El Anciano y El Gran Roble

El Anciano y El Gran Roble, InfoMistico.com

En los albores de un tiempo olvidado, se erguía un majestuoso roble de frutos dorados. Un niño de ojos brillantes y risa cantarina lo adoraba, correteando a su alrededor, ascendiendo por sus ramas y disfrutando de su protectora sombra.

El Anciano y El Gran Roble: Relato de Vida y Sacrificio

El niño sentía una devoción por el roble y este, a su vez, sentía un cariño profundo por el pequeño. Los años, astutos y silenciosos, tejieron sus hilos y el niño, convertido en joven, dejó de visitar al robusto roble.

Cierto día, el joven, con semblante cambiado por los años, retornó. El roble, con una voz cargada de nostalgia, murmuró: — ¿Has venido a compartir risas conmigo? El joven, con voz firme y distante, respondió: — Las épocas de juegos quedaron atrás. Ahora anhelo tesoros y riquezas para cumplir mis deseos.

— No poseo riquezas —suspiró el roble—, pero mis frutos dorados pueden ser tuyos. Véndelos y tendrás el oro que buscas.

El joven, con ojos brillantes de ambición, recolectó los frutos y partió. El roble, aunque despojado, se sintió útil y satisfecho. Sin embargo, el silencio y la espera se apoderaron nuevamente de él.

El tiempo, en su implacable marcha, trajo de vuelta al hombre, ahora con marcas de vida y responsabilidad. El roble, con esperanza, preguntó: — ¿Vendrás a recostarte bajo mi sombra?

— Mis días de ocio han quedado atrás —respondió el hombre—. Necesito un hogar para mi familia. ¿Podrías ayudarme?

— No poseo un hogar que ofrecerte, pero mis ramas pueden ser la base de uno —dijo el roble.

El hombre, sin vacilar, cortó las ramas, dejando al roble despojado pero orgulloso de su sacrificio.

Pasaron los años y un hombre envejecido regresó, su mirada perdida en recuerdos y melancolía. El roble, con voz débil, preguntó: — ¿Vienes a revivir nuestros días juntos?

— Las cargas de la vida me han agotado. Anhelo un bote para recorrer mares y encontrar paz.

— Usa mi tronco, y construye tu embarcación —sugirió el roble.

El hombre lo hizo, y el roble, ahora reducido a raíces y recuerdos, esperó.

Finalmente, el hombre, ahora anciano y cansado, regresó. El roble, con voz apenas perceptible, dijo: — Ya no tengo frutos, ramas ni tronco para ofrecerte.

— Solo busco un lugar para descansar y recordar —suspiró el hombre.

Las viejas raíces del roble brindaron un rincón para que el anciano descansara. Y en ese silencio, ambos compartieron un último momento de paz y gratitud.

Esta narración refleja el viaje de nuestras vidas.

El roble representa a aquellos que nos aman y guían: nuestros padres, tutores y maestros. A menudo, en la juventud, olvidamos su valor, volviendo solo en tiempos de necesidad. Es vital apreciar y honrar su amor y sacrificio, llevando su legado en nuestro corazón, incluso cuando ya no estén físicamente presentes.

El Bosque de las Conexiones: La Magia de la Amistad

En la travesía de la vida, nos topamos con almas que iluminan nuestros días con simples gestos. Algunas caminan a nuestro lado a través de incontables anocheceres, mientras que otras dejan huellas breves pero indelebles. A cada una, las celebramos como amistades, en todas sus maravillosas variantes… leer más>>