Árbol Genealógico Biodescodificación

Árbol Genealógico Biodescodificación
¿Qué pasa cuando aquella persona responsable del problema que ahora vivimos ya falleció e incluso pudimos no llegar a conocerlo o conocerla?

Cuando cada uno de nosotros tiene un problema personal ya identificado, solemos de forma individual intentar arreglarlo. Si ha habido un mal entendido con algún amigo, intentamos platicar con él o con ella.

Soluciones para tu árbol genealógico — Biodescodificación

Intentamos visitarlo para platicar, llamarlo por teléfono, enviamos un mensaje invitándolo a conversar con respecto a lo sucedido, etc. Cuando hemos tenido algún problema laboral, intentamos hablar con nuestro jefe o con el director o dueño de la empresa.

Si tenemos problemas legales, acudimos con un abogado o andamos pidiendo recomendaciones de algún abogado que pueda ayudarnos. ¿Pero qué pasa cuando nuestros problemas fueron heredados por el Árbol Genealógico? Y

¿Qué pasa cuando aquella persona responsable del problema que ahora vivimos ya falleció e incluso pudimos no llegar a conocerlo o conocerla?

“Aún no se ha resuelto” “¿Cómo lo resuelvo?”

Sucede entonces, que para nuestro cerebro subconsciente, ese problema “aún no se ha resuelto”, no hemos logrado liberarnos de esa emoción. De esa culpa o sufrimiento.

Para todos aquellos que ya hemos trabajado con nuestro árbol genealógico y ya hemos descubierto las cargas que traemos encima, los problemas no resueltos que hemos heredado, las historias de vida que estamos repitiendo, SIEMPRE es una gran incógnita el “¿CÓMO LO RESUELVO?”

Pensemos, analicemos…

Si la causa de nuestro problema actual, fue la vida amorosa del bisabuelo paterno, cómo podríamos hacer para resolverlo…

Ya no está vivo, ni siquiera lo conocimos, es imposible llamarlo por teléfono, no podemos visitarlo en su casa, no podemos enviarle un mensaje con el celular…piensen…

El subconsciente

¿Y si tomamos una fotografía suya y platicamos? ¿Alguna vez han intentado hablar con una fotografía? Para la mente subconsciente, da lo mismo si hablamos con una persona cara a cara, que si le hablamos a su fotografía.

¿Alguna vez han intentado hablar por teléfono con una persona que “ya no está”?

Para la mente subconsciente, da lo mismo si tomamos nuestro celular “apagado” y fingimos marcar el teléfono del bisabuelo (racionalmente sabemos que ni está el bisabuelo y ni teléfono tiene), pero la mente subconsciente puede ser “engañada”, recuerden eso.

Entonces, toma tu teléfono celular, apágalo (para que no reciba notificaciones, mensajes, o llamadas, mientras tú realizas el trabajo de liberación). Finge teclear un número telefónico y finge hablar con el bisabuelo, dile lo que quieres decirle, pregúntale, reclámale, grítale, llórale y libérate.

Nadie está del otro lado de la línea telefónica, eso ya lo sabes conscientemente, pero para tu subconsciente, SÍ ESTÁS HABLANDO CON ÉL y eso te libera. Sacas tus emociones, tus frustraciones, y te liberas.

Y así como hablar con una fotografía o fingir una llamada telefónica es liberador

También es una muy buena técnica, quemar cosas, romper cosas, enterrar cosas. Porque todas esas acciones, para la mente subconsciente significan “TERMINAR CON ALGO”, “ROMPER CON ALGO”, “DARLE FIN A ALGO”.

Entonces, imaginemos que el bisabuelo, siempre usaba una camisa roja con cuadros negros. En las fotos, siempre aparece con esa camisa roja con cuadros negros.

¿Por qué no consigues una camisa roja con cuadros negros, que para tu mente representa a tu bisabuelo y la desgarras? O la entierras? O la quemas?

Terminando relaciones

Para tu mente subconsciente, estás “terminando relaciones” con ese bisabuelo. Esas acciones te liberan emocionalmente. Por lo general, una carta de duelo es suficiente claro. Escribir una carta en donde puedas describir tu dolor, tu frustración, tu ira, tu rencor, tu odio, tu tristeza…es suficiente.

Pero muchas personas con más visuales o más auditivas y quizá necesitan emocionalmente de otros elementos además de la carta para reforzar la liberación.

¿Qué tal que tú eres muy auditivo y quieres liberar al bisabuelo pero no sabes cómo?

Busca los “sonidos” que puedan representar a tu bisabuelo. Esa canción que tanto escuchaba, ese ronquido que por las noches hacía, esa música de guitarra o violín o acordeón o flauta o lo que sea porque él tocaba un instrumento, esa canción o melodía que él cantaba…

Y busca el objeto, que represente ese sonido, busca esa canción, busca ese instrumento.

Imaginemos que el bisabuelo tocaba la trompeta

No vas a destruir una trompeta, pero puedes buscar un audio de trompeta, una foto de una trompeta, ese vinil con música de trompeta…y cuando estés quemando tu carta, quemas además la foto de la trompeta, pones de fondo musical música de trompeta (que previamente metiste a tu celular), etc.

Así la música de trompeta, imágenes de trompeta, acompañan tu trabajo de liberación.

Por lo tanto, y dependiendo de las personas de las cuales quieras liberarte. Dependiendo de las situaciones que quieras liberar, puedes añadir objetos o elementos a tu trabajo de liberación.

Cartas de duelo

Las cartas de duelo, como principal elemento liberador, pueden acompañarse con quema, destrucción, entierros de objetos. Incluso, una carta redactada mientras miras una fotografía de la persona sobre la cual escribes, suele ser más intensa.

Estás reparando historias económicas de la familia y quieres liberarte de eso?

El bisabuelo era jugador o apostador? Añade por ejemplo unas cartas de póker o unas fichas en tu quema o entierro.

El bisabuelo era alcohólico? Entierra, rompe o destruye algunas botellas de lo que él tomaba (cerveza, ron, etc).

Ideas pueden surgirte muchas

E incluso pueden encontrar algún elemento preciso para cada uno de los miembros de la familia incluidos en tu carta de duelo.

Recuerda que quemar o destruir una carta de duelo, debe ser un momento intenso, liberador. Debe marcar emocionalmente un cambio hacia una nueva vida sin cargas emocionales que no te corresponden, por lo tanto, todo elemento que quieras añadir es válido.

Adelante con tu trabajo de liberación, porque tú serás el que decida qué elementos puedes añadir para sentirte mejor y comenzar con esa nueva vida que tanto te mereces.

Así las cosas…

Akasha Sanación Integral
Elizabeth Romero Sánchez y Edgar Romero Franco