sido eludido por su predecesor, pero Francisco había cursado una invitación abierta para que se diera en cualquier momento y lugar.

La ocasión se presentó mientras Kirill visita la isla caribeña y Francisco añadió una breve escala en su camino desde Roma a México, a donde partió luego de unas tres horas en territorio cubano. El Papa estará los próximos cinco días en varias ciudades mexicanas.

“Finalmente”, dijo Francisco al Patriarca mientras entraban por distintas puertas en un salón del aeropuerto de La Habana para sostener un diálogo privado. “Somos hermanos”, agregó.

Francisco, vestido de blanco con un solideo, y Kirill, con su túnica negra y un koukoulion blanco -tocado tradicional de la Iglesia ortodoxa portado por los clérigos de más alto rango-, se abrazaron y besaron en ambas mejillas en varias ocasiones.

“Está muy claro que ésta es la voluntad de Dios”, dijo el Papa en el comienzo de la reunión. Kirill añadió: “Sí, las cosas son mucho más fáciles ahora”.

Ambos hablaron con la ayuda de intérpretes y estuvieron acompañados de sus principales colaboradores en la búsqueda de la unidad de los cristianos, el Cardenal Kurt Koch y el Metropolitano ruso Hilarión.

Llamando a la Unidad

“Los resultados de la conversación me permiten asegurar que actualmente las dos iglesias pueden cooperar defendiendo a los cristianos en todo el mundo”, destacó Kirill en unas breves palabras tras el encuentro.

Por su parte, Francisco destacó que hablaron “sin medias palabras” y que surgieron iniciativas viables. “Coincidimos en que la unidad se hace caminando”, agregó enviando una agradecimiento especial a Cuba por facilitar el encuentro.

El Papa argentino llegó a La Habana un día después que Kirill

El presidente cubano, Raúl Castro, y las autoridades de la Iglesia católica de la isla lo recibieron en el aeropuerto de La Habana.

Castro es un aliado de Rusia y recibió al Papa en Cuba hace sólo cinco meses. Francisco, líder de los alrededor de 1.200 millones de miembros de la Iglesia Católica, jugó un papel clave en la reconciliación entre Estados Unidos y Cuba, que reanudaron sus relaciones diplomáticas tras un quiebre de 54 años.

Ahora el Sumo Pontífice busca reparar una ruptura mucho más larga. La Ortodoxia Oriental se separó de Roma en 1054 y hoy la Iglesia rusa cuenta con cerca de 165 millones de los 250 millones de cristianos ortodoxos en el mundo.

Kirill se quedará durante más tiempo y visitará una pequeña iglesia ortodoxa en Cuba, construida entre 2004 y 2008, a la que asisten rusos que se quedaron en la isla tras décadas de influencia soviética en el país caribeño.

El encuentro también tuvo connotaciones políticas al ocurrir en un momento de desacuerdos entre Rusia y Occidente sobre Siria y Ucrania. La Iglesia ortodoxa rusa está estrechamente alineada con el Kremlin, que es a su vez un aliado de Cuba.

“Hacemos un llamamiento a la comunidad internacional a unirse para poner fin a la violencia y al terrorismo y al mismo tiempo, a través del diálogo, a contribuir a la pronta obtención de la paz civil”, dijeron en el comunicado conjunto.

Por primera vez en la historia, un patriarca ruso se reunirá con un papa

El deseo de la Santa Sede y el Patriarcado de Moscú es que el encuentro entre el papa Francisco y el Patriarca de Moscú y de Toda Rusia, Kiril, se convierta en un símbolo de esperanza para las personas de buena voluntad. Les aсerсamos todos los detalles de este enсuentro, que lleva preparándose dos décadas.

¿Por qué en Cuba?

En los últimos años se han discutido numerosas opciones relativas al lugar de dicha reunión. Sin embargo, el patriarca Kiril se ha opuesto desde el principio a que el encuentro se celebre en Europa, que ha sido el escenario de la división y conflictos entre los cristianos.

Por otro lado, ni Rusia ni el Vaticano se han contemplado como posibles lugares de encuentro, para el cual ha sido seleccionado un “territorio neutral”, según ha apuntado el metropolitano Ilarión, presidente del Departamento de Relaciones Exteriores del Patriarcado de Moscú y Toda Rusia.

“Cuba es una opción que satisface a todos, es una parte de la región que se está desarrollando de forma dinámica”, ha detallado Ilarión, al tiempo que ha señalado que “la intersección de las rutas ha permitido organizar esta reunión”.

¿Cuánto tiempo ha tardado en prepararse?

La posibilidad de tal reunión lleva sobre la mesa 20 años. “La reunión se ha estado preparando durante un largo tiempo. A lo largo de 1996 y 1997 se llevaron a cabo intensas negociaciones sobre la organización de la reunión de su santidad el patriarca Alexi II” y el papa Juan Pablo II, ha relatado Ilarión.

Sin embargo, estas negociaciones fueron suspendidas debido a la imposibilidad de llegar a un acuerdo sobre ciertos temas.

¿Por qué tanto tiempo?

La reunión no había llegado a concretarse a causa de distintas divergencias entre las dos Iglesias. La principal controversia entre el Patriarcado de Moscú y el Vaticano, que sigue sin resolverse, es el conflicto entre los ortodoxos y los adeptos de la Iglesia greco-católica (uniatas) de Ucrania, que cumple el rito ortodoxo pero reconoce la primacía universal del papa.

A finales de los años 1980 durante el proceso de reconstrucción de la Iglesia greco-católica ucraniana en las regiones occidentales de Ucrania, el patriarcado de Moscú vio prácticamente todas sus iglesias expropiadas.

Hasta el momento, la Iglesia canónica ortodoxa ucraniana afronta numerosas dificultades a la hora de construir templos en la zona occidental del país, mientras se expanden las actividades proselitistas de los greco-católicos en las partes del sur y del este de Ucrania, tradicionalmente ortodoxas.

Además, como ha denunciado en varias ocasiones la Iglesia ortodoxa rusa, los greco-católicos han tenido un papel muy destructivo en el desarrollo de la guerra civil en Ucrania, al asociarse a una sola de las fuerzas beligerantes y contribuir a la polarización de la sociedad.

Las acciones de los uniatas, dirigidas a socavar la Iglesia ortodoxa canónica, fueron tomadas con preocupación por el Patriarcado de Moscú, que advirtió que estas “arrojan sombra” sobre el diálogo ortodoxo-católico.

¿Por qué se ha hecho posible ahora?

Según el metropolitano Ilarión, hoy en día, a la Iglesia ortodoxa rusa le resulta cercana la postura del Sumo Pontífice respecto a numerosos asuntos actuales.

En particular, la aspiración del papa de acercar la Iglesia a los pobres, así como sus llamamientos a proteger a los cristianos perseguidos en Oriente Próximo y África del Norte. De hecho, precisamente este problema —la persecución de los cristianos— será uno de los principales temas que se abordarán en el encuentro.

Y es que, según los datos que publica la ONG Puertas Abiertas, el promedio de cristianos asesinados cada mes por su fe asciende a 322. Otra dato no menos alarmante es el del número de iglesias y propiedades cristianas que se destruyen cada mes: 214 de media.

En torno a este asunto, el Parlamento Europeo aprobó el pasado jueves una resolución en la que califica, por primera vez, de actos de genocidio las atrocidades que cometen los terroristas del Estado Islámico en Siria e Irak contra cristianos, yazidíes y otras minorías religiosas y étnicas de Oriente Próximo.

La Eurocámara ha pedido a la Unión Europea, además, que nombre un representante especial permanente encargado de proteger la libertad de culto y creencias, según ha señalado la propia institución en un comunicado.

“En la trágica situación actual es necesario dejar de lado las diferencias internas y unir esfuerzos para rescatar el cristianismo en aquellas regiones en las que está sometido a la persecución más severa”, ha declarado el metropolitano Ilarión.

¿Qué otros temas discutirán?

Al margen del tema principal, se prevé que ambos prelados aborden las relaciones bilaterales y la política internacional. Asimismo, el patriarca y el papa discutirán los valores cristianos y humanos, el papel de la Iglesia en la preservación de las instituciones tradicionales de la familia y el matrimonio y la lucha contra los males como la drogadicción y el alcoholismo.

¿Por qué es tan importante este encuentro?

Se trata de una reunión histórica, al ser la primera entre un patriarca ruso y un papa desde que se produjo el Cisma de Oriente y Occidente.

“Esta reunión de los primados de la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa rusa se prepara desde hace mucho tiempo y marcará una etapa importante en las relaciones entre ambas Iglesias.

La Santa Sede y el Patriarcado de Moscú expresaron el deseo de que se convierta en un símbolo de esperanza para todas las personas de buena voluntad”, reza el comunicado conjunto.

“Les pido que apoyen con su oración mi viaje a México, que comenzará dentro de unos días, y mi reunión en La Habana con mi querido hermano Kiril”, ha dicho este domingo el papa Francisco dirigiéndose a los fieles que se reunieron en la plaza de San Pedro en el Vaticano para escuchar la oración tradicional dominical.

“Puentes: eso es lo que debemos construir. Paso a paso, hasta llegar a darles la mano a los que están al otro lado. Los puentes durarán y contribuirán a la paz. Los muros no: parece que nos defienden, pero solo nos separan”, ha declarado el sumo pontífice durante la misa en la Casa de Santa Marta.

¿Y más allá de la importancia religiosa?

En el Kremlin han acogido con satisfacción la decisión de la reunión y han expresado la esperanza de que tenga éxito. “Por supuesto, nosotros, como todos, esperamos que esta reunión sea exitosa.

Apreciamos mucho la propia disposición de los dos líderes de la Iglesia a celebrar una reunión de este tipo”, ha señalado el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov, según lo cita Interfax.

A la pregunta de si es posible considerar esta reunión como un paso político hacia el mundo occidental, Peskov ha respondido: “Este es un paso mutuo”.

Mientras tanto, según el cardenal Walter Kasper, presidente emérito del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, la reunión cobra una especial relevancia en el contexto de la actual tensión internacional.

“Es sumamente importante que esta reunión tenga lugar ahora, en un momento en el que mundo se enfrenta a tantos problemas. El avance en la solución de los problemas internacionales dependerá, en gran medida, de la interacción entre las dos Iglesias”, ha afirmado el cardenal.

13 Feb 2016 a las 10:48

Iglesia Ortodoxa

Artículos, información y referencia de la Iglesia Ortodoxa, doctrina, historia, organización, iglesias, diferencias con la iglesia católica

Actualidad RT | Yahoo!

Scroll al inicio