Según la medicina china, el jengibre es un gran aliado para tratar afecciones causadas por el frío. Además, varios especialistas señalan que tiene un gran poder anti-inflamatorio, anti-mareos y anti-vértigo, que licua levemente la sangre, que es un remedio efectivo contra la artrosis, los dolores reumáticos y los resfriados.

Ayuda a mejorar la digestión y varias personas se preparan infusiones de jengibre cuando viajan, ya que los ayuda a atenuar las nauseas de diversa etiología. Todos estos datos se comprobaron científicamente, pero hay otros que se le atribuyen al jengibre, como por ejemplo el de ser afrodisíaco.

Por eso mi consejo es “con probar no pierdes nada”… Pero, no todo lo que brilla es oro. Y el jengibre tienen algunas contraindicaciones:

  • Se desaconseja su uso en caso de fiebre elevada, porque sube unas décimas la temperatura corporal.
  • No es aconsejable como tratamiento en embarazadas ni en personas que tomen anticoagulantes.
  • No ingerir en caso de ulcera gástrica sangrante.

Ahora la pregunta es, ¿cómo lo debo consumir? lo mejor es hacer una infusión.

Picá bien finito o ralla una parte de la raíz y pon dos cucharaditas de jengibre en una taza con agua que no esté hirviendo (no más de 80°) y déjalo reposar por 5 minutos. En la gastronomía se utiliza mucho en ensaladas, vinagretas, licuados, rellenos, panes, galletitas, sopas, etc.

Jengibre — Propiedades medicinales

Durante siglos, la medicina china ha incorporado el jengibre en remedios para el sistema digestivo y es regularmente usado como un calmante para malestares digestivos.

Tiene, además, propiedades anti-diarréicas y protección del hígado. Incluso, se ha usado el jengibre para combatir la migraña, ya que, en muchos casos, alivia el dolor sin el uso de tos tratamientos estándares que producen efectos secundarios.

Igualmente, aliviar las náuseas y los mareos producidos por los viajes, los vómitos matutinos de embarazada y aquéllos que son ocasionados por intolerancias medicamentosas. Se emplea en las enfermedades producidas por frío, pues genera calor interno.

Se le atribuyen propiedades para estimular las defensas de forma mal que combate la gripe y resfriado y para reducir las molestias menstruales (cólicos), el colesterol y la hipertensión.

Externamente se emplea su aceite para sabañones, enfriamientos renales y enfermedades reumáticas…

continúa página 2 »



seguir leyendo en página: