Eclipse 21 Junio 2020 coincide con la Luna Nueva y el Sabba de Litha

Eclipse 21 Junio 2020 coincide la Luna Nueva y con el Sabba Litha

El eclipse anular más importante de la década formará un “anillo de fuego” en el cielo el 21 de junio de 2020, justo coincide la Luna Nueva y con el Sabba Litha, el solsticio de verano en el hemisferio norte, la noche más corta del año, la celebración de la abundancia, la belleza de la tierra y el poder de la Luz.

Eclipse 21 Junio 2020

Litha significa Fuego y representa el apogeo de la energía que desde Imbolc (1 de febrero) venimos preparando; el fin de la oscuridad, de la esterilidad, y el comienzo de la época más fértil, donde todo se renueva.

La celebración de Litha comienza precisamente el 21 de Junio hasta el 24 dependiendo de la rotación de la tierra alrededor del sol.

Litha es un tiempo especial para mirar internamente a las semillas que hemos plantado los meses previos y para retomar los proyectos que se han dejado pendientes.

La tradición dice que Litha es un tiempo especial para las hadas y espíritus de la Naturaleza porque durante el crepúsculo es más fácil percibir los niveles etéricos de la realidad “las puertas entre los mundos se abren” en lenguaje simbólico.

Es la noche del mundo vegetal por excelencia, cuando las plantas consiguen sus mejores propiedades curativas y mágicas.

Cruzar la “Puerta”

Los rituales iniciáticos que tienen lugar en numerosos lugares de la tierra desde el 21 al 24 de junio, tienen como propósito recrear la magia, cruzar la “Puerta”, dar el salto de una realidad a otra, la posibilidad de quemar todo lo viejo, mediante el acto de arrojar al fuego de las hogueras todo lo inútil, lo que ya no puede convivir con la nueva personalidad naciente.

De la misma forma que todo es cíclico, nuestra naturaleza interna también tiene que renovarse. Suelen recolectarse en esos días del solsticio diversas plantas medicinales porque se ha comprobado que su poder curativo se multiplica considerablemente.

Se recogen diversas variedades, como el hipérico o hierba de San Juan, la Manzanilla, la Artemisa, la Milenrama, el Saúco, el Gordolobo, el Espliego, el Romero, el Tomillo…, etc.

Radiación del Sol en el solsticio

Esas propiedades medicinales aumentan gracias a la especial radiación del Sol en el solsticio y también a la exhalación del vapor de agua llamado Flos-coeli (flor celeste), también llamando Flor de Agua, que se forma al amanecer, es el rocío solsticial.

Como este acontecimiento solar se relaciona con la purificación, la prosperidad, la abundancia y la fecundidad, se festeja desde tiempos remotos y este año tiene un eclipse, ¿qué nos dice..?

La tradición de esta fiesta de raíces milenaria se sigue celebrando en muchos lugares del planeta y en todos, las costumbres son muy similares que coinciden en el encendido de hogueras purificadoras o de adoración al Sol.

Limpieza y purificación

En algunos sitios también se complementa con baños al amanecer, como un ritual de bautismo. Entrar en el río o en el mar para limpiar las emociones para después dar tres vueltas en sentido contrario a las agujas del reloj alrededor de la hoguera.

Este acto simboliza la purificación, para terminar se saltan por encima de las brasas entonando algún mantra u oración de transmutación.

Es común también que en la fogata cósmica se quemen enseres viejos, intenciones escritas en un papel y que se celebre la noche con cantos y una ofrenda a la tierra.

Otra de las costumbres, que además le dio el apelativo a esta noche de “verbena”, era la costumbre practicada de algunos lares de que las doncellas en edad de casarse, fueran a recoger verbena esa noche a las doce de la noche, así conseguirían el amor deseado.

Noche Mágica

Además como esta noche es tan mágica y todo en la Tierra vibra en esa sintonía, todos los elementos recogidos se tornan muy poderosos.

De ahí el recolectar hierbas, que viene dado, porque esa noche los druidas recogían el muérdago que crecían en lo alto de los robles, una planta muy mágica, que además crecía en los robles, arboles muy apreciados por ellos y eran recogidos mediante un ritual, donde se cortaban con hoces de oro y se recogían con sabanas de tela blanca, para que no tocaran el suelo.

Menos de nueve horas después del solsticio de junio, la luna nueva aparecerá antes de pasar directamente frente al Sol el 21 de junio, formando el más impresionante eclipse anular de sol de “anillo de fuego” de la década.

El domingo 21 de junio

El eclipse comenzará al amanecer en la República del Congo y viajará hacia el noroeste a través de África central, el Mar Rojo, el Medio Oriente, el Golfo de Omán, Pakistán e India.

Luego viajará hacia el este y luego hacia el sureste a través de China, Taiwán, el Mar de las Filipinas y el sur de Guam, terminando al atardecer sobre el Océano Pacífico Norte.

El eclipse del 21 de junio será particularmente grande, ya que la Luna bloqueará el 99 % del Sol, convirtiéndolo en un eclipse solar casi total.

Este también oscurecerá los cielos más que la mayoría de los eclipses anulares, y el “anillo de fuego” que aparece podría incluso permitir ver la corona, la atmósfera blanca y caliente que rodea al Sol, que normalmente es invisible para el ojo.

Los eclipses solares solo aparecen dentro de un estrecho “camino de anularidad” a lo largo de la Tierra, donde la Luna está en línea con el Sol y la Tierra. Solo ocurren durante la nueva fase de la Luna y solo cuando los planos orbitales de la Tierra y de la Luna coinciden, una posición llamada “nodo”.

La próxima vez que un eclipse anular de sol agracie los cielos de América del Norte será el 10 de junio de 2021, solo unas semanas después de un eclipse lunar total de “Luna de sangre”.

El anillo de fuego será visible en el norte de Ontario y el norte de Quebec

En este evento la conciencia se ve “eclipsada” por un momento y al no haber luz, nos enfrentamos al pasado, y es ahí donde tenemos que prender nuestra luz interna para darnos cuenta de que ha llegado el momento de soltar, concluir o cerrar un ciclo.

Cuando entenderemos su mensaje, podremos iniciar algo nuevo, cargado de nuevas posibilidades y que podemos hacerlo de una manera diferente, porque ya aprendimos algo del pasado y eso nos permitirá construir mejor el futuro.

Los eclipses generalmente presentan pruebas importantes en nuestra vida y que pueden detonar cambios y crisis, todo dependerá de cómo queramos vivirlas, si decidimos que sea con miedo, la pasaremos muy mal, porque nos resistimos a transformarnos, pero si encaramos el pasado y hacemos el trabajo interno podremos darle un propósito y que esto nos ayude a desarrollarnos.

Recolectemos plantas y flores antes del eclipse para evitar vibraciones “eclipsadas”, celebremos Litha y pidamos protección y Amor.

Por Malena de Guzman @ SILVANA LIZA