Hablar de soledad es hablar de dos cosas: la vivencia subjetiva de sentirse solo o de creerse solo. Existe una diversidad de posibilidades para percibir o atravesar la “soledad”, por ejemplo, estar rodeados de personas y sentirse solos. Sin embargo, otros no tienen a nadie a su lado y se sienten felizmente plenos.

Miedo a la soledad

La soledad se relaciona generalmente a una carencia de compañía cercana, ya sean de familiares, amigos, parejas, etc. Si bien estamos “cibernéticamente conectado” no significa necesariamente que tengamos estrechas relaciones con nuestros semejantes.

Hay muchos tipos de “soledad”: la soledad temporal, la soledad crónica, la soledad social, la soledad no deseada, etc. No es lo mismo una soledad permanente que transitoria, tampoco lo es elegirla que estar abocado a ella.

Miedo: El Perfil Negativo de la Soledad

Cada quien tiene formas diferentes de “sentir su soledad”, porque somos únicos, irrepetibles y distintos aún cuando vivimos en “sociedad” pero, la sensación de no estar conectados o relacionados genera melancolía, depresión y tristeza, albergándose en el corazón de quien lo vive.

Sucediéndoles mayoritariamente a personas tímidas, con dificultad para relacionarse, temiéndoles al rechazo y por ende tienen baja autoestima.

El problema es cuando te sientes solo muy a menudo y en continuos periodos de tiempo, entonces deberías considerar que existe un conflicto y buscar ayuda a pesar de que mucha gente lo vive así.

Es preciso entonces saber que esta “vivencia” es completamente subjetiva y personal

Qué pasa con las personas que dicen sentirse solas…

Hay situaciones que te llevan a sentirte Solo, como la muerte de un ser querido, situaciones personales de separación, pensamientos negativos hacia los demás que nos alejan de ellos, etc.

La actitud de estar siempre a la defensiva en una relación o en estado de crítica, nos hace hostiles y antipáticos, alejándonos de relaciones sanas generando una gran dependencia a esta actitud lo cual lleva irremediablemente a la temida soledad.

Temor a la soledad

En ocasiones el estrés, la ansiedad surgen debido a expectativas externas, una vez que se ha instalado en nuestras vidas será confuso darnos cuenta de lo que pasa y sacudirnos los conflictos generados. Por ello, es importante valorar lo que tenemos y una manera de conocernos es pasar un tiempo a solas.

Por lo tanto, será necesario ponerse creativos, proactivos y salir de ese estado emocional para centrarse en las soluciones, y si no lo puedes hacer, busca ayuda profesional o la de algún amigo.

Haz de tu tiempo algo creativo, concéntrate en una actividad que disfrutas aún estando a solas, entrénate y conócete internamente para cultivar una relación sana y sociable con los demás.

Relacionado

La soledad que nadie ve

renaceralavida.com