Select Page

Eclipse Solar en Tauro — Martes 29 de abril 2014

El martes 29 de abril a la 1:34 am, hora de Venezuela (06:04 GMT), se produce un eclipse solar en Tauro, cuyos efectos se irán sintiendo en el transcurso de los próximos seis meses.

Eclipse Solar en Tauro

Desde el punto de vista simbólico y astrológico, al ser interrumpida la energía del Sol, el poder de nuestro mundo interno subjetivo se transforma, a fin de dar paso a un nuevo criterio de centralización de fuerzas.

El efecto del eclipse es siempre transformador, y cuando su energía se manifiesta en Tauro, esos cambios se materializan en nuestros valores de vida y en nuestra productividad. Asimismo, el eclipse trae un aprendizaje de desprendimiento, una enseñanza de no aferrarnos a cosas que ya cumplieron su ciclo.

El Sol tiene activada hasta el 20 de mayo, la energía esencial de Tauro, la cual impregna nuestro ambiente y nos trae un tiempo especial para fortalecer la voluntad y enfocarnos decididamente hacia el logro de nuestras metas.
 

La palabra clave de Tauro es “Yo tengo”, y el Sol ubicado en este signo desata su energía esencial, dirigida a acumular bienes con el objeto de consolidar nuestra seguridad y comodidad, aunque con la energía del eclipse, será importante que ese “yo tengo” se flexibilice, para soltar lo que cumplió su ciclo y poder recibir los nuevos dones que el cielo nos depara.

 
La energía del toro es muy poderosa, especialmente en aquellas tareas que requieran de resistencia, y en aquellas metas que, por más difíciles que se nos presenten, seamos capaces de darle continuidad y llegar hasta el final, bajo la indoblegable fuerza del “querer” hacer las cosas. La fuerza del “querer” sigue intacta, es la esencia, pero el eclipse transforma el “qué es lo que queremos”, para darnos un nuevo foco de atención, un cambio de rumbo.

Esta energía de Tauro que se activa, en su sentido esotérico representa la conexión del zodíaco con constelaciones como la Osa Mayor y las Pléyades. Las energías que llegan de estos conjuntos de estrellas se relacionan con la voluntad, el propósito y la energía esencial del Sol, el centro de la vida humana.

Tauro forja los instrumentos de la vida constructiva o de la destrucción; forja las cadenas que atan o crea la llave que abre el misterio de la vida. La energía de Tauro es la energía del deseo en procura de manifestación, es por eso, el tiempo de enfocarnos en una meta, de no dispersarnos, de ir por una sola dirección.

En la astrología esotérica, esta energía del deseo se transmuta en aspiración: las tinieblas dan lugar a la luz y a la iluminación, se abre el ojo del Toro, que es el “tercer ojo” espiritual, ubicado en nuestro chakra del entrecejo.

Vía » http://www.termometrozodiacal.blogspot.com/