La energía de Tauro en el Día Mundial de la Tierra

Este lunes 20 de abril el Sol entra a Tauro, donde estará hasta el 21 de mayo, atrayendo un ambiente propicio para la consolidación de proyectos y metas, y para el desarrollo de la voluntad y la perseverancia. La energía del toro es muy poderosa, especialmente en aquellas tareas que requieran de resistencia, y en aquellas metas que, por más difíciles que se nos presenten, seamos capaces de darle continuidad y llegar hasta el final, bajo la indoblegable fuerza del “querer” hacer las cosas.

Tauro es un signo fijo, esto indica un temperamento terco, sólido, estable. Bajo el ambiente energético de los signos fijos cuesta un poco dar el primer paso para emprender cualquier actividad nueva, ya que hay poca adaptabilidad y flexibilidad, y tendencia es a la rutina, a la comodidad.

Sin embargo, cuando se llega situaciones extremas y se produce el empujón energético, la necesidad de emprender algún cambio, el momento se hace propicio para concentrar toda nuestra fuerza de voluntad, la intensidad del querer hacer las cosas, para desarrollar una gran fuerza que nos hace invencibles. Bajo la energía de Tauro, una vez nos decidimos a dar el primer paso, no habrá nada que nos detenga, pues se desata la fuerza del “querer”.

Esta energía de Tauro que se activa en conexión con la Osa Mayor y las Pléyades. Las energías que llegan de estos conjuntos de estrellas se relacionan con la voluntad, el propósito y la energía esencial del Sol, el centro de la vida humana.

Al momento de entrar el Sol en Tauro, otros tres astros estarán en esta franja del zodíaco: la Luna, Mercurio y Marte.

La Luna, exaltada en este signo, es decir, con su máximo potencial, nos ayudará a desarrollar mucho temple emocional que se puede manifestar en realizaciones prácticas, tangibles.

Mercurio en Tauro es bueno para la reflexión. El símbolo del Toro nos indica a un rumiante, con cuatro estómagos para digerir poco a poco los alimentos. Siguiendo esta analogía, nuestra mente estará en “modo rumiante”, para digerir muy bien nuestros pensamientos, nuestras decisiones. Este rumiar ideas es buen equilibrio para las energías de Marte, que en Tauro se altera.

Tauro está regido por Venus, de tal forma que la energía venusina está en su mejor momento, y como al toro lo rige el elemento tierra, las energías del planeta del amor se manifiestan en un sentido muy tangible; se necesita del contacto físico y del disfrute pleno de la sensualidad, pero además, también estimula la productividad.

Venus está en estos momentos en Géminis, un signo mutable, adaptable y comunicativo, representando una válvula de escape para la obstinación y rigidez de las energías taurinas, favoreciendo posturas más flexibles.

Tauro es un signo de tierra, y “casualmente” bajo la energía de este signo, se conmemora este 22 de abril, el Día Mundial de la Tierra.

El elemento tierra se asocia a la productividad, a la abundancia. Nuestro planeta es abundante, productivo. Nos surte de aire para respirar y vivir, nos regala su vegetación, sus frutos, para alimentarnos; nos da el agua, vital para nuestra vida. La tierra es abundancia y productividad, es lo tangible, donde nos apoyamos, nuestro hábitat.

Fuente: El Termómetro Zodiacal