Adiós a Marx y hola al Feng Shui

Vía » lagranepoca.com — Sesenta años de ateísmo obligatorio están mostrando fisuras, a la vez que el Feng Shui y otras creencias tradicionales resurgen entre los altos funcionarios del régimen comunista chino. En la actual campaña del régimen chino, muchos de los miles de funcionarios echados por corrupción fueron también atrapados en actividades claramente enemigas de la ideología materialista del Partido Comunista —la adivinación, consultar monjes budistas y maestros taoístas, Feng Shui y otras como esas.

Según un comentario publicado el 4 de febrero en el portavoz del régimen People’s Daily, algunos líderes comunistas “no consultan ni a Marx ni a Lenin, si no a varios maestros” cuando enfrentan desafíos en sus vidas y carreras.

El artículo criticaba a funcionarios del partido por buscar las soluciones en lo sobrenatural, acusándolos de tener “fe confusa y espíritu desmoralizado”.

“Tal fenómeno no puede ser ignorado. Algunos líderes y cuadros están obsesionados con quemar incienso, rezar y el Feng Shui. Sus oficinas están llenas de piedras de la fortuna y pilas de cuentas de la fortuna”.

Feng Shui, también conocido como geomancia, es la antigua tradición de orientar objetos como edificios, muebles o plantas en una forma armoniosa y que atraiga fortuna. Aunque el Partido Comunista promueve el ateísmo y el materialismo a través de la propaganda y educación del estado, las actividades “supersticiosas” son cosa común en el partido mismo.

Li Chuncheng, ex vice jefe del partido de la provincia de Sichuan, gastó decenas de millones en fondos públicos para que un maestro daoísta le realice un exorcismo, según un informe del portavoz del régimen Xinhua.

Zhou Yongkang, quien presidía anteriormente las vastas fuerzas de seguridad chinas, tenía su propio maestro de Feng Shui personal, Cao Yongzheng, quien era también su “hombre de mayor confianza”, según la revista del continente chino Caixin. Zhou está ahora bajo investigación oficial, según se dice por corrupción y abuso de poder.

Otros funcionarios consultan a expertos para que los ayuden a determinar los días de suerte para comenzar y finalizar sus proyectos.

El Partido Comunista prohíbe a sus funcionarios tener creencias religiosas.

“Tales tendencias supersticiosas han sido por largo tiempo denunciadas”, dice el comentario del People’s Daily. “Los cuadros del partido deberían ser claros en asuntos de fe”.

La creciente práctica de la llamada actividad supersticiosa en la elite comunista refleja la vacuidad de la ideología Marxista, según el comentador político Zhang Dongyuan, en una conversación con La Gran Época.

Luego de docenas de años de propaganda y adoctrinamiento ateo, la gente no solo se rehúsa a abandonar su fe, sino que un gran daño se forjó sobre la sociedad y la cultura tradicional china, dijo Zhang. Los funcionarios chinos profesan las máximas del Marxismo-Leninismo solo para avanzar en sus carreras, pero pocos (si es que alguno) tiene verdadera fe en el comunismo.

“Falló completamente”, dijo Zhang.