¿Por qué practicar yoga a 40º de temperatura?

El motivo de hacer yoga a 40º de temperatura es que los músculos se calientan rápidamente, lo que inmediatamente reduce al mínimo el riesgo de hacerse daño o lesionarse. Esta disciplina permite trabajar con seguridad e incluso recuperarse a personas con problemas articulares, de espalda o lesiones.

La otra razón por la que se realiza el ejercicio con calor es que la eliminación de toxinas está asegurada, en un ambiente normal no conseguiríamos esto a no ser que nos esforzáramos. En una clase de Bikram se empieza a sudar a los 15 o 20 minutos, consiguiendo al final de la sesión limpiar completamente el cuerpo de toxinas.

Aunque practicar Yoga a tan alta temperatura es más duro que en un ambiente normal, esto permite un entrenamiento profundo, por lo que es muy adecuado para deportistas profesionales o, simplemente, para personas que quieran trabajar a fondo su cuerpo.

Una sesión de yoga Bikram dura 90 minutos y en ella se realizan 26 posturas (asanas) y dos ejercicios de respiración (pranayama). La mitad de las asanas se hacen sentado y la otra mitad de pie. Cada postura estira y fortalece músculos, ligamentos y articulaciones específicas, necesarias para la siguiente postura. Todo se repite dos veces, lo que permite a los principiantes ir aprendiendo las posturas.

La clase se realiza en una habitación calentada a 40 º con radiadores, en ambientes muy secos se utilizan, también, humidificadores.

Esta disciplina pueden practicarla personas de cualquier edad y no hace falta saber yoga. Es el ejercicio perfecto para gente sana o que haga deporte habitualmente, ya que el Bikram es excelente como complemento a otros deportes, ya que se contrarrestan las sobrecargas y descompensaciones físicas. Debido al intenso calor está descartado para personas con problemas de hipotensión.

Su creador es Bikram Choudhury. Aprendió las posturas de Hatha Yoga en su India natal. A los 6, comenzó sus estudios con Bishnu Gosh (el hermano de Paramahnsa Yogananda) y enseguida se convirtió en un campeón del yoga.

A los 13 años ganó la Competición Nacional de Yoga, convirtiéndose en el concursante mas joven de la historia. A los 14, Swami Shivananda le nombra “Yogi Raj” (El Rey de los Yoghis).

A los 17 se lesionó levantando pesas. Con la ayuda de su Gurú, Bikram creó su serie de 26 posturas que lo rehabilitó por completo. En un proyecto de la Universidad de Tokio, patrocinado por las Naciones Unidas, Bikram ayudó a los doctores a demostrar que el yoga regenera los tejidos y cura enfermedades crónicas. Al combinar medicina oriental y occidental, Bikram perfeccionó su sistema, apto para cualquier edad y nivel físico.

Bikram llegó a los Estados Unidos a principios de los 70, invitado por el Presidente Nixon y reclamado por Shirley Maclaine. Desde entonces ha curado a miles de estudiantes en su escuela Yoga College of India de Beverly Hills y ha viajado por todo el mundo, llevando los beneficios del yoga Bikram a millones de personas.

Bikram sigue formando a cientos de profesores todos los años y en la actualidad hay más de 2000 escuelas en todo el mundo.

Todas las posturas y secuencias del Bikram han sido diseñadas para prevenir lesiones y enfermedades y limitar los efectos del envejecimiento.

Las asanas tratan cada parte del cuerpo: sistema digestivo, respiratorio, circulatorio, inmune, esquelético, muscular y nervioso. El trabajo es sinérgico y acumulativo: cada postura calienta y prepara los músculos y articulaciones para la siguiente.

El método Bikram también estimula los órganos internos, las glándulas y los nervios impulsando sangre oxigenada a todo el cuerpo y restaurando todos los sistemas. Bikram Choudhury diseñó este programa para proporcionar una salud absoluta a través del equilibrio y fortalecimiento de todo el sistema, y de esta forma previene enfermedades, lesiones, ayuda a perder peso, limita los efectos del envejecimiento, mejora la flexibilidad y el tono muscular.

Además, esta serie de posturas combina las habilidades de la concentración, la paciencia, la determinación y el auto-control y aumenta la claridad mental y disminuye el estrés, por lo que es muy recomendable para quienes se pasan muchas horas frente al ordenador o sufren estresantes jornadas laborales, ya que el Bikram mejora la postura corporal, alivia los dolores de espalda y de cabeza, y suaviza los síntomas de enfermedades crónicas.

Y, por supuesto, el Bikram es todo un tratamiento de belleza para la piel: al eliminar toxinas a través del sudor hace que recupere su esplendor, esté suave y limpia de impurezas.

Para hacer una sesión de Bikram hay que ir armado con una buena botella de agua. Si se te ha olvidado, no te preocupes, en el centro se ocupan de todo.

En cuanto a tu atuendo: ponte lo menos posible. Lo ideal es un pantalón corto o un top. También es indispensable la toalla para secarte cuando estés empapado. Si se te ha olvidado, te dan una en el centro.

La clase se realiza sobre una esterilla que te proporcionan en la clase y que después puedes comprarte si te animas a continuar.

Después de la clase, ¡nunca te habrá parecido tan gratificante darte una ducha!

Fuente: Aqua Spa Magazine