Historia y Origen de la catedral de Notre Dame

Historia y Origen de la catedral de Notre Dame
Historia y Origen de la catedral de Notre Dame

Notre Dame es uno de los grandes símbolos de París, y uno de los monumentos más visitados y admirados del mundo. Patrimonio de la Humanidad desde 1991, Notre Dame se asienta sobre la Ile de La Cité, un territorio sagrado durante siglos, y que presumiblemente fue ocupado por otras edificaciones de carácter litúrgico, antes de que la monumental joya arquitectónica que hoy es Notre Dame se erigiera.

Historia y Origen de la catedral de Notre Dame

París, antigua Lutecia prerromana y romana de la Galia, fue evangelizada en el siglo III, y su primer obispo Dyonisus, Saint Denis, se convertiría en el santo patrón de París. Con todo, el obispo Denis rendía culto en secreto, y sus sucesores vivieron escondidos y perseguidos hasta que se estableció la paz de la Iglesia por el emperador Constantino en 313.

Entonces, por fin, pudo edificarse la primera iglesia cristiana, aunque se conocen pocos detalles de cuál fue este primer edificio religioso. La hipótesis de los historiadores es que, a orillas del Sena, se construyó primero un templo pagano, que a partir de las reformas del emperador Constantino se sustituyó por esta primera iglesia cristiana en el mismo lugar donde se encuentra ahora Notre Dame.

Esta iglesia se denominó Saint Étienne, probablemente construida en el siglo IV, de la mitad de tamaño aproximadamente que la actual catedral, cuyo interior estaba presidido por columnas de mármol y las paredes estaban cubiertas de mosaicos.

Avanzando unos cuantos siglos en el tiempo, hasta llegar a 1160, nos encontramos con una capital francesa que estaba experimentando una fuerte explosión demográfica. París era entonces una de las potencias económicas de Europa, especialmente en la orilla derecha del Sena: una ciudad de artesanos y comerciantes.

Además, París era la capital política de los reyes capetianos, como Felipe I (1060-1108), Luis VI (1108-1137) y Luis VII (1137-1180).

El 12 de octubre de 1160

Maurice de Sully fue elegido obispo de París. Comienza entonces un ambicioso plan de construcción de un templo cristiano a la altura de la importancia de la ciudad francesa, y como símbolo del poder eclesiástico.

Maurice de Sully propone entonces edificar Notre Dame (Nuestra Señora, dedicada a la virgen María), una de las obras de arquitectura medieval del gótico temprano más hermosas y relevantes de la historia. Su construcción tardaría 180 años, y a lo largo de su existencia, la catedral sufrió varias remodelaciones y ampliaciones, pero también destrucciones.

Salió asombrosamente bien parada de las dos contiendas internacionales, Primera y Segunda Guerra Mundial (los nazis fueron benevolentes con ella).

Uno de sus periodos más trágicos sucedió en los años posteriores a la Revolución Francesa, en el que sufrió, entre otras pérdidas, la destrucción de la mayoría de sus grandes estatuas dedicadas a reyes.

Finalmente, en 2019 la noble catedral fue asolada por una tragedia sin precedentes

Un incendio en el que la mayor parte de su estructura se vio afectada, la aguja del crucero del transepto se derrumbó, y el techo se vino abajo, sucumbido por las llamas. Afortunadamente, los trabajos de los bomberos lograron mantener a salvo la mayor parte de su estructura, pese a que las llamas alcanzaron también una de las torres, y su rosetón.

Hacemos un repaso por los 856 años de historia de la majestuosa Notre Dame.

muyhistoria.es

Relacionado con la catedral de Notre Dame

Predicción de Nostradamus sobre incendio de la catedral de Notre Dame