Propiedades medicinales del Jengibre

Propiedades medicinales del Jengibre
El jengibre es un gran aliado para tratar afecciones causadas por el frío. Tiene un gran poder anti-inflamatorio, anti-mareos y anti-vértigo

Según la medicina china, el jengibre es un gran aliado para tratar afecciones causadas por el frío. Además, varios especialistas señalan que tiene un gran poder anti-inflamatorio, anti-mareos y anti-vértigo, que licua levemente la sangre, que es un remedio efectivo contra la artrosis, los dolores reumáticos y los resfriados.

Propiedades medicinales del jengibre

Ayuda a mejorar la digestión y varias personas se preparan infusiones de jengibre cuando viajan, ya que los ayuda a atenuar las nauseas de diversa etiología. Todos estos datos se comprobaron científicamente, pero hay otros que se le atribuyen al jengibre, como por ejemplo el de ser afrodisíaco.

Por eso mi consejo es “con probar no pierdes nada”… Pero, no todo lo que brilla es oro. Y el jengibre tienen algunas contraindicaciones:

  • Se desaconseja su uso en caso de fiebre elevada, porque sube unas décimas la temperatura corporal.
  • No es aconsejable como tratamiento en embarazadas ni en personas que tomen anticoagulantes.
  • No ingerir en caso de ulcera gástrica sangrante.

¿Cómo debo consumir el jengibre?

Ahora la pregunta es, ¿cómo lo debo consumir? lo mejor es hacer una infusión.

  • Picá bien finito o ralla una parte de la raíz
  • Pon dos cucharaditas de jengibre en una taza con agua que no esté hirviendo (no más de 80°)
  • Déjalo reposar por 5 minutos.

En la gastronomía se utiliza mucho en ensaladas, vinagretas, licuados, rellenos, panes, galletitas, sopas, etc.

Remedios para el sistema digestivo

Durante siglos, la medicina china ha incorporado el jengibre en remedios para el sistema digestivo y es regularmente usado como un calmante para malestares digestivos.

Tiene, además, propiedades anti-diarréicas y protección del hígado. Incluso, se ha usado el jengibre para combatir la migraña, ya que, en muchos casos, alivia el dolor sin el uso de tos tratamientos estándares que producen efectos secundarios.

Igualmente, aliviar las náuseas y los mareos producidos por los viajes, los vómitos matutinos de embarazada y aquéllos que son ocasionados por intolerancias medicamentosas. Se emplea en las enfermedades producidas por frío, pues genera calor interno.

Remedios caseros con el Jengibre

Se le atribuyen propiedades para estimular las defensas de forma mal que combate la gripe y resfriado y para reducir las molestias menstruales (cólicos), el colesterol y la hipertensión.

Externamente se emplea su aceite para sabañones, enfriamientos renales y enfermedades reumáticas..

Remedio con jengibre para náuseas y vómitos

  • Hervir 20 g de rizomas frescos o 4 g de rizomas secos en 1 litro de agua durante 2 minutos.
  • Dejar reposar otros 5 minutos.
  • Beber de 2 a 4 tazas al día.

Remedio con jengibre contra la gripe, resfriado y estados de estrés

  • Hervir 4 g de rizomas o raíz de jengibre en 1 litro de agua durante 10 minutos.
  • Beber 2 tazas al día.

Remedio con jengibre para digestiones difíciles o meteorismo

  • Macerar 5 g de rizomas o raíz de jengibre en 1 litro de vino blanco seco durante 4 días.
  • Después, tomar entre 10 y 20 gotas en medio vaso de agua.

Remedio con jengibre para aliviar dolores de garganta

  • Chupar un trozo de raíz de jengibre previamente lavado.

Remedio con jengibre contra los dolores menstruales (cólicos)

  • Cortar un trozo de raíz de jengibre de 3 cm.
  • Colocar en un recipiente que contenga medio litro de agua.
  • Luego, añadir 3 ramitas de hierba buena.
  • Después dejar hervir durante 8 minutos.
  • Endulzar con una cucharadita de miel.
  • Tomar, aún caliente, tres tazas al día.

Remedio afrodisíaco con jengibre

  • Colocar en un recipiente grande 50 g de raíz seca de jengibre y 30 g de canela en rama y verter 750 ml de agua que esté hirviendo.
  • Tapar y dejar reposar por 5 horas.
  • Filtrar y agregar 1 cucharadita de miel.
  • Hervir rápidamente, colar de nuevo y embotellar.
  • Tomar 2 cucharadas diluidas en un vaso que contenga 50 ml de agua 3 veces al día por un mes.

Remedio afrodisíaco con jengibre II

  • Colocar en licuadora 1 cucharada de miel, 1 manzana pelada y picada y 2 g de raíz de jengibre rallado y 100 ml de agua.
  • Licuar por unos instantes.
  • Tomar este jugo en ayunas por un mes.

Creciendo tu propio Jengibre en casa

Sembrar Jengibre
Todo lo que necesitas es un poco de jengibre fresco, una taza de compost y una ventana soleada.

Lo mejor es que puedes cortar parte de la raíz cuando necesites usarlo, sin causar daño a la planta, así es que ve por nuevas raíces para obtener los mejores resultados y sigue estos pasos.

  1. Busca tubérculos gordos con numerosos brotes.
  2. Planta el jengibre en primavera cuando las temperaturas cálidas se pueden administrar ya sea en interior o exterior. Los tubérculos latentes germinan sólo cuando el mercurio llega de 75 a 85° F. (23 a 30° C).
  3. Remoja los tubérculos en agua tibia durante la noche, y luego ponlos en la maceta justo debajo de la superficie de la tierra, espaciándolas de manera uniforme, con los brotes hacia arriba.
  4. Coloca la maceta en sombra y luz, en interiores o exteriores, en función de la temperatura.
  5. Ponles agua ligeramente al principio, luego más fuertemente cuando el crecimiento comience. Mantén las plantas secas en invierno, cuando están inactivas.
  6. Mueve las plantas fuera solo cuando las temperaturas han alcanzado los 50° F. (10°C). En climas más fríos, el crecimiento puede detenerse.
  7. Protege las plantas de fuertes vientos, y muévelas adentro a la primera señal de temperaturas frescas.
  8. Espera que las plantas alcancen la madurez, y una altura de 2 a 4 pies (de 30 a 60 cms.), en 10 meses a un año.
  9. Desentierra los brotes nuevos y jóvenes que salen enfrente de las plantas principales (forman sus propios tubérculos), usa lo que necesitas y congelar o replantar el resto.
  10. Corta joven, tallos tiernos en cualquier momento.

Precauciones

Evitar consumir dosis altas de jengibre en las personas que sufren de úlceras pépticas o en mujeres menopáuticas, ya que agudiza los estados de calor corporal intenso. No es recomendable durante el embarazo y la lactancia.