El Anciano ... Reflexiones de Caridad y Bondad
Caridad y Bondad

El Anciano … Reflexiones de Caridad y Bondad

Voy a contarte una historia que va a emocionar mucho. Sería muy bueno que actuemos como el anciano en todos los órdenes de la vida, que nuestras palabras sean acompañadas con nuestros hechos, que tengamos un corazón GRANDOTE. Su nombre es Guillermo. Trae la cabellera muy alocada, una camiseta con agujeros, pantalones.. […]

ubuntu
Caridad y Bondad

Reflexión UBUNTU

Un antropólogo estudiaba los usos y costumbres de una tribu en África, y al estar siempre rodeado por los niños de la tribu, decidió hacer algo divertido para ellos. Consiguió una buena porción de dulces de la ciudad y los coloco dentro de un canasto decorado con cintas y otros adornos y luego dejó el cesto debajo de.. […]

naufragio
Caridad y Bondad

Empuja a su esposa de un bote para salvarse…

La profesora estaba dando clase cuando le contó la historia a sus alumnos sobre un crucero que zozobró. En el crucero había una pareja que logró llegar a un bote salvavidas, pero ahí se dieron cuenta que sólo había espacio para una persona. Yo no creo que esto haya ocurrido de verdad, pero creo que todos pueden.. […]

Caridad y Bondad

Vivir en el cielo… Reflexiones

Una mujer que se llevaba muy mal con su esposo sufre un paro cardíaco. Casi a punto de morir, un ángel se presenta ante ella para decirle que, evaluando sus buenas acciones y sus errores no podrá entrar al cielo; y le propone permitirle estar en la tierra unos días más hasta lograr cumplir con las buenas acciones que.. […]

Caridad y Bondad

La voz del corazón — Reflexiones

En la clínica de un famoso cirujano cardiólogo, entra la secretaria al consultorio de éste y le anuncia que un viejecito, muy pobre, deseaba consultarle, recomendado por un medico del hospital público. […]

Caridad y Bondad

El precio de la comida

Había una vez un hombre muy pero muy pobre que paseaba por la calle con un pedacito de pan en la mano. Era lo único que tenía, además del hambre. Al pasar por un restaurante vio unas … […]