El autoboicot sabotea al deseo

El autoboicot deshace al deseo
El autoboicot en ocasiones puede aparecer como: falta de ganas, cansancio, olvidos recurrentes, hábitos no saludables

Es un mecanismo psicológico compañero del miedo, mediante el cual cuando se va a lograr o cumplir algo que se desea “algo pasa” y la persona retrocede o empieza a ponerse trabas. Son personas que inconscientemente si su deseo se cumple temen quedar inactivos, quietos.

El autoboicot deshace al deseo

Lo frena y lo sabotea de manera clara cualquier logro o esfuerzo, es un impulso destructivo que requiere romperse. Este impulso además del miedo, muestra falta de confianza en sí mismo/a o baja autoestima dado que ataca directamente a la persona que lo padece.

El autoboicot en ocasiones puede aparecer como: falta de ganas, cansancio, olvidos recurrentes, hábitos no saludables, por ejemplo: el llegar tarde a una cita laboral, el perder aquello que ha costado mucho conseguir, el mantener vínculos sociales que lastiman, estar con alguien que cela o anula.

A su vez, se manifiesta por la desorganización, la inflexibilidad extrema, dolores y síntomas corporales, enfermedades psicosomáticas y otros.

En sí, el autoboicot es todo lo que impide el logro de las propias elecciones y decisiones y se puede llegar a enmascarar con las injusticias del mundo, obstáculos de vida y otras excusas y la única manera de atacarlo es la de concientizándolo en la persona que lo padece y de esa manera, ella está en condiciones de enfrentarlo y modificarlo.

Ejemplos de autoboicots

  1. Se quiere bajar de peso, pero se acaba dando atracones o comiendo de manera poco saludable.
  2. Deseo aprobar exámenes, pero se distrae en lugar de estudiar.
  3. Se quiere cambiar de trabajo, pero no se acude a las entrevistas.
  4. Se desea una relación de pareja con alguien que les gusta, pero acaba alejándose de ella/él.

Estas situaciones y muchas otras, hacen mella en la autoestima y generan un gran conflicto interno, la persona se tortura, se enoja consigo misma por ser “débil” o no saber lo que se quiere dado que el autoboicot genera mucho sufrimiento.

Maneras de identificarlo

Podemos identificar al autosaboteador interno cuando somos derrotistas, o tenemos pensamientos negativos y se utiliza excusas para no hacer algo tales como: “no voy a poder”, “no va a salir bien”, “lo voy a pasar mal”, “fracasaré”, “me van a rechazar”, todo es válido para evitar el esfuerzo y la persona se dice:

“Mañana empiezo” o “la semana que viene lo haré”, “hoy es tarde”.” Hace frío”, “estoy cansado/a” y más.

Todo se hace a pesar de que perjudique, el sabotearse es una manera de protegernos y evitar un sufrimiento por temor al cambio, a lo desconocido y es una manera de evitar un malestar mayor por temor al cambio, a lo desconocido y más.

Si consideras que tienes este problema, estamos para apoyarte. ¡Llámanos!

Por Maayán Hajaim via diariojudio.com