Turbulencia en lo profundo… Marte en Piscis

Marte el guerrero se encuentra transitando Piscis, y allí cobra características muy especiales, ya que este signo es aparentemente pasivo, soñador, evasivo, emotivo, mientras que Marte tiene cualidades totalmente diferentes: es directo, activo, agresivo e impulsivo, por consiguiente la mezcla de estas dos energías es un tanto impredecible.

En un primer momento, podemos pensar que con la presencia de Marte en Piscis habrá tranquilidad, pero debemos tomar en cuenta que la fuerza marciana en algún momento se manifestará y podemos quedar sorprendidos.

El planeta regente de Piscis es Neptuno, el mítico Poseidón, Dios de los Océanos, que se caracteriza por su profunda emotividad que lo hace proclive al mal humor, a estallidos de ira; el mar profundo se ve tranquilo, pero ese mismo mar se vuelve tormentoso, proclive a maremotos y tsunamis.

En un mar de “tranquilidad”, Marte va actuando desde lo profundo; va calentando el agua, haciéndola hervir, agitándola, provocando olas cada vez más altas En todo caso, el 19 de febrero, Marte pasa de Piscis a Aries, que es su morada y donde sus energías se exteriorizan y se vuelven más evidentes.

Y en el mismo signo de Piscis, por estos días está ocurriendo una conjunción entre Venus, el astro de los sentimientos, y Quirón, el sanador herido, marcando un clima lleno de mucha sensibilidad y susceptibilidad, propenso a situaciones dolorosas, depresivas, frustrantes.

Los “despechos” o “guayabos” puedes estar rondando, y para remate, en las cercanías del día de los enamorados. Bajo estas energías no es bueno centrarnos en si nos quieren o no nos quieren, sino que debemos simplemente dar lo mejor de nosotros sin esperar nada a cambio.

En ese acto de entrega, de fe, de desprendimiento, puede estar la clave sanadora que nos trae esta unión de Venus y Quirón.

Asimismo, el momento es favorable para que a través de nuestros sinsabores, podamos expresar al máximo nuestra creatividad, ya sea a través de la literatura, la música, las artes plásticas, como también ofreciendo nuestra ayuda al prójimo. En algún momento, recibiremos una retroalimentación que nos ayudará a sanar nuestras heridas.

A esto agregamos que Mercurio, que ha sacudido nuestros procesos mentales en su fase de retroceso, vuelve a avanzar este 11 de febrero, y ese es otro factor que nos llevará a exteriorizar de alguna forma, nuestra marea interna.

Vía » Termómetro Zodiacal