La magia de pensar en grande

Mantente fresco cuando otros estén furiosos. Tu tienes el control sobre tus emociones, no lo pierdas. No se trata de demostrar tu molestia, sino de hacerlo mesuradamente.

La magia de pensar en grande — Dr. César Lozano

Recuerda que cada discusión tiene al menos tres puntos de vista: el tuyo, el del otro y los de terceros, los cuales probablemente están mas cerca de la objetividad.

Espera calmarte antes de hablar. Ten en cuenta que la relación es mas importante que la discusión.

Trata a cada persona con la cual tengas contacto como si fuera un pariente rico, de quien esperas ser incluido en su testamento. Nunca te arrepientas de tratar muy bien a la gente.

Busca el lado positivo y agradable

Aun de las situaciones mas complicadas y dolorosas. Es una disciplina que te ayudará a pasar más fácilmente los momentos difíciles, y a convertir los problemas en oportunidades.

Establece el hábito de hacer preguntas, y sobre todo, de escuchar las respuestas. Pregunta antes de reaccionar. Algunas veces disparamos y después preguntamos.

No hagas o digas nada que pueda herir o hacerle daño a otra persona. Aférrate proverbio que dice que todo lo que uno haga, se devolverá.

Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el propósito es ayudar, desahogarte o hacer daño.

Ten presente que si toleras a los demás, ellos también serán pacientes contigo en los aspectos nos muy gratos de tu personalidad.

El verdadero líder sabe reconocer sus errores y aceptar su responsabilidad. No olvides que un conflicto bien manejado fortalece la relación.

Lee ésta breve reflexión que hice con decretos que te ayudarán todo los días.

Me reservo el derecho de admisión

  • El día de hoy, decido reservarme el derecho de admisión de pensamientos que me desgasten y de recuerdos innecesarios.
  • Cuando éstos lleguen intempestivamente a mi mente, les diré que no son bienvenidos.
  • Hoy no puedo hacer nada por ellos. Pensaré en lo que si puedo hacer, no en el pasado desgastante que no puedo cambiar ni en el futuro incierto que no depende de mi.
  • Hoy me reservo el derecho de admisión de personas que no tienen nada que hacer en mi vida.
  • Diré un simple no, cuando mi voz interior me lo sugiera y evitaré comprometerme en lo que de antemano se que no puedo ni quiero cumplir.
  • Hoy me reservo el derecho de admitir críticas inmerecidas de quienes lo único que buscan es quitarme mi equilibrio emocional y mi paz interior.
  • Confío una vez mas en que lo bueno y lo mejor siempre está por venir!

Dr. César Lozano

Te puede interesar

Pensar en negativo resulta más fácil…

No sólo con nosotros mismos pensamos de forma desalentadora, también ocurre en cómo hablamos y vemos nuestro ambiente..