Una familia azul en Kentucky, EE.UU

La misteriosa raza de los hombres azules

familia azul en Kentucky
Nació azul. Ante la Mirada atónita de los médicos, Benjy Stacy llegó al mundo un día de 1975, arropado por una incomprensible piel color ciruela. Los exámenes practicados en una clínica de Lexington, Kentucky, no respondieron a la interrogante sobre el inusual tinte. La respuesta había que buscarla un siglo y medio atrás, cuando el primer hombre índigo puso sus pies en América.

Aunque la ciencia ha desvanecido la aureola mítica de los “Fugate azules”, todavía sobrevive la fascinación por un padecimiento tan raro como sorprendente. Entre la historia y la leyenda, otros seres azules se disputan la exclusividad de exhibir una piel diferente a la del resto de los seres humanos.

Martin Fugate desembarcó en Estados Unidos en 1820, cuando la conquista del Oeste apenas comenzaba. El recién llegado colono solicitó un pedazo de tierra en Troublesome Creek, Kentucky, una región cuyo aislamiento determinó el destino de generaciones nacidas del matrimonio con Elizabeth Smith. La genética hizo el resto.

Huérfano, francés y de tez azulosa (este último detalle aún en duda), Fugate enfrentó cierta desconfianza de los escasos lugareños, pero su amor se reveló fértil. La pareja engendró siete hijos, de los cuales cuatro heredaron la inhabitual coloración de su padre. En las décadas siguientes los matrimonios entre familiares perpetuaron una enfermedad de orígenes desconocidos hasta bien entrado el siglo XX.

En 1960 los rumores sobre los “Fugate azules” habían llegado hasta Madison Cawein, un hematólogo de la clínica médica de la Universidad de Kentucky. La curiosidad lo empujó hasta la meseta de Cumberland, donde habitaban algunos descendientes de Fugate y Smith.

En la búsqueda de una respuesta científica, Cawein siguió la pista de E. M. Scott, doctor del Centro de Investigaciones de Salud en el Ártico. Su colega había descubierto entre los indígenas y esquimales de Alaska una enfermedad hereditaria conocida como metahemoglobinemia. El padecimiento lo provoca una deficiencia de la enzima diaforasa, que normalmente reduce los niveles de metahemoglobina en sangre. Como consecuencia los glóbulos rojos liberan menos oxígeno a los tejidos y estos se tornan azulados.

Cawein encontró una cura temporal, pero efectiva: azul de metileno. En su primer experimento inyectó 100 miligramos de la sustancia a Patrick y Rachel Ritchie. En pocos minutos un nuevo color inundó la piel de los pacientes, que observaron por primera vez su silueta rosada en el espejo como cualquier hijo de vecino.

Afortunadamente la metahemoglobinemia no afecta la salud. Más allá de la extrañeza de vivir con un color que parece copiado de una película de ciencia ficción, los descendientes del “bleu” Fugate no se distinguen del resto de los humanos.

Azules reales y míticos

¿Quién no conoce a los pitufos o a los pacíficos Na’vi de la película Avatar? Entretenimiento aparte, la historia y la mitología se mezclan en el tema de una presunta raza de hombres azules.

En la región desértica del Norte de África han habitado durante siglos los Tuareg, un pueblo nómada cuyo nombre en arábigo significa “abandonado por Dios”.

Esa calificación despectiva se trasfigura en “Imohag” (hombres libres), en la lengua Tamachek. El velo índigo vestido por los varones a partir de los 25 años los ha identificado más allá de las arenas: los “hombres azules del Sahara”, los llaman.

Un oscuro estudiante de antropología, Mark S. Miller, citado por varias páginas devotas de la fantasía, descubrió una quinta raza humana, los moovians azules. Estos seres supuestamente establecieron su civilización en una isla entre Asia y Europa. Según la leyenda, hace más de 60.000 años los sofisticados moovians abandonaron la Tierra para instalarse en un planeta distante más acorde a sus necesidades.

Otra de las inciertas apariciones de los azulinos terrícolas ocurrió en tierras de los cherokee, en Norteamérica. El “pueblo de la luna”, como presuntamente los conocían, residían en cuevas bajo la superficie de la tierra.

[adsense-300-250]

Vía » es-us.noticias.yahoo.com