¿Cargas con sentimientos que no son tuyos?

¿Cargas con sentimientos que no son tuyos?

Las neuronas del cerebro infantil, tal como espejos, tienen la cualidad de reflejar y almacenar los sentimientos de los padres. Crecemos sintiendo sufrimientos que no son nuestros.

Sentimientos que no son tuyos

También, por un deseo de pertenecerles y de ser amados por ellos, reproducimos enfermedades de nuestros antecesores. Ellos, en cambio, pueden no ver nuestra individualidad y nos convierten en sus prolongaciones.

El nombre de un bisabuelo (y también su oficio) puede transmitirse al abuelo, al padre y al nieto, y en ese nombre va contenido el destino que padeciera el antepasado.

Muchas veces una depresión, un fracaso, un tumor, etc., por adhesión al clan, se transmite de un familiar a otro.

Para un caso de este tipo, aconsejo

Lo primero que el/la consultante debe decirse es «¡Este mal no es mío, es de tal o cual pariente!». En seguida conseguir una bola de petanca (o más, según sea la importancia del problema)

  • Pintarla de negro (si fue un tumor o una depresión)
  • Pintarla de gris (si fue un fracaso económico o sentimental),
  • Pintarla de verde oscuro (si fue una falta de autoestima)

Esta pesada bola debe llevarse a la espalda dentro de un morral siempre, excepto cuando uno se bañe o duerma en su cama. Al cabo de siete días debe enviar la bola, envuelta como un regalo de navidad, a quien considera que le pertenece ese sentimiento o enfermedad invasor.

La acompañará con un bello ramo de flores y una tarjeta en la que haya escrito:

«Esto te lo devuelvo porque es tuyo. Nunca fue mío».

A una célebre escultora que había realizado todo cuanto deseaba en su vida (prosperidad, éxito, familia equilibrada), la aquejaban ataques de melancolía que le provocaban el deseo de suicidarse pegándose un tiro en la cabeza.

Este sentimiento no era de ella sino de su madre

Una mujer que nunca realizó su vocación artística. Le aconsejé esculpir una pistola de mármol, pintarla de negro, llevarla en su bolso durante un mes lunar y en el momento de sus reglas, enviársela de regalo a su madre, acompañada de una caja de bombones en forma de corazón…

Autor: Alejandro Jodorowsky