Luna Nueva en Virgo

Luna Nueva Virgo

Este lunes 6 de septiembre se produce la Luna Nueva en el signo de Virgo, lo que significa el inicio de un nuevo ciclo mensual, en el que podremos tener realizaciones acordes a las energías del signo que se activa.

Luna Nueva en Virgo para purificar nuestro organismo y mente

En este caso, que la Luna Nueva ocurre en el signo de Virgo, estas realizaciones tienen mucho que ver con la purificación de nuestro organismo y de nuestra mente, así como también con la definición de proyectos en donde podremos prestar un servicio a través de nuestros mejores talentos.

Acoplándonos adecuadamente a este nuevo ciclo, tendremos éxito en proyectos laborales, así como también en metas relacionadas con nuestra salud.

La Luna es el astro más cercano a la Tierra, y cuyo influjo sentimos con mayor fuerza. Es la memoria del tiempo almacenada en innumerables generaciones de seres humanos, es el inconsciente colectivo, la que remueve nuestras fuerzas psíquicas ocultas y nos conecta con símbolos ancestrales.

Nuevo ciclo lunar mensual

La Luna Nueva, conjunción de nuestro satélite con el Sol, marca un nuevo ciclo lunar mensual, cuyas energías podemos aprovechar en nuestra vida cotidiana.

Los días previos a la Luna Nueva, son excelentes para visualizar nuestras más inmediatas aspiraciones, a fin de darles la fuerza necesaria para que se materialicen en el transcurso del nuevo ciclo, siempre y cuando estén acopladas a las energías del signo que activa.

La Luna Nueva ocurre cuando nuestro satélite y el Sol coinciden en el mismo signo y en el mismo grado de ubicación en esa franja zodiacal; es el momento en que la Luna no se ve, está oscura.

Marea psíquica

En la naturaleza esto provoca que las mareas bajen, y en el ser humano, también desciende nuestra “marea psíquica”, lo que nos da mayor claridad mental, y esto, en un signo como Virgo, favorece una mayor capacidad de análisis y discernimiento.

En la Luna Nueva, el Sol predomina sobre la Luna, y por tanto la conciencia domina al inconsciente, es un momento en que las emociones están controladas por la mente y nos perturban menos.

Podemos tomar decisiones más racionales y menos impulsivas, y todavía más en un signo como Virgo, que es práctico, analítico y detallista.

Relacionado

Virgo, tiempo para desarrollar soluciones prácticas

Pedro González Silva