Situada en el centro del estado norteamericano de Arizona, Sedona es mundialmente reconocida por la enorme belleza de su paisaje, en el que destaca sobremanera el intenso color rojo de sus rocas que, a la tenue luz del atardecer, adquieren unas tonalidades asombrosas. Pero, además de la espectacularidad de su entorno, Sedona disfruta de un clima especialmente benigno durante todo el año, lo que la ha convertido en destino frecuente de miles de visitantes procedentes de todo el mundo.

Los ancianos navajos y hopi consideran que esta tierra roja tiene un poder místico capaz de desarrollar nuestras habilidades espirituales. Este lugar es considerada el Chackra Crística de la ascensión del planeta por diversas trayectorias. Considerado como un vórtice de energía capaz de desarrollar nuestras habilidades espirituales, cada año es visitado por personas que andan en búsqueda de su destino.

Movimientos hippies en los años 70 descubrieron este hermoso lugar, cargado de frecuencias positivas. Posteriormente, lo catalogaron como pertenecientes a la New Age (Nueva Era). Y hasta nuestros días de hoy Sedona se convirtió en el refugio para amantes de la vida natural y, sobre todo, para buscadores de la espiritualidad; estos últimos atraídos en gran medida por la fama que adquirieron ciertas formaciones rocosas situadas en el área, una especie de centros de poder energéticos a los que algunos denominan remolinos y, la mayoría, prefiere llamar vórtices.

Esta fenomenología ha apasionado, entre otros, al autor norteamericano James Redfield, que se inspiró en Sedona a la hora de escribir Las nueve revelaciones (Ediciones B), su celebrado best-seller.

Pero, ¿Qué es un vórtice?

Se trata de lugares donde el campo electromagnético natural de la tierra tiene un nivel muy elevado. Existen varios sitios en el mundo con estas características, pero Sedona  tiene unos de los niveles mas elevados,  ya que sus formaciones rocosas, ricas en hierro con estratos de cristales naturales, actúan como ‘puntos focales’ para las energías electromagnéticas de la tierra.

Los vórtices o remolinos de energía nos sirven como herramienta para potenciar la sensación interna de ‘recreo’, cambiando nuestra realidad cotidiana y abriéndonos a nuevas experiencias con fluidez y alegría, redescrubiendo la magia interior que vive en cada uno de nosotros.

Se dice que quien va a Sedona con un corazón abierto en busca del crecimiento espiritual no se irá con las manos vacías

La energía sutil de los vórtices es similar a la de los centros de energía de cada persona y por eso hablamos asociando los términos de la dualidad: Positiva-Negativa, Femenino-Masculino, Ying-Yang. Esencialmente, el lado masculino proviene de un lugar llamado ‘fuerza’ y el lado femenino procede de otro al que podríamos denominar ‘calidad’.

La fuerza posee una creencia profunda en el valor de la vida propia y la calidad deviene de la creencia intensa en el valor de la vida de los otros. El equilibrio entre estas energías es parte de la esencia de ser feliz.

Los vórtices o remolinos localizados en esta misteriosa tierra rojiza, que para la comunidad indígena simboliza desde tiempos remotos el corazón mismo de la Madre Tierra, donde antiguamente los ancianos iban a unirse con el Gran Espíritu, están considerados como centros espirituales de energía por los distintos grupos de meditación que han escogido esta zona para sus actividades.

Aeropuerto Mesa Vortex

Con energía negativo-masculino,  podrás disfrutar de la mejor vistas de la puesta del sol y de todas la vistas de Sedona, este sitio emite una sutil energía eléctrica que recarga el cuerpo físico y ayuda en la apertura de centros de energía de nuestro cuerpo conocido como “chakras”.

La energía en este vórtice consolida el lado masculino, es decir, la fuerza

También podríamos entenderlo como el del logro de la autoestima. Poseer un lado masculino fuerte significa ser capaces de asumir riesgos cuando es apropiado, ser decisivo cuando es necesario y poder concentrarse para conseguir que las cosas estén bien hechas.

  • En este vórtice se trabaja el asumir el riesgo de mostrar quién Soy.
  • Cada uno se coloca ante su vida y experiencias del pasado para integrar lo valioso, disolver lo que no es vital en el presente y asumir los retos del futuro.
  • Excelente para mejorar las capacidades psíquicas y la ampliación.
https://youtu.be/yHkitrDaUDk?t=12s

Cathedral Rock Vortex

Con energía (positivo-femenino), este vórtice consolidaría el lado femenino la fuerza y vigor, que en realidad constituye una de las energías  más relajante y calmante en Sedona. Como resultado, la catedral de Rock es el lugar perfecto para reducir el estrés, la regeneración del cuerpo físico y el rejuvenecimiento del espíritu y la espiritualidad.

También podríamos entenderlo como la «otra estima», lo valiosos que es considerar a los demás, y  como afecta ese sentimiento a nuestro ser por completo.

La energía en este vórtice desarrollaría aquello que consideramos normalmente como femenino, esto es, amabilidad, compasión, paciencia, calidez
https://www.youtube.com/watch?v=PX1iCwR6NdI


seguir leyendo en página: