25 Marzo 2013 — Tres días después del comienzo de su Pontificado, el Papa Francisco envió una carta al Prepósito General de la Compañía de Jesús, Adolfo Nicolás, con la que el Santo Padre responde a la que el Superior General de los Jesuitas le había enviado nada más conocer la noticia de la elección de Jorge Mario Bergoglio, el primer jesuita de la historia de la Compañía que era elegido Papa.

Carta del Papa Francisco al Padre Adolfo Nicolás – Superior General de los Jesuitas

Transcribimos la carta del Romano Pontífice Francisco, fechada el 16 de marzo.

Querido Padre Nicolás:

“Con sumo gozo, he recibido la amable carta que, con ocasión de mi elección a la Sede de San Pedro, ha tenido a bien enviarme, en nombre propio y de la Compañía de Jesús, y en la que me participa su oración por mi Persona y ministerio apostólico, así como su plena disposición para seguir sirviendo incondicionalmente a la Iglesia y al Vicario de Cristo, según el precepto de San Ignacio de Loyola.

Le agradezco cordialmente esta muestra de aprecio y cercanía, a la que correspondo complacido, pidiendo al Señor que ilumine y acompañe a todos los Jesuitas, de modo que, fieles al carisma recibido y tras las huellas de los santos de nuestra amada Orden, puedan ser con la acción pastoral, pero sobre todo, con el testimonio de una vida enteramente entregada al servicio de la Iglesia, Esposa de Cristo, fermento evangélico en el mundo, buscando infatigablemente la gloria de Dios y el bien de las almas.

Con estos sentimientos, ruego a todos los Jesuitas que recen por mí y me encomienden a la amorosa protección de la Virgen María, nuestra Madre del cielo, a la vez que, como prenda de abundantes favores divinos, les imparto con particular afecto la Bendición Apostólica, que hago extensiva a todas aquellas personas que cooperan con la Compañía de Jesús en sus actividades, se benefician de sus obras de bien y participan de su espiritualidad.”


Vatican Information Service