Características Signo Cáncer — El signo del Cangrejo

Signo Cáncer

Estamos en el ciclo solar de Cáncer, así que demos un repaso a las características de este signo. Está representado por el cangrejo, animal dentro de cuya fuerte caparazón esconde una suave y delicada piel.

Signo Cáncer

Así como el cangrejo camina de lado y hacia atrás, de igual forma los Cáncer suelen no ser frontales, van con mucha cautela en pos de su objetivo, rodeándolo y observándolo hasta que llegue el momento preciso de actuar.

Cáncer es un signo de mucha tenacidad, que no descansa hasta tanto no haya logrado la meta que se trazó; tarda quizás en alcanzarla por esta razón de que avanza sinuosamente, lo que le puede ocasionar que esté durante largo tiempo en busca de un determinado objetivo, pero paradójicamente, una vez que logra esa meta, parece que no le dura mucho el entusiasmo.

Como buen hijo de la Luna, Cáncer es variable

Suele tener momentos de mucha exaltación, para después pasar a estados de profundo decaimiento. Es un signo nostálgico, que vive en el pasado, sumergido en un mundo de emociones, lo que le hace a veces muy pasivo.

A Cáncer le cuesta olvidar, más bien se extasía en sus recuerdos, oye la música que le trae de nuevo situaciones del pasado, le gusta visitar lugares que frecuentó en su infancia y le encantan los álbumes de fotos familiares.

Es un signo de marcada sensibilidad

Es tan receptivo que las demás personas suelen acudir a los cancerianos en busca de consejos y de protección. Son también altamente susceptibles, y cuando los hieren, no lo dan a demostrar abiertamente, sino que ocultan sus sentimientos y se aíslan.

Cáncer es un signo cardinal, es decir, está al principio de una estación, en este caso el verano. Vale decir que cuando el Sol hace su ingreso a Cáncer, se produce el solsticio de verano, momento en que se da el día más largo del año y la noche más corta.

Los signos cardinales son de iniciativas, les gusta promover, incitar, pero su ánimo decae fácilmente y suelen dejar las cosas por la mitad. Cáncer es también un signo de agua, elemento asociado a la emotividad, es el agua de Juan el Bautista, que nos purifica y renueva.

La Luna, regente de Cáncer

Cáncer

No tiene luz propia, sino que recibe, retiene y refleja la luz del Sol. El elemento agua también refleja la luz y la sombra; estas cualidades de recepción y reflejo son las más sobresalientes de Cáncer.

El poder de recibir y reflejar lo que reciben, da al Cáncer su maravillosa memoria. Es también extremadamente sensible a su entorno. Puede sintonizar con el estado de ánimo de otras personas y sentir una atmósfera, pues están constantemente tomando y absorbiendo todo lo que les rodea.

Cáncer el signo de la maternidad

No es casual llamar a Cáncer el signo de la maternidad, si observamos que la Luna se asocia a la fertilidad y que el ciclo lunar está íntimamente ligado al ciclo menstrual de la mujer.

Muchos de los pertenecientes a este signo, tienen facultades psíquicas y pueden practicar la psicometría, es decir, pueden obtener impresiones vívidas de acontecimientos pasados en relación con objetos y lugares; esta facultad da una cualidad única a la memoria de Cáncer, incluso, aunque no sea practicada conscientemente.

Quizás sea por esta razón que el nacido bajo este signo tenga un interés natural por las tradiciones familiares, la historia antigua y todo lo que pertenezca al pasado. El sentimiento es tan fuerte en Cáncer, que llega a ocupar el lugar de la razón.

Selecciona y rechaza de acuerdo con el sentimiento que tiene hacia otras personas y cosas, pues está estrechamente relacionado con el plano anímico.

Este vínculo inconsciente con el plano emocional del alma, lo hace sensible no sólo a las impresiones físicas, sino también a las ideas abstractas. Es frecuente que en su conversación asombre a los otros expresando algún pensamiento de significado profundo.

Pedro González Silva

Artículos Relacionados