Dulces de Santa Águeda

Dulces de Santa Águeda
La bella y noble Águeda fue torturada por rechazar los avances del senador Quintianus abrumado por su belleza

Del 3 al 5 de febrero la ciudad de Catania, en la isla de Sicilia (Italia), se viste de fiesta recordando a su patrona, Santa Ágata o Águeda. Una celebración tan importante y sentida como para ser considerada por la UNESCO, en el 2002, patrimonio etnoantropológico de la humanidad.

Dulces de Santa Águeda — Símbolo que recuerda un horrible martirio

Esta gran fiesta se realiza en agradecimiento a la virgen mártir quinceañera que más de una vez salvó a la ciudad de las violentas erupciones del volcán Etna.

La bella y noble Águeda fue torturada por rechazar los avances del senador Quintianus abrumado por su belleza. Ella lo rechazaba, porque era fiel a su único Señor.

Leyenda de Santa Águeda

La leyenda cuenta que aprovechando las persecuciones a los cristianos por parte de Decio, el senador la hizo apresar y le cortaron los senos con unas tenazas, a lo que respondió la santa:

"Cruel tirano ¿no te da vergüenza torturar en una mujer el mismo seno con el que de niño te alimentaste?"

La santa fue consolada con una visión de san Pedro quien, milagrosamente, la sanó. Pero las torturas continuaron y al fin mereció la palma del martirio, siendo echada sobre carbones encendidos en Catania.

Los pequeños pechos, recuerdo del infame martirio, se han convertido en el dulce símbolo de la santa patrona de la ciudad, las “minnuzze” que en dialecto siciliano significa senos.

Receta Dulces de Santa Águeda

Esta es la receta para que tú lo puedas preparar también:

Ingredientes:

  • Una base de bizcocho de 1 cm de alto.
  • 300 gr. de ricota.
  • 50 gr. de azúcar impalpable.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • 20 gr. de gotas o chips de chocolate.
  • Licor de naranja o limón.
  • 400 gr de fondant
  • 10 cerezas confitadas.

Preparación:

Con un cortador de pasta o un vaso, cortar círculos de bizcocho y bañarlos con el licor de naranja rebajado con un poco de agua.

Por otro lado mezclar la ricota, el azúcar impalpable y la esencia de vainilla, agregándole de a poco las gotas de chocolate. Colocar dividiéndolos en moldes de silicona de forma semiesférica.

Tapar los moldes rellenos con los círculos de bizcocho y enfriar en el frízer por 15 min. Pasado el tiempo retirar del frízer, desmoldar, cubrir cada minnuzze con fondant y colocarle una cereza en el centro. Llevar al frigorífico hasta ser servidas.

aleteia.org