Rosa de Jericó – Planta Sagrada de la Resurrección

Especie única, cuyas ramas tienen la propiedad de contraerse con la sequedad, permaneciendo cerradas y secas durante muchísimos años, hasta que la humedad o el contacto con el agua vuelve a abrirlas, recobrando de este modo su frescura y belleza.

Rosa de Jericó

  • Rosa de Jericó (Anastatica, A. Hierochuntica).
  • Anastática, del griego -anastasis-, resurrección.
  • Hierochúntica, del griego -hiero-, sagrado.
  • Otros nombre: Rosa de Jericó, planta de la resurrección ó Rosa de Ariha.

Arrancadas del suelo por el viento, éste las arrastra a su merced, convirtiéndolas en viajeras obligadas a través de estepas y desiertos, cruzando las fronteras de diversos países de Asia y otros continentes, y diseminando sus semillas por todos ellos.

Posiblemente este errar interminable diera forma a la leyenda de Jesús en el desierto.

Oriundas de Afganistán

Proliferan en los desiertos de Arabia, Egipto, Palestina y riberas del Mar Rojo pero no crecen, sin embargo, en la ciudad de Jericó.

Si bien es cierto que, miles de años atrás (sobre el segundo milenio antes de Cristo), ricos hacendados y comerciantes de esta ciudad las traían desde los lugares más lejanos, como un preciado talismán para bendecir sus casas o negocios y librarlos de los invasores.

Pudiera ser que el esplendor de Jericó en esta época diera nombre a la planta.

Su tradición ocultista data de tiempos muy remotos, y el paso de los siglos no ha logrado desprenderla jamás de su leyenda y poderes. Creyentes y no creyentes, todos reconocen antes o después sus beneficiosos efluvios.

Leyenda de la Rosa de Jericó

Cuenta la leyenda que, cuando Jesús se retiraba a orar al desierto, la Rosa de Jericó, arrastrada por los vientos, se detenía dulcemente a sus pies y de madrugada, después de abrirse con el rocío de la noche, ofrecía al Maestro las gotas de agua de sus ramitas.

Jesús las tomaba con las yemas de sus dedos, llevándolas a los labios para calmar su ardiente sed. Conmovido, la bendijo.

Referencias a la Rosa de Jericó

En la biblia existen varios pasajes que hacen referencia a la rosa de Jericó de una manera mas o menos clara, siendo este uno de los mas evidentes:

Libro Eclesiástico (Elogio de la sabiduría – Capitulo 24, Versículo 14)

24:14 – Crecí como palmera en En-gadi y cual brote de rosa en Jericó; como magnifico olivo en la llanura, y crecí como el plátano.

Hay otra leyenda sobre la rosa de Jericó cuando María y José huyeron de la ciudad de Belén con el niño Jesús para evadir su asesinato por Herodes.

Cuando los tres estaban cruzando las llanuras de Jericó y María se bajo del burro en la que estaba montada al tocar el suelo una rosa de Jericó brotó para saludar al niño Jesús. Posteriormente y durante la vida de Jesús esta planta siguió floreciendo, pero tras su muerte todas se secaron.

Tres días después, junto con la resurrección de Cristo las rosas de Jericó también lo hicieron.

La Rosa de Jericó como Flor Divina

Extendida todas estas leyendas con el paso de los años a otras naciones y otros continentes, diferentes etnias han considerado la Rosa de Jericó como Flor Divina, reconociéndola, además, como portadora de beneficiosos efluvios.

Coinciden también muchas ramas del mundo esotérico en atribuirle especiales propiedades, acogiéndola como el talismán vivo más escaso y deseado.

A la rosa de Jericó también se le otorgar ciertos poderes desde hace siglos siendo los primeros documentados en Jericó 2000 años antes de Cristo. Algunos de estos poderes o usos mágicos son los siguientes:

  • Habilidad de transformar la energía negativa en positiva.
  • Bendición y protección de casas.
  • Atraer la suerte, el dinero y la fortuna a los negocios.

Ademas de estos usos de origen mágicos la rosa de Jericó ha sido utilizada para predecir el tiempo, ya que al ser muy sensible a la humedad esta planta puede ser usada como un hidrómetro con bastante precisión.

Vídeo acelerado del proceso de renacimiento de la Rosa de Jericó

Existe la firme creencia, arraigada en muchos pueblos de la Tierra, de que quien adopta y cuida una Rosa de Jericó, debidamente preparada con el Ritual Arameo de la Esperanza, atrae milagrosamente hacia sí y los suyos paz, amor, salud, fuerza, felicidad, suerte en los negocios, habilidad en el trabajo, bienestar económico.

Es por ello que, en numerosas ocasiones, llegaron a pagarse sumas muy considerables por poseerla, pues rara vez se tenía ocasión de encontrarla.

Ritual arameo de la esperanza

El ritual que convierte a la planta en una auténtica Rosa de Jericó es considerado el más antiguo de la historia de la humanidad (diez mil años de antigüedad).

Desde hace casi cuatro décadas, se halla bajo la custodia del último chamán de la Rosa, Francisco Martos, que ritualiza cada una de las plantas y las hace exclusivas, para gozo de sus poseedores, quienes familiarizados con la leyenda, son conscientes de que, sin este ritual, una Rosa de Jericó, jamás podría convertirse en el único talismán vivo provisto de la fuerza mística que penetra en el mundo sobrenatural haciéndola infalible.

  1. Necesitas un lecho de trigo seco, cebada o maíz en el cuenco, junto a tu rosa para que jamás te falte el alimento.
  2. Le gusta permanecer en arena, si es posible del desierto y el cuenco de color azul.
  3. Los griegos la llamaban: La planta sagrada de la resurrección Los árabes: Rosa de ariha.
  4. Nunca debes dudar en recurrir a una rosa cuando tu corazón se desborde.
  5. Hay que escoger un nombre de un difunto para ayudarlo a que su alma alcance el paraíso o un nombre que nos sea familiar, o cualquier otro que nos ayude o nos guste. Sea el nombre que fuere siempre se refugiará un alma en el interior de la rosa.

Empezar el ritual arameo de una rosa de Jericó

  • La primera costumbre es desprenderse de las ropas, es un ritual puntual.
  • Las rosas deben guardarse en pañuelos de seda amarillos y luminosos, como es la luz del sol.
  • Llevar con la mano derecha al corazón, centrarse en ella para más tarde llevarla a unos centímetros del agua, concentrarse y sumergirla despacio, sintiendo como el corazón se va tras ella y decir:
    Yo te adopto, rosa de jericó y te doy la bienvenida a mi Vida, para que finalice tu errar por los caminos. Te doy El nombre de………. y te cuidaré y respetaré siempre, siendo Dios testigo de mí promesa.
  • Los 7 días inmediatos a su adopción serán muy importantes para la rosa. Los tres (3) primeros atenderán básicamente a su atención física. Los cuatro (4) siguientes, al simbolismo.
  • Los tres primeros días los dedica a abrirse, a llenar de agua sus infinitos y diminutos depósitos de reserva, y a desprenderse, si las tiene de sus esporas.
  • Durante esos tres días (3) la planta debe permanecer tranquila, sin ser molestada y su agua no sera cambiada.

A continuación..

En esta agua limpia, ella lame sus heridas, da fuerza 4 días, cuatro cambio a su color, y se muestra radiante para ser disfrutada.

El finalizar los siete días ya podrás hacerle tu petición, las peticiones podrán ser varias, y una vez cumplidas habrá que liberarla con el fuego cumplidas habrá que liberarla con el fuego el y agua.

El ritual del último adiós

Es considerado como el último ruego que hace la persona que la libera, mientras se consume y se consuma la incineración, entonces se escribe en un papel aquello que uno quiere enviar a dios y en el momento de quemar la rosa, se hace lo propio con el papel en ese mismo fuego, en silencio, sin palabras, en la confianza que da lo íntimo.

  • Impregnar tu cuerpo con las cenizas de una rosa, es signo de arrepentimiento, de querer mostrarse limpio.
  • Una vez liberada por el fuego, se desprende definitivamente de las ataduras mundanas, cuando las cenizas se diluyen en el agua, y vuela al paraíso convertida en luz.

La finalidad de una rosa de Jericó, es convertirse en refugio de almas perdidas, el alma que trata de alcanzar su perdón a través de una Rosa de Jericó, Lo hace desde la humildad, compromiso de servir, o de ayudar, por amor.

¿Quieres comprar una Rosa de Jericó? chequea éste enlace»

Gracias!- Rosa de Jericó

Artículos Relacionados