Mi hijo no tiene amigos, ¿qué hago?

Mi hijo no tiene amigos, ¿qué hago?

Ramiro es un niño inteligente, bueno y sociable. Sin embargo, no tiene amigos. Aunque parezca una contradicción, él charla con todo el mundo pero la mayor parte del tiempo lo pasa solo. No tiene feeling con ninguno de sus pares como para invitarlo a tomar la leche a su casa, ni a una salida propuesta por los mayores.

Mi hijo no tiene amigos, ¿qué hago?

Ni siquiera disfruta de los cumpleaños de sus compañeros y no le cae demasiado en gracia cuando el invitado es él. Esto tiene muy preocupados a sus padres, que le insisten constantemente para que cambie su esquiva forma de ser… pero no hay caso, a veces parece que todo empeora. Ramiro prefiere jugar solo. ¿Es malo que un chico no tenga amigos?

Entenderlo, antes de preocuparse…

Ellos no son todos iguales. Un chico puede ser solitario o tener pocos amigos por muy distintas razones. Antes de preocuparnos como padres, tenemos que comprender qué tipo de personalidad tiene y luego si, ver si es necesario actuar. Porque en algunos casos podría ser contraproducente. Estos son algunos ejemplos de niños solitarios.

El tímido

Son chicos que quieren tener amigos pero no se animan a exponerse en grupo, por eso muchas veces terminan solos. Aunque son bastante inseguros, cuando llegan a sentirse en confianza, pueden estrechar fuertes lazos de amistad.

En ciertos casos, cuando son demasiado tímidos, necesitan ayuda psicológica.

El introvertido

Este tipo de niño puede ser feliz sin necesidad de estar rodeado de amigos. La introversión es un rasgo de su personalidad y no necesariamente un problema, si sus padres lo comprenden.

Quizá tengan uno, dos o ningún amigo, pero disfrutan mucho de su tiempo en soledad. Incluso, se encierran durante horas en su habitación, aún cuando socialmente pueden ser de lo más activos.

El problema de este tipo de personalidad es cuando los adultos no lo comprenden y quieren cambiarlo. Exigirle o intentar que tenga más amigos o se parezca a sus pares puede estresarlo, enojarlo y hasta inhibirlo. Por eso es sumamente importante respetarlo y dejar que elija con quién y cuándo desea estar rodeado.

El rechazado

Si en casa es totalmente distinto que en otros ámbitos, si además se niega ir a la escuela o a alguna otra actividad, puede ser que ese chico esté sufriendo un caso de bullying o haya tenido alguna mala experiencia.

Es importante, hablar con él y generar la confianza como para que se anime a contar lo que le sucede. Por otra parte, los padres tienen que ponerse en contacto con los maestros para resolver el problema juntos. Asimismo, si el niño está deprimido o tiene una baja autoestima se recomienda la consulta con un profesional.

El superdotado

A los chicos genios o de un coeficiente intelectual alto, muchas veces les cuesta tener amigos por diferentes razones. Se sienten distintos a sus pares porque tienen otro tipo de intereses; además, ellos lo notan raro y se alejan.

Otras veces tienen un comportamiento muy arrogante y baja tolerancia a las frustraciones, porque se saben más inteligentes, y esto a los demás chicos no agrada. Si es el caso, también es importante hablar con los maestros para que intenten integrarlo al grupo. Asimismo, como padres debemos estimularlos para el mismo fin.

¿Qué hacer para que se haga amigos?

Estos consejos pueden ayudar siempre que notemos que está sólo y no le hace bien.

  • Organizarles fiestas de cumpleaños más personalizadas. A veces es mejor que sea un grupo pequeño de gente en el que pueda sentirse más cómodo. Por supuesto que lo ideal es que él elija a quiénes quiere invitar.
  • Respetar su ritmo cuando se está acercando a alguien. No es bueno presionarlo constantemente.
  • Pedir ayuda psicológica si su autoestima está baja o dudamos de cómo se siente anímicamente.
  • Cuando invita a un compañero a casa no debemos intervenir. Tenemos que confiar en ellos para que jueguen solos y no los inhiba nuestra presencia.
  • Evitar las críticas y no repetirle constantemente que debe ser un niño bueno. Tampoco sobreprotegerlo. A cambio, debemos darle mucho afecto y decirle cuánto lo queremos.
  • No ponerle carteles innecesarios como por ejemplo: “Eres tan tímido”.
  • Destacar sus habilidades para que fortalezca su autoestima.

Paula Halperín | Madres de Hoy | Yahoo