Eclipse Total de Sol en Piscis

Eclipse Total de Sol en Piscis 8 de Marzo 2016
Eclipse Total de Sol en Piscis 8 de Marzo 2016

Este 8 de marzo se produce un eclipse total de Sol en Piscis. Los eclipses solares se producen siempre en fase de Luna Nueva. En esta ocasión, la Luna Nueva estará en el punto de su órbita más cercano a la Tierra, y este fenómeno es conocido como “superluna”, la cual hará que este eclipse tenga una influencia más intensa de lo normal.

Veamos entonces, todos los factores que se unen para hacer de este eclipse, un fenómeno celeste, que desde el punto de vista astrológico, será muy especial y puede dejar huella en cada uno de nosotros.

Se produce en Piscis, el último signo del zodíaco, y por serlo, es el signo de la disolución del ego, que deja libre al espíritu para conectarse con el infinito. Al llegar a este fin de ciclo que marca Piscis, nos confrontamos con el karma acumulado, es decir, con nuestras acciones del pasado, traumas, resentimientos, temores, etc., que todavía no han sido resueltos.

Todo ese karma que llevamos, se amalgama en nuestro subconsciente y va formando parte de ese “ego”, que creemos que es nuestro verdadero “yo”, pero que en realidad forma parte de comportamientos adquiridos a través de nuestras experiencias, y nos coloca como seres vulnerables a la crítica, y nos somete a experiencias donde el orgullo nos hace depender de la opinión de los demás para mantener inflada nuestra autoestima, pero no la verdadera y esencial autoestima, sino aquella que nos provee el ego, que necesita de aplausos para estar inflada.

El Sol es nuestra conexión con nuestra verdadera esencia, que no necesita sino de sí misma para entender que siendo parte de un todo, no es ni más ni menos que el otro. Un eclipse de Sol es momento favorable para limpiar comportamientos adquiridos y dejar brillar nuestra esencia, nuestra alma. Este eclipse en Piscis, propicia la disolución del ego, nos puede liberar, y al hacerlo, el karma también se disuelve, porque el karma es fundamentalmente emocional, y al conectarnos con nuestra esencia, nada externo puede afectarnos.

Y no es que al ocurrir el eclipse, esta disolución va a producirse automáticamente; el que no tenga un estado de conciencia al respecto, solo recibirá alguna leve influencia que puede manifestarse en asuntos externos de su vida.

Pero quien decida asumir este momento cósmico con conciencia, y se acople mediante la respiración y la meditación, y se proponga dejar entrar a su vida esta influencia, podrá vivir una experiencia altamente transformadora en su existencia, liberándose de cargas subconscientes que le hacen peso, que le llevarán a experimentar, progresivamente, un verdadero proceso de renacimiento, para tener una vida más consciente y conectada con el Ser Superior.


Pedro González Silva