Guen la Dekyong

Guen-La Dekyong

Vivimos en un mundo lleno de sufrimiento, peligros y dificultades; pero es posible cambiar ese mundo y crear el que interiormente deseamos, un mundo con paz y felicidad, se entusiasma la moja budista Guen-La Dekyong, directora espiritual de la nueva tradición Kadampa, una rama del budismo fundada originalmente por el maestro indio Atisha (982-1054).

Tour de Guen la Dekyong en Sudamérica 2013/14

Para lograr este objetivo necesitamos purificar nuestras mentes. Mi maestro, el venerable Geshe Kelsang Gyatso, autor budista Kadampa internacionalmente reconocido, enseña en su libro Budismo Moderno..

El mundo es el resultado del karma o las acciones de los seres que lo habitan. Un mundo puro es el resultado de acciones puras, y uno impuro lo es de acciones impuras. Puesto que todas las acciones son creadas por la mente, todos los objetos, incluido el mundo, también lo son. No hay otro creador que la mente misma”.

Guen-La Dekyong nació en Irlanda del Norte

Vive en el Reino Unido y durante más de 25 años, bajo la dirección de su maestro Geshe Kelsang Gyatso, trabajó en la búsqueda de una visión moderna del budismo.

Como monja, dedica su tiempo a enseñar y viajar por el mundo. Entre el miércoles 18 y el domingo 22, dictará en Buenos Aires las charlas “Sabiduría milenaria para la vida moderna”; “La paz interior, el camino hacia la felicidad” y “El amor como solución”.

¿Cuál sería el camino a seguir desde nuestro ser cotidiano para ayudar a lograr un cambio?

Si realmente queremos crear un mundo puro y pacífico, entonces necesitamos mejorar nuestras mentes. No hay nada más poderoso que la mente. Para ilustrarlo, podemos imaginar cómo sería el mundo si todos nosotros consiguiéramos desterrar sólo un mal hábito mental, ¡nuestro enojo, por ejemplo!

El peligro de la guerra se evaporaría, los ejércitos se volverían innecesarios y todas nuestras armas, tanques y bombas se podrían eliminar. Como nuestro mundo es un reflejo de nuestras mentes, si deseamos realmente cambiarlo, cada uno de nosotros necesita mejorar su mente.

¿Cómo mejoramos nuestra mente?

Con el adiestramiento en la compasión y la sabiduría. No hay nada más beneficioso que podamos hacer por nosotros mismos, nuestras familias y la sociedad. Estos estados mentales especiales son caminos internos o caminos espirituales que nos llevan a la verdadera felicidad y libertad del dolor y problemas.

Todos necesitan adiestrarse en el amor y la compasión, porque un buen corazón siempre trae buenos resultados. Todos, también, necesitan adiestrarse en la sabiduría, porque esta inteligencia virtuosa es el opuesto de la ignorancia, la principal causa de sufrimiento.

Mientras más sabiduría tengamos, menos ignorancia tendremos; y mientras menos ignorancia tengamos, menos sufrimiento tendremos. Con sabiduría es posible ser feliz, pase lo que pase.

Mi maestro Gueshe Kelsang dice en Budismo Moderno: “… Si todos practicasen con sinceridad el camino de la compasión y la sabiduría, sus problemas desaparecerán y no volverán a surgir”.

Una manera importante de adiestrarse en la compasión y la sabiduría es a través de la práctica de la meditación, tanto formalmente como en nuestra vida diaria. En el Budismo Kadampa transformamos todas nuestras actividades en meditación, de este modo hacemos nuestras vidas verdaderamente significativas y distintas.

¿Y para protegernos de los problemas y del sufrimiento?

En Budismo Moderno, Gueshe Kelsang enseña:

“Cuando las cosas no marchan bien en nuestra vida y nos encontramos en dificultades, solemos pensar que el problema es la situación en sí misma, pero en realidad todos los problemas que experimentamos provienen de la mente, de nuestra actitud ante las dificultades.

Si respondiéramos con una mente pacífica y constructiva, no nos causarían problemas, sino que las consideraríamos como oportunidades y retos para progresar en nuestro desarrollo personal. Los problemas sólo aparecen cuando no reaccionamos de manera constructiva ante las dificultades.

Por consiguiente, si queremos solucionar nuestros problemas, debemos aprender a transformar nuestra mente”.

¿Qué significa ser budista?

Seguir las enseñanzas de Buda, en realidad, métodos científicos para solucionar los problemas de todos los seres de manera permanente.

A través de los métodos budistas aprendemos a reducir y abandonar los estados mentales dolorosos, las perturbaciones como el enojo, el deseo incontrolado, los celos, la intención egoísta y la ansiedad, y a reemplazarlos con pensamientos y actitudes constructivas, como la paciencia, la generosidad, la humildad, la bondad amorosa y la sabiduría.

Para ayudarnos en nuestro adiestramiento, también necesitamos recibir energía inspiradora de los seres espirituales que han alcanzado un nivel de excelencia.

Al refugiarnos de esta manera, avanzamos en el camino espiritual, mejorando gradualmente hasta que hayamos alcanzado la paz interior suprema, la iluminación, que nos da el poder de beneficiar a todos los seres sin excepción.

Tour de Guen la Dekyong en Sudamérica 2013/14

El Clarín Argentina