¿Por qué tememos al martes 13?

La alusión al dios de guerra y la muerte, al planeta rojo, y los guiños a la Última Cena y el Apocalipsis, entre otros, marcan el origen de la mala fama de esta fecha. Acá te contamos todo. El popular refrán español “En martes y 13, no te cases ni te embarques”, ya que ambas cosas celebradas en esta fecha podrían terminar mal, resume la connotación negativa que tiene este día en dichas tierras, en Grecia y en los países de Hispanoamérica.

Martes 13

Un símil equiparable al temido viernes 13 en las culturas anglosajonas y el viernes 17 en Italia. De hecho hay gente que tiene una fobia a este día, la cual recibe el nombre de trezidavomartiofobia.

¿Cuál es la diferencia un martes y un viernes 13?

El 13 es un número que desde la antigüedad se le atribuye un efecto de mala suerte ya que representa la cantidad de gente que había en la Última Cena donde estaba Jesucristo y los 12 apóstoles, siendo Judas, el traidor, el número 13.

También en la Cábala judía se enumeran 13 espíritus malignos; en el Apocalipsis el capítulo 13 es la llegada del anticristo y se dice que fue un martes 13 cuando Dios produjo la confusión de lenguas de la torre de Babel.

El que sea martes proviene de Marte

En alusión al dios de la guerra romano del mismo nombre y segundo al planeta que se le dio el mismo nombre debido al color rojo. Es más, a este planeta se le llamó en algunas épocas: “el pequeño maléfico”. Así, esta conjunción del día del dios de la violencia y muerte con el número de la muerte confluyen en esta superstición que data desde tiempos medievales.

En tanto, la historia del viernes 13 proviene de los mitos nórdicos, más que de la cultura romana. Aunque también coincide con el día que Jesús fue crucificado.

Sin embargo hay mucha gente que ha adoptado esta superstición como un día de buena suerte, y no es raro que muchos apuesten a juegos de azar a modo de cábala.