Señales y profecías del fin de los tiempos

fin de los tiempos

Mons. Martín Dávila Gándara — Obispo en Misiones

El profeta Daniel predijo hace 25 siglos: “En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces” (S. Daniel XII, 1)

¿Por qué será esa angustia ¿cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces? A esa angustia el mismo profeta Daniel la denomina Mysterium Iniquitatis, y consiste en las siguientes manifestaciones claves:

1) La herida del Pastor, llamado por el profeta Daniel el Jefe del Ejército (el Papado)
2) La Dispersión del Rebaño (la orfandad de los fieles, sin pastor visible)
3) La suspensión del Sacrificio Perpetuo (la suspensión de la Santa Misa)
4) La Abominación de la Desolación en el Lugar Santo (la usurpación de la Sede Romana por el Anticristo)

El Pastor herido, llamado por el profeta Daniel Jefe del Ejército (el Papado) Se agrandó hasta llegar al Jefe del Ejército (el Ejército es la Iglesia Militante) y le suprimió el sacrificio perpetuo (la Santa Misa); el lugar de su Santuario fue avasallado (Roma, la sede del Papado), lo mismo que su Ejército.

Sobre el sacrificio perpetuo fue instalada la iniquidad (el Novus Ordo Misae o misa nueva en el idioma de cada país), y se echó por tierra la verdad. Él (el hombre de pecado) tuvo éxito en todo lo que emprendió.

Entonces oí a un Santo que hablaba, y otro Santo dijo al que hablaba: «¿Hasta cuándo se verá el sacrificio perpetuo suprimido, la iniquidad desoladora instalada, el Lugar santo y el Ejército pisoteados?».

Esta profecía de Daniel coincide con otras profecías de San Juan, de San Francisco de Asís, de León XIII y de la misma Virgen Santísima en La Salette y recordadas como el GRAN CASTIGO en Fátima.

Existe la famosa profecía de Nuestra Señora en La Sallete, la cual es categórica: ROMA PERDERÁ LA FE Y SE CONVERTIRÁ EN LA SEDE DEL ANTICRISTO.

No sólo afirma que el Anticristo luchará contra la sede -Roma-, sino que la Sede Papal será USURPADA por el Anticristo. Previamente «Roma perderá la Fe». Es exactamente lo que se interpreta de la profecía de San Daniel.

Y ¿qué otra cosa puede significar que Roma pierda la Fe?, y ¿que otra cosa podría pensarse que la sede papal se convertirá en la sede del Anticristo?, ¿Se opone la supervivencia de la Iglesia a la usurpación de la sede por las fuerzas del Anticristo?.

Con el profeta Daniel y con la Virgen en La Sallete, el Papa Pablo IV afirma en su prevención contra los usurpadores del Papado: cuando al fin veamos en el Lugar Santo la abominación de la desolación, predicha por el profeta Daniel…»
[adsense-300-250]
…continuar leyendo → (página 2)


seguir leyendo en página: