La numerología también está presente en el plano sentimental, cada uno de nosotros según nuestro número de esencia (el día de nacimiento; si se trata de un número con dos cifras, se descompone, por ejemplo: 12 = 1+2 =3) posemos ciertas características generales que nos definen al estar en contacto con nuestra pareja.

La numerología y el amor

El Número 1

Para las personas que llevan este grupo, suelen ser muy físicas en su relación, se autoexigen y se dejan llevar bastante por convencionalismos y normas de su ámbito social.

Son sensuales y demostrativos, difícilmente optan por un amor platónico, ya que son realistas en sus gustos. En un plano más espiritual, no son románticos, les cuesta expresar sus sentimientos, pero son muy protectores (hombres y mujeres) con su media naranja.

El número 1 se expresa con todas sus armas de seducción e incluso a veces pecan de torpeza e imprudencia cuando de conquista se trata. Suelen ser arrebatados en una relación amorosa; conforme pasan los años, esta acción se vuelca en canalizar esta gran energía de amar en su pareja, la que debe llevar un ritmo que la persona que posee el número 1 impone.

Es bueno ir cambiando de vez en cuando los panoramas, ya que detestan la rutina, por lo que es preferible que cambien de lugares a que cambien de pareja.

El Número 2

Las personas que llevan este digito son muy románticas y en el sexo gustan de muchas atenciones y gentilezas. Les gusta verse sorprendidos, aunque difícilmente serán ellos quienes lo harán, puesto que no son de mucha acción o iniciativa.

Gozan escuchando canciones románticas e incluso no es raro verlas (es más característico de las mujeres) con un diario de vida en el que anotan sus pensamientos y emociones. Más adelante, les gusta estar con compañía, por lo que difícilmente un número 2 se ve sin pareja, ya que es algo innato en ellos.

El Número 3

Son seres muy apasionados, pues suelen tener los sentimientos a flor de piel. Se puede decir que un número 3 es un “enamorado (a) del amor”, pues es algo característico en ellos (a menos que su carta natal indique lo contrario). Profundamente maternales (incluso los hombres suelen tener estos sentimientos).

Las armas de seducción de un número 3 se diferencian claramente en cuanto al género de cada cual, los hombres por ejemplo son algo indiferentes a lo relacionado en este sentido, suelen ser más inmaduros que las mujeres 3, quienes desde pequeñas ven este plano como conquistas y conquistadoras.

Siempre pendientes de la moda y su aspecto físico, como requisito para encantar a quien haya conquistado su corazón. Cuando los hombres alcanzan la madurez, suelen darle mucha importancia a su aspecto físico y se preocupan mucho de estar siempre arreglados.

El Número 4

En este grupo están aquellos que en el amor gustan de relaciones duraderas, suelen ser protocolares, al menos en la primera etapa de la conquista. Bastante equilibrados en este aspecto, suelen ser pacientes y cuidadosos, no se dejan llevar por arrebatos. Son de expresar a su pareja todos sus sentimientos, pero en privado, ya que son reservados e incluso algo vergonzosos.

Gustan del regaloneo y de relaciones en las que se les demuestre mucho cariño. Los 4 en general son muy cariñosos y de mostrar sus emociones. Son de relaciones duraderas, aunque les cuesta dar el primer paso, primero “tantean el terreno”. Una vez que se lanzan a la conquista, utilizan todas sus fuerzas y energías, hasta que finalmente lo consiguen.

El Número 5

La forma de amar de los número 5 les ha valido el apelativo de “promiscuidad”, pues son de experimentar con diversas formas de amar. Los número 5 poseen una gran atracción, suele decirse que tienen ese “no se que”, que para los del sexo opuesto no pasará inadvertido. Son de atractivo y seducción innata, inmensamente populares , llenos de energía y chispeantes.

Es muy raro ver a un 5 en soledad. Lo más probable es que sea una estrategia para atraer a alguien. A veces se les califica de “volubles”, es su forma de percibir la vida pues, buscan incesantemente nuevas sensaciones ya que detestan lo que es lento o inmutable a las reglas que suelen imponerles sus parejas.

Eso también es un escudo que se ponen, pues son profundamente sensibles, en el fondo son muy cariñosos y afectivos, pero ven estas manifestaciones como sus debilidades y no quieren ser dañados.

El Número 6

Son muy románticos, en el plano afectivo son tímidos, les gusta que los mimen, buscan buena protección y suelen ser muy dependientes de sus parejas. Son callados, tranquilos, apacibles.

Un 6 es probable que llegue con muy poca experiencia al matrimonio, poseen convicciones muy profundas e ideales puestos en su pareja. En el plano sexual, difícilmente toman la iniciativa, ya que son inseguros, necesitan constantemente que se le diga lo mucho que los aman.

El Número 7

Son misteriosos en el amor, les cuesta de sobremanera expresar sus sentimientos, se puede decir que tienen “amores platónicos”, no es raro ver a un número 7 enamorado (a) de un imposible. Suelen ser fríos en la relación de pareja e incluso se les califica de “crueles”, es solo que no saben manifestar sus sentimientos.

Son muy atractivos, tienen un aire “místico y sensual”, rara mezcla que los caracteriza. Suelen pasar largos periodos en soledad, aunque tengan pareja necesitan ese espacio. Por otro lado, también cuando están en pareja son muy apasionados. Son introspectivos, enigmáticos y poseen mucha popularidad con el sexo opuesto.

El Número 8

Son personas muy estables, metódicas, románticas, aunque no siempre se les nota. Se diría que gustan de relaciones duraderas; incluso hacen lo imposible por reconquistar a su pareja cuando ya han terminado. Los número 8 ven a su pareja como un complemento.

La capacidad de amar del 8 es muy grande, pero a veces no la saben canalizar. Son personas que se les suele ver solitarios, son más bien tímidos y de poca iniciativa.

El Número 9

Tiende a la retrospección, se diría que van con mucha cautela con el sexo opuesto, incluso se les califica de “lentos”. Gustan de las relaciones duraderas y formales. No son de llevar la iniciativa, a veces es necesario darle más que “un pequeño empujón”, para que se concrete una relación.

Las armas de seducción que posee un número 9 son la preocupación por el otro, la paciencia, dedicación, atención y lealtad.


Tarot de Blanche