Se sabio al escoger a tus amigos

Se sabio al escoger a tus amigos

Buscar el compañerismo con otros seres humanos es esencial para mantener una salud mental saludable. Los amigos son un pilar importante en nuestra vida y sobre todo en los momentos desafiantes. Sin embargo, ¿qué tanta influencia tiene las personas más cercanas a nosotros?

La influencia social es mucho más fuerte de lo que llegamos a pensar o percibir. Y llegamos a ser un producto de nuestro propio entorno.

Los seres humanos nos conectamos por la empatía

Así que el tiempo que compartas con otras personas tendrán un efecto, no solo en tu comportamiento, sino en tus pensamientos y sentimientos.

Por ejemplo, si las personas con las que te asocias son alegres, el efecto es sentir alegría. Si alguien se enoja, tendemos a imitar la misma emoción, ya sea por aprobación, empatía o compromiso.

A esto se le conoce como el “efecto domino.”

Las emociones son contagiosas

El entender que no solo las emociones son contagiosas, sino los comportamientos, acciones y creencias, estaremos más alerta al escoger nuestras compañías.

  • Si te asocias con personas que se sienten víctimas, terminaras sintiéndote una víctima.
  • Si te asocias con personas con objetivos claros, terminaras teniendo objetivos claros.

Ese es la gran ventaja de la asociación, las personas con las que te asocias te impulsarán a seguir avanzando o detendrán tu camino.

Esto no significa que tenemos que ser unos ermitaños y alejarnos de todos. O, por el contrario, juzgar constantemente lo que otros hacen o dicen.

El punto es estar conscientes de los comportamientos, actitudes, pensamientos y emociones de las personas con las que te asocias y entender que estas pueden influir tu vida. Cuando tu entorno no te permite seguir evolucionando, lo más coherente es alejarte o cambiarlo.

Así que se sabio al escoger tu compañía

  • Rodéate de personas que te hagan ser mejor
  • Escoge sabiamente a tus amigos
  • Contagia emociones que engrandezcan a otros

De igual forma al ser selectivo en nuestras relaciones personales, decidamos qué tipo de influencia nosotros vamos a proyectar en otros. ¿Nuestros pensamientos, comportamientos y emociones mejoran la vida de los que se asocian con nosotros? ¿Somo una influencia que aporta un mejoramiento continuo?

Tú decides que tipo de compañía eliges y que tipo de compañía eres. ¡La decisión es tuya!


Laura Evelia — Autora de los Libros: “Mi Mejor Enemiga” y “El éxito lo diseñas Tú”