Aceites Esenciales en el Ombligo

Aceites Esenciales en el Ombligo

Ombligo y aceites, algo que tal vez nunca has pensado relacionar. Cuidar esta parte del cuerpo, la cual tenemos más olvidada, es toda una experiencia de salud y bienestar. Hemos crecido pensando que el único motivo por el cual tenemos un ombligo es porque ahí se encontraba el cordón umbilical y nunca le prestamos mayor atención.

Mima tu ombligo con aceites esenciales

Desde hace muchos siglos, las tradiciones más ancestrales ya realizaban cuidados en el ombligo para mejorar situaciones de salud.

Hoy en día puede ser un gran recurso, un punto en nuestro centro, que puede aliviar problemas cotidianos en los que posiblemente se ha invertido mucho tiempo y dinero para mejorarlos. Como por ejemplo, productos de belleza para enmascarar el acné, o para mejorar el aspecto del rostro, o incluso para cuidar unos labios agrietados.

Las antiguas tradiciones también mimaban su ombligo cuando tenían problemas con la fertilidad. Esto es así porque, aunque el cordón umbilical que nos unía con nuestra madre sea eliminado, lo que permanece son todos los vasos y nervios creados en su punto de conexión entre bebé-madre.

El ombligo es un lugar de apertura muy importante

Si tenemos en cuenta la capacidad de absorción, distribución de nutrientes y energía de la que dispone este área, no es de extrañar que los sistemas de salud más antiguos utilicen el ombligo y la zona que lo rodea para aplicar diversas terapias y técnicas para mejorar la distribución de nuestra energía y el funcionamiento de diferentes sistemas corporales.

Para el Ayurveda, la Medicina Tradicional China e incluso en el Yoga, el ombligo es un lugar de apertura muy importante. Se contempla así tanto a nivel físico como energético.

Ya desde que nos conciben, es un acceso fundamental para el desarrollo y crecimiento. En muchos textos antiguos se considera al ombligo como la semilla de la encarnación. En Ayurveda, la técnica de utilizar aceites a una temperatura templada y colocado en el ombligo se denomina chakra vasti.

Según esta antigua filosofía y Medicina Tradicoinal India, en el ombligo convergen unos 72.000 canales energéticos, conocidos como nadis.

La Medicina Tradicional China también utiliza el calor en este área del cuerpo para tratar diferentes aspectos. Si bien no usa el aceite, emplean la moxa o lana de artemisa, una planta con numerosas propiedades.

La combustión de los conitos de artemisa proporciona un calor muy agradable. Estos conos, preparados a mano, se prenden y comienzan difundir calor sin llama.

Hay diversas técnicas, donde se corta un pedazo de jengibre o se emplea sal cubriendo el ombligo para colocar finalmente la artemisa. Así el calor no está en contacto directo con la piel, mientras nos beneficiamos de las propiedades de cada técnica.

Ombligo y aceite vegetal

Una manera muy sencilla de mimar nuestro ombligo en casa es empleando aceites vegetales. Dependiendo del tipo de aceite, podremos mejorar unos aspectos u otros, según estas antiguas tradiciones.

¿Cómo aplicar aceite en el ombligo en casa?

La forma correcta sería que alguien te aplicase el aceite, previamente realizando un dique de harina y agua, amasando una especie de contenedor que se coloca alrededor del ombligo. De esta forma, se puede añadir más cantidad de aceite en la zona.

Para preparar el aceite, es recomendable utilizar un recipiente de cristal para poder ponerlo al baño maría. A poder ser, una jarrita para que luego sea de fácil aplicación.

En la India se machacan plantas y se añaden al aceite mientras se calienta un poco. Así se obtienen mayores propiedades. Sino, una vez tengamos el aceite templado, se pueden añadir unas gotas de aceites esenciales.

Recuerda que con los aceites esenciales, menos es más

Es preferible agregar una o dos gotas de aceite esencial, no más. Dependiendo de qué aceite esencial emplees tendrás unos beneficios u otros. Nunca utilices nos aceites esenciales en esta zona sin diluir en un aceite vegetal primero. Así evitamos quemaduras u otros problemas, ya que pueden ser absorbidos de forma muy rápida si no están disueltos previamente.

  • Calentamos un poco el aceite, preferiblemente al baño María. Tiene que estar un poco más caliente que nuestra temperatura corporal, pero no mucho. No pretendemos quemar nuestra piel y tampoco excedernos con la temperatura del aceite ya que así también pierde propiedades.
  • Podemos tumbarnos y cubrir nuestro ombligo con el aceite elegido. Dejamos reposar unos 15 o 20 minutos (puede llegar a 40 min, si el aceite se enfría se puede añadir templado) y luego podemos retirarlo con algodón. Finalmente, con el residuo sobrante podemos dar un suave masaje en el abdomen, en el sentido de las agujas del reloj.

La relajación es completa.

Aceite de Neem para el Ombligo

Si aplicamos aceite de neem (o nim) en el ombligo ayudará contra las espinillas y el acné. Este aceite es extraído de las frutas y semillas del árbol de nim, un árbol de hoja perenne endémico del subcontinente indio. De hecho, es uno de los más empleados en Ayurveda.

Es muy eficaz por sus propiedades bactericidas además de nutritivo para la piel. Por ello es un básico contra el acné y otros problemas de la piel.

Aceite de Almendras Dulces para el Ombligo

Aplicando este aceite en el ombligo nos ayuda a tener un rostro más brillante. Es un buen truco si nos vemos con una cara cansada.

Recuperaremos a nuestra piel fresca, húmeda y luminosa.

Aceite de Mostaza para el Ombligo

Si tienes tendencia a sufrir de labios secos y agrietados, el aceite de mostaza en el ombligo ayuda a mejorar esta condición. Muy útil sobretodo en los meses de invierno, cuando más suelen estar agrietados por el frío.

Si tu labial no se queda en su sitio, tu piel de los labios se sigue despellejando y agrietando, o si ves que la barra para proteger y humedecer tu boca no termina de mejorar la situación, prueba el aceite de mostaza en el ombligo para tener unos labios nutridos.

Aceite de Ghee, o Mantequilla clarificada, para el Ombligo

El ghee, o mantequilla clarificada, se emplea principalmente en la India, pero puede encontrarse en cualquier tienda de productos naturales o herbolarios. Es un producto muy valorado tanto por sus beneficios al ingerirlo, como por sus propiedades medicinales externas.

Es la mantequilla tradicional que se ha clarificado. También puede hacerse de forma casera y en el proceso se eliminan los sólidos de la leche: la caseína, la lactosa además del agua, quedando así una manteca dorada. Gracias a esto se puede dejar a temperatura ambiente, sin que se eche a perder y además es apta para intolerantes a la lactosa.

Aplicando ghee en nuestro ombligo estaremos favoreciendo a nuestra piel, tornándose cada vez más suave y nutrida, como la de un bebé. Además, ayuda a remover toxinas.

Aceites Esenciales para mezclar con Aceites Vegetales

Para darle un extra a esta técnica, puedes beneficiarte de toda la amplitud de los aceites esenciales. Algunos ejemplos que puedes emplear, mezclando con cualquiera de los aceites anteriores, son:

  • Aceite esencial de camomila o manzanilla romana: para calmar, relajar y mejora el sueño. También alivia problemas estomacales y de migrañas. Alivio de las alergias, cólicos, insomnio, adicciones y dolor muscular.
  • Aceite esencial de geranio: ayuda a reducir el estrés, también útil para tratar acné, dolor de garganta, ansiedad, depresión e insomnio. Tiene un aroma muy agradable, similar a la rosa y posee un efecto beneficioso en la menstruación y la menopausia. Eleva el estado de ánimo, ayuda a reducir la fatiga y promover el bienestar emocional.
  • Aceite esencial de lavanda: para disminuir los síntomas de la gripe, regulación menstrual, insomnio, estrés y ansiedad. Además también es de ayuda para problemas en la piel.

Escuela Natur