Rey Salomón y su dominio sobre demonios

Rey Salomón y su dominio sobre demonios
Nunca ha vivido un hombre tan afortunado como el Rey Salomón, para hacer que los demonios se sometan a su voluntad..

Nunca ha vivido un hombre tan afortunado, como Salomón, para hacer que los demonios se sometan a su voluntad. D-os le dio la habilidad de convertir el poder vicioso de los demonios en un poder que trabaja para el beneficio de los hombres.

Leyendas judías — El rey Salomón y su dominio sobre los demonios

Inventó fórmulas de encantamiento con las que se aliviaban las enfermedades y otras con las que se exorcizaban los demonios para desterrarlos para siempre.

Como asistentes personales tenía espíritus y demonios a los que podía enviar aquí y allá en el instante. Podía cultivar plantas tropicales en Palestina, porque sus espíritus ministrantes le conseguían agua de la India.

También los animales

Así como los espíritus le servían, también los animales. Tenía un águila a cuyas espaldas fue transportado al desierto y de vuelta en un día, para construir allí la ciudad llamada Tadmor en la Biblia, esta ciudad no debe ser confundida con la posterior ciudad siria de Palmira, también llamada Tadmor.

Estaba situada cerca de las “montañas de la oscuridad”, el lugar de prueba de los espíritus y demonios. Allí el águila llevaría a Salomón en un abrir y cerrar de ojos, y Salomón dejaría caer un papel con un versículo entre los espíritus, para alejar el mal de sí mismo.

Entonces el águila reconocería las montañas de la oscuridad, hasta que hubiera visto el lugar en el que los ángeles caídos Azza y Azzael yacen encadenados con grilletes de hierro en un lugar que nadie, ni siquiera un pájaro, puede visitar.

Cuando el águila encontrara el lugar, tomaría a Salomón bajo su ala izquierda y volaría hacia los dos ángeles. Gracias al poder del anillo con el Santo Nombre grabado, que Salomón puso en la boca del águila, Azza y Azzael se vieron obligados a revelar los misterios celestiales al rey.

Los demonios ayudaron al rey Salomón

Los demonios fueron de gran ayuda para Salomón durante la construcción del Templo. Se produjo de esta manera: Cuando Salomón comenzó la construcción del Templo, una vez ocurrió que un espíritu maligno se llevó el dinero y la comida de uno de los recintos favoritos del rey.

Esto ocurrió varias veces, y Salomón no pudo atrapar al malhechor. El rey suplicó a D-os fervientemente que entregara el espíritu maligno en sus manos. Su oración fue concedida. El arcángel Miguel se le apareció y le dio un pequeño anillo con un sello que consistía en una piedra grabada, y le dijo:

“Toma, oh Salomón, rey, hijo de David, el regalo que el Señor D-os, el más alto Zebaot, te ha enviado. Con él encerrarás a todos los demonios de la tierra, hombres y mujeres, y con su ayuda edificarás Jerusalén.

Pero debes llevar este sello de D-os, y este grabado del sello del anillo que te envió.”

Armado con él, Salomón llamó a todos los demonios ante él, y pidió a cada uno de ellos su nombre, así como el nombre de la estrella o constelación o signo zodiacal y del ángel particular al que cada uno está sujeto.

Uno tras otro los espíritus fueron vencidos, y obligados por Salomón a ayudar en la construcción del Templo.

Ornias

Ornias, el espíritu vampiro que había maltratado al sirviente de Salomón, fue el primer demonio en aparecer, y se le encargó la tarea de cortar piedras cerca del Templo.

Y Salomón ordenó a Ornias que viniera, y le dio el sello, diciendo: “Vete y tráeme aquí al príncipe de todos los demonios”.

Belcebú

Ornias tomó el anillo y se fue a Belcebú, que es el rey de los demonios. Le dijo: “¡Ven aquí! Salomón te llama”. Pero Belcebú, al oírlo, le dijo: “Dime, ¿quién es ese Salomón del que me hablas?” Entonces Ornias arrojó el anillo al pecho de Belcebú, diciendo: “El rey Salomón te llama”.

Pero Belcebú gritó en voz alta y lanzó una gran llama de fuego ardiente. Se levantó, siguió a Ornias y fue a ver a Salomón.

Se presentó ante el rey y le prometió reunir a todos los espíritus inmundos. Belcebú procedió a hacerlo, comenzando por Onoskelis, que tenía una forma muy bonita y la piel de una mujer de tez clara, y fue seguido por Asmodeus; ambos dando cuenta de sí mismos.

Belcebú reapareció en escena

Y en su conversación con Salomón declaró que sólo él sobrevivió de los ángeles que habían bajado del cielo. Reinó sobre todos los que están en el Tártaro, y tuvo un hijo en el Mar Rojo, que en ocasiones se acerca a Belcebú y le revela lo que ha hecho.

Tefros

Luego apareció el demonio de las cenizas, Tefros, y después de él un grupo de siete espíritus femeninos, que se declararon de los treinta y seis elementos de la oscuridad.

Salomón les ordenó que cavaran los cimientos del templo, que tenían una longitud de doscientos cincuenta codos. Y les ordenó que fueran diligentes, y con un murmullo unido de protesta comenzaron a realizar las tareas encomendadas.

Salomón ordenó a otro demonio que se presentara ante él

Y se le trajo un demonio que tenía todos los miembros de un hombre, pero sin cabeza. El demonio le dijo a Salomón:

“Me llaman Envidia, porque me encanta devorar cabezas, deseando tener una para mí; pero no como lo suficiente, y estoy ansioso por tener una cabeza como la que tú tienes”.

Rabdos

Un espíritu de sabueso, que se llamaba Rabdos, le siguió y le reveló a Salomón una piedra verde, útil para el adorno del Templo. Aparecieron otros demonios masculinos y femeninos, entre ellos los treinta y seis gobernantes de las tinieblas, a los que Salomón ordenó que trajeran agua al Templo.

A algunos de estos demonios los condenó a hacer el trabajo pesado de la construcción del Templo, a otros los encerró en la cárcel, y a otros, de nuevo, les ordenó luchar con fuego en la fabricación de oro y plata, sentándose con plomo y cuchara, y preparar lugares para los otros demonios, en los que deberían estar confinados.

Después de que Salomón, con la ayuda de los demonios, terminara el templo, los gobernantes, entre ellos la reina de Saba, que era una hechicera, vinieron de lejos y de cerca para admirar la magnificencia y el arte del edificio, y no menos la sabiduría de su constructor.

Un día, un anciano se presentó ante Salomón

Para quejarse de su hijo, al que acusó de ser tan impío que levantó la mano contra su padre y le dio un golpe. El joven negó la acusación, pero su padre insistió en que su vida se perdiera. De repente, Salomón escuchó una fuerte risa. Era el demonio Ornias, que era culpable del comportamiento irrespetuoso.

Reprimido por Salomón, el demonio dijo:

“Te ruego, oh rey, no fue por ti que me reí, sino por este anciano malhumorado y el miserable joven, su hijo. Porque después de tres días su hijo morirá prematuramente, y he aquí que el viejo quiere deshacerse de él de forma repugnante”.

Salomón retrasó su veredicto varios días, y cuando después de cinco días convocó al anciano padre a su presencia, parecía que Ornias había dicho la verdad.

Adares, el rey de Arabia

Después de un tiempo, Salomón recibió una carta de Adares, el rey de Arabia. Le suplicó al rey judío que liberara a su tierra de un espíritu maligno, que estaba haciendo una gran travesura, y que no podía ser atrapado y hecho inofensivo, porque aparecía en forma de viento.

Salomón dio su anillo mágico y una botella de cuero a uno de sus esclavos, y lo envió a Arabia. El mensajero logró confinar el espíritu en la botella.

Unos días después, cuando Salomón entró en el Templo, no se sorprendió mucho al ver que una botella caminaba hacia él y se inclinaba reverentemente ante él; era la botella en la que el espíritu estaba encerrado. Este mismo espíritu le prestó un gran servicio a Salomón.

Asistido por los demonios, levantó una piedra gigante del Mar Rojo. Ni los seres humanos ni los demonios podían moverla, pero la llevó al Templo, donde fue utilizada como piedra angular.

Por su propia culpa

Salomón perdió el poder de realizar actos milagrosos que el espíritu divino le había conferido. Se enamoró de la mujer jebusea Shulamit. Los sacerdotes de Moloj y Rafan, los falsos dioses a los que adoraba, le aconsejaron que rechazara su demanda, a menos que él rindiera homenaje a dichos dioses.

Al principio Salomón se mantuvo firme, pero cuando la mujer le pidió que cogiera cinco langostas y las aplastara en sus manos en nombre de Moloj, él la obedeció.

Inmediatamente se vio privado del espíritu divino, de su fuerza y de su sabiduría, y se hundió tanto que para complacer a su amada construyó templos a Baal y a Rafan.

Enlace Judío México e Israel

No dejes de leer..

Magia y Existencia de Demonios en el Judaísmo