La Semana Mayor destaca la figura de Jesucristo, sobre quien muchos se hacen preguntas cuyas respuestas no son tan fáciles de contestar… nada sorprendente en temas de fe y espiritualidad. La Biblia y sus concordancias muestran unos ángulos que pocos conocen sobre Jesús, como los siguientes:

No provenía de familia pobre

Jesús no provenía de familia pobre. Su genealogía y la de su padre putativo, José, se traza hasta la dinastía de David, que fue uno de los hombres más ricos y poderosos de la historia bíblica.

No nació en un pesebre porque era pobre

Jesús no nació en un pesebre porque era pobre. Cuando María estaba embarazada, llamaron a un censo a todos los que tuvieran posesiones en Belén (el sitio natal de la dinastía de David. José tuvo que viajar con María a Belén para que les contaran en el censo. Ella se puso de parto y el pueblo estaba tan lleno de gente, que tuvo que dar a luz en el pesebre de una posada.

Los reyes no llegaron cuando nació Jesús

Los Reyes Magos no llegaron a Belén el día del nacimiento de Jesús, ni lo vieron cuando era bebé. Vieron la Estrella de Oriente, entendieron que había nacido el Mesías y les tomó 2 años a sus caravanas de camellos llegar a Belén. Ya Jesús tenía 2 años de edad y lo visitaron en su casa. Como a un rey, le llevaron regalos en oro, mirra, especias valiosas, piedras preciosas e incienso.

¿Dónde fué criado?

Cuando Herodes ordenó matar a los niños, José, María y Jesús tuvieron que huir a Nazaret, un pueblito casi desconocido, para no ser encontrados. Allí criaron a Jesús

No era carpintero

Jesús aprendió y trabajó en la profesión de su padre José, que no era carpintero, sino artesano. Era un hombre físicamente fuerte.

Le enseñaron las costumbres y las creencias religiosas del judaísmo

Como judío, le enseñaron las costumbres y las creencias religiosas del judaísmo. Tenía que conocer bien la religión basada en la Ley porque su trabajo era reformarla y presentar un nuevo sistema de creencias, para redimir a la humanidad de la “maldición de la ley”

José no conoció a María hasta que Jesús nació

Jesús vino a la Tierra bajo el plan de redención de Dios. Su madre era virgen y José no la “conoció” hasta que Jesús nació porque Dios se quiso asegurar de que el Mesías tuviera una sangre no contaminada con la humana. Después que él nació, tuvo hermanos carnales, hijos de María y José.

Su túnica era muy valiosa

Jesús vestía una túnica de lino sin costura, de un solo tejido de arriba hacia abajo. Ese tipo de túnica solo la usaban los hombres ricos de aquel tiempo. Era tan valiosa, que después de crucificarlo, los soldados echaron suerte sobre ella para ver quién se la ganaba.

Cuando oraba por un milagro, echaba del lugar a personas sin fe

Cuando iba a orar por un milagro, echaba del lugar a las personas que él percibía sin fe o que estaban declarando algo contrario al milagro.

Oraba a solas

Jesús se retiraba a solas para orar y estar en comunión con Dios. Cuando se narran algunos milagros, Jesús dice unas palabras, pero actúa y da gracias (“Gracias, Padre, porque siempre me escuchas”) como si hubiera orado antes de ese momento.

Llevaba sus mensajes según el nivel de entendimiento de sus seguidores

Jesús era consciente de su propósito, lo que ocurría y ocurriría en todo momento, pero tenía diferentes formas de llevar sus mensajes según el nivel de entendimiento de sus seguidores. Sabía que su evangelio era para todos, judíos y gentiles.

¿Por qué le respondió así a Pilatos?

Cuando Jesús inició su ministerio en la Tierra, el Espíritu de Dios en Él era tan fuerte que la primera vez que le preguntaron quién era y Él respondió “Yo Soy”, los soldados se cayeron y se retiraron porque “Yo Soy” lo identificaba como Dios. Por eso, cuando Pilatos le preguntó quién era, Jesús le respondió, “el que tú dices que soy”. Si hubiera respondido “Yo Soy”, hubiera destruido el plan de redención.

Sufrió como hombre

Jesús tuvo que comportarse como hombre y no como Dios, para que su propósito se cumpliera. Él sabía que había venido a sufrir y a morir como humano. A medida que el Espíritu de Dios se desprendía de Jesús para que él pudiera imponer su humanidad y padeciera como hombre, Jesús sentía que “el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil”. Si el Espíritu Santo hubiera permanecido en Él, tampoco se hubiera cumplido el plan de redención. Hubiera sido imposible arrestarlo, golpearlo y crucificarlo. Como cualquier hombre, Jesús se sintió débil, se deprimió, dudó y le pidió al padre que pasara de él “la copa”. Por esa misma razón, dijo en la cruz: “Padre, ¿por qué me has abandonado?”. Él sabía que el Espíritu de Dios se había separado de él y sufría como hombre, aunque eso fuera necesario para su propósito.


Vía » The Huffington Post







Comentarios

comentarios