Select Page

Hay que reconocer y aceptar que la vida es mejor cuando se vive acompañado

Hay que reconocer y aceptar que la vida es mejor cuando se vive acompañado

No es casualidad que hay personas que están solas, a pesar de tener una familia numerosa. El maltrato, las ofensas, las críticas y los juicios crueles alejan a quien sea. No importa que existan lazos familiares o emocionales fuertes, estos también, se terminan disolviendo. Después de todo ¿a quién le gusta que lo ofendan o menosprecien constantemente?

La soledad tiene un precio muy alto

Por mejor justificación que tenga cualquier persona al tener malos recuerdos, dolor o enojo, de ninguna manera tiene el derecho de desquitarse y lastimar para sentirse mejor.

Una persona que es miserable consigo misma, también tiene un trato cruel con todos los demás.

Lo más triste de este asunto, es que los que ofenden, necesitan más que nadie del amor, la aprobación y el respeto justo de las personas que más lastima.

Estos individuos cercanos e inocentes podrían ser su mejor recurso de sanación, motivo para aprender a vivir con alegría, gratitud y sobretodo son los ingredientes perfectos para recibir amor y paz emocional. Desafortunadamente, ellos son los primeros en huir y alejarse.

¿Cuántas veces pueden recibir insultos, maltratos o castigos injustificados?

Las personas groseras, poco tolerantes

Que no pueden aceptar que ellos también se equivocan y que además, tienen una carga emocional negativa tan pasada, que tornan el medio donde están en un infierno invivible y solitario.

Cuando uno se siente solo, pierde la posibilidad de sentir calor humano y no hay valor material que llene el vacío interno con el que se vive.

A pesar de que se les pudiera entender y tratar de ayudar, su enojo y decepción ante la vida es tal, que tristemente, no solo hacen imposible comprenderlos o complacerlos. Además, contagian y envenenan con su mal humor y malestar a todos.

CUIDADO…La mala vibra es contagiosa

Uno no tiene por qué dejar que lo lastimen, ni tiene que cargar el mal de otras personas, ni siquiera por lastima, ni por amor.

Cada quien debe de ser responsable por sus acciones. Hay que quitarse la culpa y la sensación de ser víctima. Nadie tiene permiso para lastimar y hacer de menos a quien sea.

La soledad es un platillo que se cocina lentamente

Donde la persona amargada es responsable de su propia preparación. Las personas se quedan solas, por no poder compartir con respeto y alegría su vida.

Estar solo, desarrolla enfermedades, hipocondría, malestar, depresión, aislamiento y en casos severos hasta el suicido.

Cuando la persona queda aislada del mundo, por haber alejado a su gente, cae una enfermedad o alguna condición crónica degenerativa, el sufrimiento y la enfermedad se complican y es más difícil sanar.

Cuando la persona vive en armonía y es acompañada por gente querida, tiene mayores posibilidades para encontrar fuerzas para luchar y curarse.

La soledad es una terrible compañera, no dejes que esta se vacié de tu corazon.

Como se lucha contra la soledad
  • Hay que reconocer y aceptar que la vida es mejor cuando se vive acompañado. Es necesario sentirse querido, aceptado y tener algún lazo emocional con alguien. sentir que se es importante y que se es parte de un núcleo familiar es vital para vivir con tranquilidad.
  • Uno tiene siempre la posibilidad de cambiar y despojarse de la soledad.Cuando uno se siente solo y acepta que él es el único que puede cambiar la situación, encuentra el valor y la fortaleza para pedir perdón, mejorar las relaciones que su mala actitud alejo y lastimó.
  • Cada persona que vive es importante y tenemos la responsabilidad de tratarlos con respeto. Hay que aprender a valorar a todas y cada una de las personas que viven en el mundo. Todos tienen la posibilidad de aportar y ayudar indirectamente a que uno viva mejor.

Becky Krinsky vía diariojudio.com