¡Papá Noel sí existe!

¡Papá Noel sí existe!, InfoMistico.com

¿Papá Noel? ¿Santa Claus? ¿Santa Nicolás? De ninguna manera, ¡ningún adulto del mundo lo tiene en alta estima! Pero cuando llegan a Finlandia, todos se sorprenden al ver al anciano de espesa barba blanca, barriga algo prominente y comportamiento amistoso sentado en su despacho. Está en persona, celebrando la Navidad.

Papá Noel es real. Vive en Laponia y recibe 32.000 cartas al día

Al final de la fila, un niño se aferra a las piernas de su madre por miedo. Cree sinceramente que está en presencia del verdadero Papá Noel. Y se entiende por qué: es exactamente lo que un niño pequeño esperaría. Dice con una suave sonrisa: “Ven aquí. Acompáñame en la silla”.

En realidad, Papá Noel tiene como hogar Korvatunturi, una montaña cercana a la frontera rusa.

Rovaniemi, capital de la región finlandesa de Laponia

Puede oír los deseos de todos los niños gracias a su forma de oreja. Pero como este lugar es tan remoto, abrió una segunda oficina en Rovaniemi, la ciudad finlandesa que sirve de capital de Laponia, y recibe allí a sus huéspedes durante todo el año.

Se construyó una pequeña cabaña de madera para que Eleanor Roosevelt, la viuda del presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt, conociera a Papá Noel cuando llegó allí en 1950. Esto marcó el inicio de un popular destino turístico que atrae a visitantes de todo el mundo.

La cabaña sigue existiendo hoy en día

Pero es fácil pasarla por alto. Aunque la zona está dominada por tiendas de recuerdos cursis, la gente sigue viajando hasta allí para visitar a Papá Noel y su oficina de correos y hacerse una foto en el Círculo Polar Ártico.

Esta última se parece a una acogedora sala de estar que no se ha limpiado en mucho tiempo. Una letra sobre otra, las letras están apiladas. Son de origen internacional.

De Estados Unidos, España y Francia. De Indonesia, Kazajistán y China. Incluso de Etiopía, Togo y Jamaica. En una de ellas se lee: “Para Papá Noel, Círculo Polar”. Casi siempre escritas con la letra redonda de un niño, “Para Papá Noel” o un sencillo “Papá Noel Laponia”.

Cada carta se entrega

Incluso las cartas sin sello postal llegan a su destino.

Cristina Sandoval, una española que ayuda a Papá Noel con la correspondencia, tranquiliza. Cuenta que las oficinas de correos de todo el mundo desvían las cartas a Rivaniemi, donde Papá Noel recibe en ocasiones hasta 32.000 cartas en un solo día.

Según Sandoval, que, como los demás elfos que asisten a Papá Noel, lleva un gorro rojo, una chaqueta roja y una bufanda blanca, eso supone más de medio millón cada año.

Numerosas personas se reúnen frente a la oficina de Papá Noel, frente a la oficina de correos, para verle en persona. Otro elfo guía el camino mientras se abre la gran puerta de madera. Lo primero que se ve son las herramientas que utiliza Santa Claus para volar a los lugares más inaccesibles del planeta.

El “regulador de velocidad de la Tierra”, una máquina de gran tamaño con una palanca, es otra cosa que pasas. El elfo explica:

“Con esto, Papá Noel puede hacer que el tiempo se ralentice para poder entregar los regalos en todo el mundo según lo previsto en unos pocos días”.

El momento esperado acaba por llegar

Nada más abrirse la puerta de la oficina se ve a Papá Noel sentado en una silla de madera. Mientras la gente hace fotos, pide a los visitantes que se sienten a su lado y responde a sus preguntas en inglés, francés o alemán.

El anciano asegura a los pocos escépticos que él es el verdadero Papá Noel y afirma tener más renos que estrellas en el cielo. ¿Y su edad? Admite: “Soy tan viejo que ni siquiera me acuerdo”. Una vez intenté contar cuántas Navidades podía recordar, pero después de 365 me dormí”.

El pequeño ha conseguido poco a poco vencer su miedo. Cuando él y su madre se acercan a Papá Noel, el gran hombre dice: “¿Quieres sentarte en mi regazo?”. El niño asiente un poco dubitativo antes de sonreír ampliamente.

Artículos relacionados

Con información de Rovaniemi, Finlandia – DPA