Este es un refrán que he usado muy poco, y aunque sus palabras son certeras, me parece que suenan demasiado fuertes. El Evangelio de Mateo dice que con la misma vara que midieres, serás medido.

Quien a hierro mata, a hierro muere

La Metafísica, donde mejor lo aprendí, lo explica a través de la Ley de Causa y Efecto, la cual establece que todo lo que haces, sea positivo o negativo, se te devuelve.

Independientemente de cómo lo hayas aprendido, ya sabes que todo pensamiento, sentimiento y acción que produces, tendrán efectos que regresarán a ti.

Todo regresa a su punto de origen

Es importantísimo para todos los seres humanos aprender esta Ley

Para el que odia, y ha pasado su vida rechazando, condenando, juzgando, menospreciando, manipulando y castrando, es vital saberlo y estar consciente de ello.

Cuando el odio se devuelve, convierte todo en cenizas

Más vale nunca haber odiado, rechazado o hablado mal de nadie.

Contrario a lo que muchos piensan, la Ley de Causa y Efecto es totalmente compasiva, ya que te da la oportunidad de experimentar en carne propia el sufrimiento que les has causado a otros.

Te permite enfrentar tu parte negativa para transmutarla en positivo y pedir perdón a quienes le has causado daño.

Debes siempre pensar antes de hablar, sentir y actuar, asegurándote que todo lo que lances al exterior sea positivo y constructivo.

Solo así, por tus buenos méritos, serás premiado con bendiciones en abundancia. Mucho ojo, ni se te ocurra alegrarte de los efectos que pueda tener esta Ley en los demás.

Relacionado

El karma no es malo ni bueno, es neutro.. El karma es lo que es


Juan Rodríguez