Error descubierto en la Biblia

Biblia

Muchos son los expertos que se han dedicado a trabajar durante muchísimos años en busca de datos confusos, erróneos e incluso anacronismos en las publicaciones históricas.

El gran error descubierto en la Biblia

Uno de los libros en el que más esfuerzo han puesto, a la hora de revisar todos los datos en él reflejados, es la Biblia (y en conjunto todos los textos que componen el Antiguo y Nuevo Testamento).

Diversas han sido las ocasiones en las que han encontrado puntos inconexos entre lo que se relataba en un escrito con lo que podría haber pasado en realidad.

El hecho de que muchos de esos textos fueran escrito a posteriori a través de las historias y relatos que habían pasado de boca a boca de una generación a otra, provocaban muchísimas de esas incongruencias y errores históricos (ya bien en fechas, lugares o personajes).

Camellos

El último anacronismo encontrado por los historiadores y expertos en estudiar las Sagradas Escrituras ha sido lo relacionado con los camellos que aparecen en el Génesis.

camellos

Al ser mencionados estos mamíferos, originarios de zonas desérticas de Asia, como medio de transporte o traslado de personas o cargas en el Antiguo Testamento ha hecho que se disparen las alarmas..

Cuando se ha demostrado, a través de técnicas de datación por radiocarbono, que los camellos no fueron domesticados hasta el siglo X a.C, por lo que, aquellas menciones que se hacen a este animal en el Génesis (1.000 años antes), no se corresponden con la realidad.

Esto hace llegar a la conclusión de que, cuando esos relatos y textos fueron escritos, se hicieron por lo menos un milenio después y, por lo tanto, al menos aquellas partes en las que se mencionan que un personaje bíblico cabalgó sobre un camello es una invención del autor de aquel fragmento.

Por citar unos pocos fragmentos

“Y éste trató bien a Abram por causa de ella; y le dio ovejas, vacas, asnos, siervos, siervas, asnas y camellos” (Génesis 12:16)

“Entonces el siervo tomó diez camellos de entre los camellos de su señor, y partió con toda clase de bienes de su señor en su mano; y se levantó y fue a Mesopotamia , a la ciudad de Nacor” (Génesis 24:10)

“Que sea la joven a quien yo diga: “Por favor, baja tu cántaro para que yo beba”, y que responda: “Bebe, y también daré de beber a tus camellos”, la que tú has designado para tu siervo Isaac; y por ello sabré que has mostrado misericordia a mi señor” (Génesis 24:14)

“Rebeca alzó los ojos, y cuando vio a Isaac, bajó del camello” (Génesis 24:64 )

“Y Raquel había tomado los ídolos domésticos, los había puesto en los aparejos del camello y se había sentado sobre ellos. Y Labán buscó por toda la tienda, pero no los encontró” (Génesis 31:34)

“He aquí, la mano del SEÑOR vendrá con gravísima pestilencia sobre tus ganados que están en el campo: sobre los caballos, sobre los asnos, sobre los camellos, sobre las vacadas y sobre las ovejas” (Éxodo 9:3) y una extensa lista de ejemplos..

Según los resultados publicados en aftau.org por los arqueólogos de la Universidad de Tel Aviv, Erez Ben-Yosef y Lidar Sapir-Hen, se determina que la domesticación de los camellos tuvo lugar entre los siglos XII y IX antes del nacimiento del Mesías, habiendo importantes discordancias en el tiempo y la Historia que aparecen en los escritos del Antiguo Testamento.

Relacionado

¿Cómo se escribió la Biblia? Antecedentes históricos

Yahoo!