Mes de Av Amor, pareja y purificación

Este ensayo comienza con una canción hebrea que empecé a escuchar hace un tiempo, se llama “Bereshit Olam” y sin saber lo que significaba se repetía en mi mente y removía mi corazón..

Bereshit Olam y Mes de Av días de Amor, pareja y purificación

Y hace poco tuve acceso a su traducción y entonces entendí de qué se trataba tanta conmoción, y como mujer pensé “esta es la canción más romántica del mundo” y es sobre este tema que hoy les voy hablar.

En el mes de Av, el mes del amor y quiero compartir con ustedes una nueva visión de la pareja primordial, Adán y Eva conocidos como Adán y Eva.

La pareja que desobedeció a Dios

En nuestro inconsciente colectivo cuando hablamos de Adán y Eva inmediatamente vamos al arquetipo de la pareja que desobedeció a Dios y con ello perdió el paraíso. Eso es lo que primero que pensamos y luego, que la culpa fue de Eva.

Hoy quiero invitarlos a tener otra mirada de este hombre y esta mujer, una imagen más luminosa que nos permita activar una nueva realidad en el presente sobre el amor y la pareja.

Y esto es importante porque Adán y Eva aparecen en Bereshit, en el comienzo de la Creación y hoy siguen siendo actuales y determinantes dependiendo de cómo sea la conciencia con que vemos a esta pareja.

Según esa conciencia podemos seguir atrapados en la desobediencia y desconexión o elegir por libre albedrío trascender a la dimensión del amor y la unión cambiando así nuestra naturaleza reactiva o animal en una naturaleza de herederos del Edén.

Canción

¿Habían pensado alguna vez que Adán y Eva se amaban? Que estaban enamorados, que su corazón latía fuertemente cuando se veían y que dependía uno del otro.

¿Alguien lo pensó? Yo no, pero cuando escuché esta canción fue como si se hubiese encendido una luz dentro de mí que me dijo “ellos se amaban” y lo más probable que en una frecuencia amorosa muy alta y que irradiaba mucha luz.

Estaban allí en el jardín del Edén recibiendo todo el amor de Dios y por lo tanto, vibrando en la sintonía más alta de bondad amorosa, estaban en un mundo creado con bendición (beraka) es decir, en este mundo hecho especialmente para el hombre y ellos experimentaban esa bendición.

Y ¿Cuál era su misión como pareja? Lo vamos a ver desde la posición de Eva, la conciencia de mujer.

Las escrituras dicen

“Hashem, Elokim hizo caer un profundo sueño sobre Adam, y así este se durmió. Entonces (Hashem tomó uno de sus lados y cerró con carne en su lugar. (El primer humano tenía forma de un hombre en un lado y forma de mujer del otro.

Rashi señala que en este acto Hashem separó un lado del otro) del lado que Hashem, Elokim, tomó de Adam construyó una mujer y la presentó ante el hombre.

Dijo Adam: Esta vez, hueso es de mis huesos y carne de mi carne. Esta será llamada Ishá (mujer) porque del Ish (varón) ha sido tomada. Por eso el hombre deberá dejar a su padre y a su madre para unirse con su mujer.

Y serán una sola carne (la carne del hombre y de la mujer alcanzan su máximo nivel de unificación a través del fruto de la unión: el hijo).”

Bereshit 2, 21-24

¿Cuál es la conciencia de mujer?

En el principio del Universo está Eva amorosa frente a Adán, fue creada para él y eso a ella la realiza porque lo ama, es una ayuda frente a él, costado de su costado.

Adán estaba solo y el Creador pensó que no era buena la soledad y le entrega a la mujer como una ayuda que lo acompañará por siempre. Desde ese momento, ella camina junto a él hacia su mayor alegría, su gran sueño que es subir juntos, elevarse en pareja con amor para adherirse al Creador.

Cabalísticamente este pasaje en que Dios creó a Eva a partir de Adán indica el inicio o nivel semilla de todas las relaciones entre hombres y mujeres que están destinadas a ocurrir en este mundo. La frase Adán y Eva es un código, que se refiere al alma única y unificada que existía antes de que naciera nuestro universo.

Vasija

Esta alma infinitamente grande se llama Vasija, y todas las almas de la humanidad estuvieron una vez contenidas dentro de esta entidad única.

La vasija está formada por dos aspectos o polaridades: un polo positivo y uno negativo. Adán corresponde a la carga positiva, mientras que Eva corresponde a la negativa.

Todas las almas femeninas que han existido están vinculadas como un todo unificado en Eva. De forma similar, todas las almas masculinas que han existido están vinculadas como un todo unificado en Adán.

Entonces podemos comprender que todos, hombres y mujeres procedemos de la misma fuente de amor y estamos todos en un estado de interdependencia. En verdad todos somos uno. (Génesis, Yehuda Berg)

Elokim (Dios)

Tenemos que mantener presente en nuestra conciencia diaria que todo está dentro del plan divino, todo lo incluye Él, nuestro amado Padre Creador. Que nada es casualidad, sino causalidad y que Elokim teje y cose con hilos de oro entre nosotros nuestras vidas.

Elokim crea un entramado de relaciones entre las personas, sus vidas y experiencias siempre, desde el principio hasta el final. Y este es el camino que nos ha trazado el Creador, la interdependencia por amor.

¿Para qué?

Para purificarnos a través de las relaciones y del Ahava (ah-ha-va) el amor, la raíz de esta palabra es hav, que significa dar y esto nos revela una verdad fundamental conocida por los cabalistas: amar es dar.

Entonces, ¿cómo se cumpliría el anhelo de Eva de subir con su amado y adherirse al Creador?, amando es decir, dándose a sí misma para él y él, Adán, dándole todo a ella.

Pareja original de la Creación

Quiero que se queden con esta imagen de la pareja original de la Creación, se aman, ella es una ayuda para él dándose emocionalmente y dependiendo de él por siempre y él como canal; dándole toda la Luz recibida a ella.

Ambos quieren unirse al Creador y ser Uno con Él a través del amor que se entregan. Mantengan también en su mente y corazón que nosotros somos parte de este código Adán-Eva. Y se han preguntado, ¿cómo se origina este amor?, ¿de dónde viene?, ¿quién provee el amor?

Adán y Eva se amaban ciertamente porque eran canal y vasija para el amor infinito de Elokim, su corazón estaba abierto a recibir esa luz y compartirla.

Dios ama a través de nosotros

Hoy la mayoría de las personas cree que somos nosotros los que amamos, pero eso es un error, en realidad no somos nosotros los que amamos, quien ama es Hashem a través de nosotros.

Cuando yo estoy amando a un hombre porque mi corazón y mi alma lo eligen a él como mi amado, es Hashem que está enviando amor a través de mí y yo he aceptado ser recipiente de su amor para entregarlo. El Creador llega como Presencia Divina que irradia amor, el más puro y vivificante amor.