Dakota Building Leyendas Urbanas

Dakota Building Leyendas Urbanas, InfoMistico.com

El edificio Dakota, una llamativa estructura situada en el número 1 de la calle 72 de Nueva York y al oeste de Central Park, no solo es conocido por haber acogido a celebridades y haber servido de escenario de la trágica muerte del difunto John Lennon, sino que también tiene una oscura historia y un halo de misterios a su alrededor.

Dakota Building – Leyendas Urbanas de Nueva York

La construcción del edificio comenzó en 1880 y se terminó cuatro años después. Fue creado por Henry Hardenberg, el arquitecto responsable del Hotel Plaza, y fue financiado en gran parte por Edward S. Clark, el fundador de las máquinas de coser Singer.

La distribución de los pisos sigue el modelo de la arquitectura francesa de finales del siglo XIX, y su diseño es típico del Renacimiento del Norte de Alemania.

Su nombre se debe a que, cuando se construyó, parecía estar en Dakota (al norte de Estados Unidos, en la frontera con Canadá), aunque estaba tan lejos de la ciudad que ni siquiera llegaba la electricidad.

Sin embargo, el hecho de que estuviera lejos y envuelto en la oscuridad no impidió que tuviera éxito y que se alquilara en su totalidad.

Luego, cuando Manhattan creció rápidamente hacia el norte, los precios se dispararon, dando al edificio una sensación de exclusividad. Personajes notables, como Judy Garland, Boris Karloff, Leonard Bernstein y Lauren Bacall, empezaron a vivir allí.

Dakota Building residencia de famosos

En el edificio Dakota se encuentran hogares de cantantes famosos. Han vivido allí cantantes famosos como John Lennon, cuya viuda Yoko Ono sigue residiendo allí, Jennifer López, Marc Anthony, Bono y su esposa activista Ali Hewson, Sting, Paul Simon o Roberta Flack.

Entre sus muros siempre han ocurrido cosas extrañas, a pesar de que adquirió fama mundial por el asesinato de John Lennon a su entrada.

Dakota Building Leyendas Urbanas, InfoMistico.com

El reconocido mago negro Aleister Crowley residió en el edificio Dakota a principios del siglo XX. Crowley, considerado uno de los hombres más repulsivos de la historia, realizó allí varios rituales de magia negra.

Boris Karloff, que protagonizó numerosas películas de terror, residía allí en aquella época y asistía a impresionantes reuniones espiritistas.

Sucesos poltergeist

Cuando Karloff falleció, se dice que se produjeron fenómenos poltergeist y que su persona se manifestó en el edificio como una presencia fantasmal, que fue vista y oída por varios inquilinos que huyeron del edificio aterrorizados.

Se dice que Gerald Brossau Gardner, el sumo sacerdote de la Wicca inglesa, se alojó en este edificio durante su visita a Nueva York. Allí realizaba rituales mágicos, invocando las fuerzas sobrenaturales de la naturaleza.

De hecho, Polanski se inspiró en este personaje en 1968 para dar forma a los rasgos del malvado brujo coprotagonista de la película El bebé de Rosemary.

Aunque solo se rodaron los exteriores de la película en el lugar de rodaje, una serie de extraños accidentes ocurridos durante el rodaje en el edificio Dakota diezmaron al equipo. La crisis nerviosa de la protagonista Mia Farrow y su ruptura con Frank Sinatra ocurrieron en este edificio.

El Dakota se hizo conocido gracias a la película

Las asociaciones místicas y ocultistas del edificio salieron a la luz en los medios de comunicación. Los practicantes de la magia negra y de las sectas satánicas se reunieron frente al edificio del Dakota para intimidar a Polanski y a su elenco e impedir el rodaje de la película.

El tristemente célebre Charles Manson, que más tarde convirtió las amenazas en realidad junto con otros miembros de su secta, fue uno de estos personajes.

En 1969

Llevaron a cabo la masacre de Hollywood en Cielo Drive, donde mataron a varias personas, entre ellas a Sharon Tate, la esposa de Polanski, y a su hijo no nacido, que fue apuñalado con un tenedor.

El remake americano de Tom Cruise de “Abre los ojos”, “Vanilla Sky”, fue la última película que se rodó allí, y el actor Alec Baldwin fue el último en comprar un apartamento por la “módica” suma de más de 8 millones de euros.

Sin embargo, para vivir allí no solo se necesita dinero, sino también ganarse la aprobación de los demás residentes, un obstáculo que ni Antonio Banderas ni Melanie Griffith pudieron superar en 2005.

Artículos relacionados con la ciudad de Nueva York

Con información de noticiaaldia.com

Scroll al inicio