El hotel que inspiró El Resplandor

Hotel Stanley

Aunque en realidad, no te lo deseo. Jack Torrance es el protagonista de la novela (y de su adaptación cinematográfica) de Stephen King El Resplandor.

Hotel Stanley — El hotel que inspiró “El Resplandor”

La imagen más habitual que nos viene a la cabeza es de un tipo asomando la susodicha por la puerta del baño que previamente ha destrozado con un hacha, diciendo “Aquí está Johnny” con un tonito de locura y con la cara de Jack Nicholson, que es como decir con la cara de un tipo no muy allá de la cabeza. Así que no, mejor que no te sientas así.

El hotel que a la postre hacia enloquecer así al bueno de Jack era el Overlook, nombre de ficción que Stephen King dio al verdadero Hotel Stanley, situado en el Parque Nacional de las Rocosas, Colorado, y que es el lugar que le inspiró la historia al visitarlo en 1974 junto con su mujer y sus hijos.

Habitación 217

Él mismo ha contado como llegó allí un 30 de octubre, con el local a punto de cerrar por la llegada de la temporada baja, que se alojaron en la habitación 217, y describió el ambiente fantasmal del lugar, cenando en el Gran Comedor mientras las demás mesas estaban recogidas con las respectivas sillas encima, además del paseo por los pasillos desiertos a medianoche para llegar al bar del hotel donde le atendió un barman llamado Grady.

Antes de dormirse y sumergir su mente en pesadillas donde uno de sus hijos corría aterrado por esos mismos pasillos, el amigo Stephen ya tenía la historia de El Resplandor en la cabeza.

Timberline Lodge

Más tarde, en la versión que hizo Kubrick para la gran pantalla en 1980, la imagen que utilizó para el hotel fue la del Timberline Lodge, en Oregon, que es el edificio que aparece en las tomas de exterior.

Más tarde, el propio King se desquitó (al menos en parte) de las diferencias que mantuvo con el director produciendo una película para la televisión que, en este caso, si que tenía al Stanley como protagonista.

Timberline Lodge

Como también lo tuvo un episodio de la serie documental Ghost Hunters, que al parecer –y esto entra dentro de la credulidad de cada uno sobre el tema–, no pudo dar ninguna explicación racional a ciertos fenómenos “paranormales” que se producían en el hotel.

Aventura de Fantasmas

Lejos de ser un problema para la dirección, al viajero se le ofrece la posibilidad, ya desde la página web, de contratar un paquete llamado “Aventura de Fantasmas”, con habitación encantada, fantasma propio y taza Mug de recuerdo.

Todo muy por la labor. Por lo demás, el Stanley es un hotel de diseño neoclásico construido en 1909, e inscrito en el Registro Nacional de Edificios Históricos de los Estados Unidos en 1985, situado en un lugar con unas vistas y alrededores increíbles, como podrían atestiguar sus muchos visitantes famosos, como el mismo King o el emperador de Japón.

Y por si de casualidad no te apeteciera pasear, o simplemente quieres descansar un rato, siempre puedes poner el canal 42 del televisor de sus habitaciones, donde se emite en un bucle continuo la versión íntegra de El Resplandor.

La siniestra historia del hotel Stanley

ABC España