Nace un niño a miles de metros de altura ¿De qué nacionalidad es?

Nace un niño a miles de metros de altura ¿De qué nacionalidad es?

Ocurre pocas veces, pero de vez en cuando conocemos que un bebé ha nacido en el suelo de un avión en pleno vuelo. Sin estadísticas públicas, el último caso conocido sucedió en abril de 2017. Nafi Diaby, una mujer embarazada de 28 semanas que volaba con Turkish Airlines de Guinea a Burkina Faso, se puso de parto poco después de despegar.

¿Quién decide la nacionalidad del nuevo pasajero?

Con la ayuda de algún pasajero y de la tripulación del avión su pequeña veía la luz a 13.000 metros de altura. En esa situación, ¿quién decide la nacionalidad del nuevo pasajero?

Según la legislación internacional, la pertenencia a uno u otro país de los recién nacidos suele estar sustentada en dos principios legales, el ius sanguinis o derecho de sangre y ius soli o derecho de suelo.

En la primera la ciudadanía del pequeño la decide la nacionalidad de los padres, mientras que en la segunda la avala el lugar de nacimiento. Hay países que aplican la ius sanguinis mientras que otros el derecho de suelo.

Las mayoría de las compañías aéreas ponen su granito de arena para evitar conflictos impidiendo a las gestantes subirse a un avión a partir de la semana 36, y algunas desde la semana 28, pero, ¿qué ocurre si se producen estos accidentes inesperados?

Hay ciertas convenciones que se suelen seguir

Hay que tener en cuenta que en cuanto nos subimos a un avión, nos afecta la legislación del país donde esté registrado el avión.

Si un bebé nace en vuelo, puede adoptar la nacionalidad del país propietario del aparato, siempre y cuando esa nación haya firmado el Convenio de Reducción de Apatridia.

Si el país no forma parte del acuerdo, la ubicación del avión en el momento del aterrizaje determinará la nacionalidad del niño. Pero si el lugar donde tome tierra no se rige por el ius soli, entonces el pequeño podrá adoptar la nacionalidad del padre o de la madre.

Pero cada caso es un mundo, y depende de interpretaciones de las normas de cada país. Puede llegar a darse la situación de que el pequeño tenga varias nacionalidades hasta que cumpla la mayoría de edad y entonces tenga que decidirse por una.

Shona Owen

Estas situaciones tan excepcionales provocan anécdotas como la de Shona Owen, nacida hace 26 años en un avión que volaba hacia Gran Bretaña desde Ghana.

En su pasaporte figura como lugar de nacimiento: “en un avión a 10 millas de sur de Mayfield, Sussex”. Hoy lo muestra con orgullo en su página web. Pocos pueden decir lo mismo.


Vía » yahoo.com