Luna Nueva para limpiar el inconsciente

Luna Nueva para limpiar el inconsciente
La Luna es el astro más cercano a la Tierra, y cuyo influjo sentimos con mayor fuerza. Es la memoria del tiempo almacenada en innumerables generaciones de seres humanos, es el inconsciente colectivo

Las energías de Piscis se asocian al inconsciente, tanto individual como colectivo. El temperamento pisciano se compara a las profundidades del mar, que contiene un mundo silencioso y misterioso. Asimismo, en nuestro inconsciente hay también un mundo lleno de misterios que influyen silenciosamente en nuestras vidas.

Luna Nueva limpiar para limpiar nuestro inconsciente

En este signo, ocurrirá el próximo 13 de marzo, la fase de Luna Nueva, que nos traerá un momento favorable para viajar a ese mundo profundo, hurgar en él conscientemente, hacer una limpieza de cosas que nos atemorizan o nos sabotean, y sembrar en él pensamientos que nos lleven a mejorar y renovar nuestras vidas.

En ocasiones podemos mirar con temor ese mundo de lo inconsciente y no nos atrevemos a afrontarlo, más bien lo evadimos, sin embargo, si logramos llevar a la conciencia muchas de las cosas que llevamos guardadas en esas profundidades de la mente, las podremos canalizar de manera mucho más positiva.

Las energías que se activan en una Luna Nueva, son muy favorables para este propósito.

La Luna es el astro más cercano a la Tierra, y cuyo influjo sentimos con mayor fuerza. Es la memoria del tiempo almacenada en innumerables generaciones de seres humanos, es el inconsciente colectivo, la que remueve nuestras fuerzas psíquicas ocultas y nos conecta con símbolos ancestrales.

La Luna Nueva

Conjunción de nuestro satélite con el Sol, marca un nuevo ciclo lunar mensual, cuyas energías podemos aprovechar en nuestra vida cotidiana. Los días previos a la Luna Nueva, son excelentes para visualizar nuestras más inmediatas aspiraciones, a fin de darles la fuerza necesaria para que se materialicen en el transcurso del nuevo ciclo.

La Luna Nueva ocurre cuando nuestro satélite y el Sol coinciden en el mismo signo y en el mismo grado de ubicación en esa franja zodiacal; es el momento en que la Luna no se ve, está oscura. En la naturaleza esto provoca que las mareas bajen, y en el ser humano, también desciende nuestra “marea psíquica”.

En la Luna Nueva, el Sol predomina sobre la Luna, y por tanto la conciencia domina al inconsciente, por tanto tenemos mayor claridad mental, es un momento en que las emociones están controladas por la mente y nos perturban menos, y podemos tomar decisiones más racionales y menos impulsivas.

Esto favorece que podamos ver las cosas como son realmente y no detrás del velo de nuestro mundo emocional.

Al tener mayor claridad mental

Tenemos más fuerza psíquica para hacer frente a nuestros temores ocultos, a afrontar con mayor claridad las cosas que albergamos en nuestro inconsciente.

Este inconsciente es susceptible de ser sugestionado, porque él capta los pensamientos y luego los reproduce. Si no manejamos con conciencia estas sugestiones, pueden atraparnos pensamientos negativos, y entonces el subconsciente se convierte en un monstruo que nos hace atraer situaciones desagradables o indeseadas a nuestras vidas.

Al poder manejar con real conciencia nuestros pensamientos, podemos sembrar en él todo aquello que deseamos, y el resultado será positivo si estos deseos están alineados con la voluntad de Dios.

¿Y cómo sabemos si están alineados con su voluntad?

Simplemente estando conscientes de que nuestros deseos no deben dañar a otras personas, y que deben estar encaminados hacia el bien, porque la voluntad de Dios es “buena, agradable y perfecta”.

Esta Luna Nueva tendrá grandes refuerzos energéticos, porque, por una parte, nuestro satélite en Piscis se “exalta”, es decir, logra despertar un gran potencial de sensibilidad.

Asimismo, muy cerca de la Luna estarán Neptuno que rige a Piscis y eleva sus cualidades de intuición e inspiración; y Venus, que igual se “exalta” en la franja pisciana, elevando sus efluvios de amor y creatividad.

Pedro González Silva