Select Page

Aromaterapia – Historia y Propiedades Terapéuticas

Aromaterapia – Historia y Propiedades Terapéuticas

La aromaterapia, al contrario de lo que podría pensarse, no es únicamente el uso de los aromas u olores sino que más bien se fundamenta en el uso de lo que se conoce como aceites esenciales. Estos son esencias aromáticas sumamente concentradas que se extraen de las flores, hojas, raíces o ramas de numerosas plantas.

Estos aceites contienen una gran variedad sustancias que poseen propiedades útiles combatir bacterias, virus y hongos. También contienen hormonas, y numerosos nutrientes.

Propiedades terapéuticas de los aceites esenciales

Las propiedades terapéuticas de los aceites esenciales se conocen desde la antigüedad.

Los chinos fueron quizá el primer pueblo en usar la aromaterapia para mejorar el bienestar y la salud del individuo. La técnica que utilizaban y que aún sigue en vigencia es la quema de inciensos que ayudan a restablecer el equilibrio y armonía.

Los griegas, egipcios y romanos utilizaban los aceites con fines medicinales curativos y como tratamiento de belleza.

Hace 6000 años el físico egipcio Imhotep recomendaba la utilización de fragancias de aceites para el baño, masaje y embálsame de los muertos. Cleopatra, famosa por su gran belleza, se sometía a tratamientos de limpieza y baños de aceites para mejorar las propiedades y brillo de la piel.

Hipócrates, padre de la medicina moderna, usaba los baños de aromaterapia y técnicas de masajes como métodos de tratamiento curativos.

Además Hipócrates realizaba fumigaciones aromáticas para liberar a Atenas de las plagas. En el primer siglo después de Cristo, el historiador romano Pliny, autor del libro de la Historia Natural, menciona 32 remedios diferentes a base de rosas, 21 remedios con lilas, 17 remedios con violeta y otros.

Obtención de Los Aceites Esenciales

Los aceites esenciales puros son aquellos que se obtienen por medio de la destilación al vapor. Este método consiste en pasar un vapor a través de la planta.

Este vapor, a su paso, recoge diversos componentes de la planta. El vapor es luego recolectado y mezclado con alcohol, aceite de soja, almendra u de otro tipo que le sirve de base. Otro método muy usado es el de prensado en frío.

Como Utilizar La Aromaterapia

Además de trabajar a través del olfato la aromaterapia se emplea aplicándose directamente sobre la piel. Los aceites esenciales están compuestos de moléculas sumamente pequeñas que penetran con facilidad a través de la piel llegando hasta la sangre.

La absorción de los aceites esenciales a través de la piel se facilita cuando estos se aplican ligeramente calientes. Pero cuidado con calentar en demasía los aceites esenciales ya que esto puede destruir sus propiedades. La aplicación local de aceites esenciales tiene varios usos, entre ellos el tratamiento de heridas, quemaduras, y dolores de cabeza.

  • La aromaterapia también se combina con el masaje. De hecho, la fricción producida por el masaje ayuda a mejorar la penetración de los aceites a través de la piel.
  • A los aceites tradicionalmente usados en el masaje como al de almendra, ajonjolí y oliva se le pueden añadir aceites esenciales que ayudan a provocar una sensación de bienestar, a aliviar el estrés y a mejorar la circulación”

Al emplear los aceites esenciales sobre la piel conviene utilizar una manta o toalla para cubrir el área. Esto disminuye la evaporación de los aceites en el aire y facilita su absorción a través de la piel.

En algunos lugares de Europa, incluso, hay médicos que emplean los aceites esenciales en supositorios, y que los administran oralmente.

Hay que tener mucho cuidado con el uso interno de aceites esenciales ya que pueden causar reacciones adversas. El uso interno de aceites esenciales sólo debe llevarse a cabo bajo supervisión experta.

Resumen de distintos métodos para aprovechar las propiedades de los “Aceites Esenciales”
  • En el baño: podemos echar varias gotas de aceites esenciales sobre el agua tibia de una bañera y luego sumergirnos durante 15 o 20 minutos. Por este medio estamos tanto aspirando el vapor de los aceites esenciales como permitiendo que estos penetren a través de nuestra piel. Si lo prefiere puede mezclar de 3 a 5 gotas de aceite esencial con tres cucharadas de miel de abeja antes de echarlo en el agua.
  • Inhalación: podemos echar algunas gotas en un pañuelo y oler o podemos echar de 6 a 12 gotas en una olla de agua hirviente, luego colocamos una toalla o manta que cubra tanto nuestra cabeza como la olla e inhalamos el vapor durante varios minutos. Se debe tener la precaución de no acercarse demasiado ya que podemos quemarnos la cara con el vapor.
  • Difusión: existe en el mercado una amplia variedad de productos para llenar el espacio de una habitación u oficina con el aroma de los aceites esenciales. Estos productos, llamados difusores o atomizadores, esparcen los aceites esenciales formando una nube de diminutas partículas. Estos difusores pueden ser de utilidad en casos de afecciones respiratorias o simplemente para llenar el aire con una fragancia ya sea calmante o estimulante.
  • Masaje: a mediados de este siglo una bioquímica francesa llamada Marguerite Maury reintrodujo el antiguo uso de los aceites esenciales en la práctica del masaje. Los aceites esenciales al ser aplicados sobre la piel pueden tener una variedad de efectos. Algunos son calmantes, otros estimulantes. Otros son empleados para aliviar dolores y malestares musculares. Algunos masajistas también los utilizan para ayudar a limpiar de toxinas el sistema linfático. El uso de aceites esenciales es muy común en el masaje sueco, el tipo de masaje terapéutico más empleado en occidente. Sin embargo, su uso puede ayudar a incrementar la sensación y los efectos de cualquier tipo de masaje.
  • Compresas: estas pueden ser frías o calientes. Se utilizan para aliviar dolores de cabeza, y molestias musculares. Se pueden añadir de 5 a 10 gotas de aceites esenciales a 4 onzas de agua. Se empapa una toalla en esta solución y se aplica al área dolorida.
Precauciones
  • Las mujeres embarazadas deben evitar aceites como el de albahaca, ciprés, hisopo, mejorana, pirola, toronjil, salvia y tomillo.
  • Nunca ingiera aceites esenciales sin la supervisión de un profesional de la salud calificado.
  • Pruebe los aceites esenciales en un área pequeña de la piel antes de aplicarlo extensamente.
  • Esto es especialmente importante en el caso de personas que poseen una piel muy sensitiva o que padecen de alergias en la piel.
  • No sature con aceites esenciales, ya sea por medio de un difusor o por cualquier otro método, el aire de una habitación en la que haya niños pequeños a menos que utilice aceites sumamente diluidos.
  • Mantenga los aceites esenciales fuera del alcance de los niños.

Aviso: La información contenida en esta artículo tiene carácter meramente informativo y no puede ser considerada como sustitutiva de la prescripción, diagnóstico o tratamiento médico.

Si tiene cualquier enfermedad o dolencia le recomendamos que consulte con un profesional de la salud.


Vía » iesmurgi.org

Leave a reply