La Invalidación – Una de las formas de abuso psicológico más dañino

La Invalidación

La Invalidación es rechazar, ignorar, burlarse, juzgar, o disminuir los sentimientos o las acciones de alguna persona. Es uno de las formas de abuso psicológico más dañino. También se le conoce como suprimir. Y por lo tanto una persona que invalida es un supresor. Y en la escuela de Análisis Transaccional de Muriel James a la invalidación se le llama Descalificación.

La Invalidación

La forma más extrema de invalidar totalmente es matar y en algunos casos esa sensación o necesidad puede apoderarse de nosotros. Al no poder hacer desaparecer esa sensación por arte de magia, creamos respuestas mucho más complejas y sutiles pero igualmente destructivas, ya que al final de cuentas logramos a través de ellas evitar que alguien o algo sea tal cual es.

Y mientras más débiles o pequeños son mucho más fáciles de invalidar. Nadie, a menos que esté loco, se pone con Sansón a las patadas. Por lo que mucho cuidado con la forma de tratar a los niños, sobre todo a los hijos.

Un niño, sensible por su edad y naturaleza, que es invalidado repetidamente se convierte en un niño confundido. Pierde confianza en sus propios sentimientos. Pierde uso de su cerebro emocional – y el cerebro emocional es una de las herramientas básicas para la supervivencia.

Para adaptarse a este ambiente insano, la relación entre sus pensamientos y sus sentimientos se malogra. Sus respuestas emocionales, su manejo emocional y su desarrollo emocional probablemente serán dañados gravemente, y quizás permanentemente.

Las respuestas emocionales que funcionaron para ayudarle cuando era niño pueden funcionar contra el mismo cuando es un adulto. Por ejemplo, una niña que no recibía comprensión en la familia puede aprender a irse a su cuarto para llorar sola.

Esto es su manera de sobrevivir. Pero cuando ella es una adulta y tiene problemas con su enamorado es mejor conversar con él en vez de salir y llorar sola.

Algunos psicólogos dicen que lo que se llama personalidad límite, “borderline personality disorder” puede ser la respuesta normal de una persona sensible en un ambiente de invalidación.

Ejemplos de Invalidación

  • Deja de llorar, o te voy a pegar.
  • ¡Cambia tu ánimo!
  • ¡Vete a gritar/llorar en otra parte!
  • Ya estás armando un drama
  • No luchas lo suficiente
  • No eres responsable
  • Eres muy torpe
  • Siempre te equivocas
  • Nunca te concentras
  • Lárgate
  • Cállate
  • Cálmate
  • Ya pasó
  • Ya fue
  • No me molestes
  • No me amargues
  • Estás exagerando
  • Es una tontería por lo que lloras
  • Pudiste haberlo hecho mejor.

La invalidación tiene dos características principales

  • La primera es que le dice al individuo que está mal y equivocado tanto en su descripción como en el análisis de su propia experiencia: Particularmente en su punto de vista de lo que está causando sus emociones, creencias y acciones.
  • La segunda, el individuo atribuye su experiencia a rasgos de personalidad que no son socialmente aceptados.
Las respuestas que invalidan pueden ser de diferentes formas
  • Estás enojada pero simplemente no lo admites
  • Dices que no, pero lo que realmente quieres decir es sí, yo te conozco
  • Tu lo hiciste (algo que realmente no hiciste). Deja de mentir
  • Estás hipersensible
  • Simplemente eres una floja
  • No voy a dejar que me manipules de esa forma
  • Anímate, déjalo ir. Tú lo puedes sobrepasar
  • Si vieras el lado positivo de las cosas y dejaras de ser un pesimista …
  • No estás tratando lo suficiente
  • Vas a ver, si quieres llorar te voy a dar algo por qué realmente llorar
  • “¡Ah! Así es la vida” (y sigue como si no hubieras dicho nada)
  • ¡Lo que pasa es que tienes celos!

Todos tenemos la experiencia de haber sido invalidados en algún momento, pero para las personas que crecieron en ambientes de invalidación, estos mensajes los recibían constantemente.

A lo mejor los padres tenían buenas intenciones pero se sentían tan incómodos con las emociones negativas que no permitían que sus hijos las expresaran, dando como resultado una invalidación no intencional. La invalidación crónica puede llevar a la auto-invalidación y auto-desconfianza a nivel subconsciente, y al sentimiento de “yo no importo”.

Un ambiente de invalidación es aquél donde la comunicación de experiencias privadas e íntimas es recibida por respuestas erráticas, inapropiadas o extremas. En otras palabras, lo dicho de una experiencia íntima o privada no es validado, en su lugar es castigado y/o trivializado.

La experiencia de emociones dolorosas es negada

La interpretación que hace el individuo de su propia conducta, incluyendo la intención y motivación de la misma, es descartada.

Una forma de invalidar muy común en entre las personas de una autoestima baja, es la de no valorar dones y logros de los demás. Lo más que “regalan” es una comparación con sus propios logros, disminuyendo con esto los de las otras personas. Tienen la sensación de que si valoran lo de los otros, ellos son menos.


Faceta Humana