La Befana, tradición Italiana

La Befana, tradición Italiana

En toda Italia, el día de la Epifanía los niños cuelgan sus calzas esperando que llegue la Befana, quien les traerá dulces si fueron buenos, o carbón en el caso de que no se comportaron bien.

La Befana, una antigua tradición en Italia para el día de la Epifanía

¿Pero quién es la Befana? Esta es su historia

Muy cerca de Belén vivía una joven que se llamaba Befana, era muy hermosa pero con un pésimo carácter. Le gustaba criticar siempre a los demás, y por supuesto nunca consiguió esposo porque no había pretendiente que le cayera bien, todos tenían para ella miles de defectos.

Era muy egoísta y prácticamente obsesionada de la limpieza, por eso siempre tenía la escoba en mano. Poco a poco pasaron los años y ella se quedó cada vez más sola volviéndose cada vez más mala y amargada. En el pueblo la comenzaron a llamar “la bruja”.

Cuando ya no tenía más que limpiar con su escoba

Se ponía a tejer calzas para calmar sus nervios y su soledad. Era demasiado orgullosa para admitir que necesitaba algo de amor y demasiado egoísta para darle algo de su amor a alguien.

Pasaron los años y nuestra Befana, a fuerza de ser mala, también se volvió fea y cada vez más odiada por todos. Cuanto más se sentía odiada por todos, más mala y fea se volvía.

Había apenas cumplido 70 años cuando una caravana con mucha gente y varios camellos llegó a su pueblo. Curiosa como era, se acercó para ver qué sucedía y vio a tres importantes reyes muy bien vestidos.

Era la noche del 5 de enero

Y en medio de la noche sintió golpear su puerta. Befana muy nerviosa fue a ver quién era, ya que desde hacía muchísimos años ninguno golpeaba a su puerta. Cuando abrió vio a uno de los tres reyes, que gentilmente le pedía hospedaje en su casa para recobrar fuerzas y seguir su camino hasta Belén.

El hombre era tan educado y amable con ella, que olvidó su temperamento por un momento e incluso se ofreció a hacer algo para comer. El rey le explicó por qué habían viajado. Iban a buscar al niño que salvaría al mundo del egoísmo y la muerte.

Al día siguiente el rey la invitó a acompañarlos en el viaje, ella no aceptó. Entonces le comentó que llevaban de regalo incienso, oro y mirra, y le preguntó si ella quería también ofrecer algo de regalo al Salvador.

No pudo negarse y tomó uno de sus calcetines, solo uno, y le agregó una nota que decía: “Para Jesús”. El rey mago, agradeciendo se marchó.

Pasaron 30 años

Y Befana, siempre oía llegar noticias de un cierto Jesús de Nazaret que nació en Belén, y que prodigaba tantos milagros. Ella entendió que era aquel Jesús al que un día regaló uno de sus calcetines.

Luego llegó la noticia de que Jesús había sido asesinado y que había resucitado después de tres días. Befana tenía entonces 103 años. Oraba y lloraba todas las noches, pidiéndole perdón a Jesús, por sus grandes actos de egoísmo que tuvo en toda su vida.

Y una noche

Jesús resucitado se le apareció en sueños y le dijo: “¡Ánimo Befana! Te perdono y te daré vida y salud nuevamente por muchos años.

El regalo que no viniste a traerme cuando era niño ahora lo llevarás a todos los niños de mi parte. Volarás desde todos los extremos de la tierra en tu escoba de paja y llevarás un calcetín lleno de dulces y regalos a cada niño que hizo el pesebre para Navidad.

Pero solo al niño que fue bueno y no egoísta; de lo contrario, pondrás carbón en su calcetín esperando que al año siguiente el niño sea más generoso”. Y así Befana obedeció a Jesús, y todas las noches del 5 de enero, pasa a llenar los calcetines de los niños con dulces, o carbón según sea el caso.

No dejes de leer

Leyenda del cuarto Rey Mago y su verdadero significado

Cuenta una leyenda rusa que fueron cuatro los Reyes Magos. Luego de haber visto la estrella en el oriente, partieron juntos llevando cada uno sus regalos de oro, incienso y mirra. El cuarto llevaba vino y aceite en gran cantidad, cargado todo en los lomos de sus burritos.

aleteia.org