Gérmenes y virus según la Biodescodifición

Biodescodifición y Los Gérmenes

Existen cuatro tipos principales de gérmenes: las bacterias, los virus, los hongos, los protozoos. Pueden invadir plantas, animales y personas, y a veces nos provocan enfermedades. Las bacterias son diminutas criaturas unicelulares que obtienen sus nutrientes del entorno para sobrevivir.

Los Gérmenes y virus según la Biodescodifición

No podemos empezar a hablar de los gérmenes sin hacer mención al gran trabajo del Dr. Hamer sobre los gérmenes. Nos mostró que cada hoja embrionaria tiene sus gérmenes específicos para ponerse en marcha a la hora de realizar la fase curativa o reparadora.

RELACIÓN ENTRE CEREBRO=HOJA EMBRIONARIA=MICROBIOS

ENDODERMO: mico-bacterias y mongos

MESODERMO: mico-bacterias y bacterias

ECTODERMO: virus y bacteria

Los hongos y las bacterias

Se cree que son los microbios mas antiguos y trabajan solo en los tumores regidos por el Tronco cerebral y órganos del endodermo. Los virus trabajan exclusivamente en las úlceras regidas por el Córtex cerebral de órganos ectodérmicos, como por ejemplo la úlcera de estómago.

Las bacterias trabajan de forma parcial, tanto en los tumores regidos por el cerebelo de órganos del mesodermo, como los regidos por la sustancia blanca en los que hay disminución celular, como la necrosis en los órganos del mesodermo, donde ayudan a la reconstitución de células como por ejemplo en los huesos.

Todos los microbios, sin excepción trabajan en la segunda fase

La fase de curación-reparación, ni antes ni después. Después de la curación estos agentes se convierten en gérmenes sin riesgo. Son especialistas más o menos específicos y no sólo con respecto a los órganos en que trabajan sino también con respecto a la manera en que lo hacen.

Las bacterias trabajan cómo basureros en los órganos regidos por el cerebro y como re-constructores en los órganos regidos por la sustancia blanca (mesodermo).

Los virus son re-constructores y restitutores puros. Causan una fuerte hinchazón y rellenan el déficit de sustancia celular en procesos ulcerosos de los órganos ectodérmicos.

Los hongos son como basureros del organismo, eliminan los restos de éste.

La palabra microbio tiene una etimología griega, micro = pequeño, bios = vida. Los microbios son pequeñas vidas.

Pasteur

Se descubrieron a principio del siglo XIX y Pasteur fue quien los descubrió o quien tuvo más reconocimiento. A partir de Pasteur hemos dado a estos microbios mucho poder, y lo tienen, pero no en el sentido que se lo hemos dado.

Hemos considerado que una enfermedad se genera a partir de microbios, que son la causa de las enfermedades infecciosas. Al rededor de este dogma, hay un inconsciente colectivo extremadamente fuerte.

Si pensamos que las enfermedades vienen de los conflictos, decimos algo que rompe esquemas: los microbios no son la causa de la enfermedad, sino los que van a permitir la reparación de la enfermedad.

Ellos no están en contra nosotros sino a nuestro favor. Son ayudantes leales a través de millones de años de evolución para reparar y reponer.

Fueron programados por los distintos centros-relé en nuestro ordenador cerebral. Esto puede ser políticamente incorrecto, sin embargo, hoy en día ya se ha demostrado la importancia que han tenido los virus en la evolución de las especies, sobre todo en la de los mamíferos.

Hay dos tipos de células

  • Eucariota: tiene un núcleo muy diferenciado y el ADN, el bagaje cromosómico, está encerrado dentro del núcleo.
  • Procariota: como las bacterias, tienen una membrana celular, el núcleo no está diferenciado, pero es un ser vivo y autónomo.

Un virus es únicamente ADN rodeado de una membrana proteica.

La bacteria es la forma más abundante, adaptable y diversificada de la tierra. También es la forma más antigua, ya que las bacterias están presentes desde hace 5.000 millones de años y fue la única forma de vida durante 1.000 millones de años.

No tienen núcleo diferenciado, pero poseen, como cualquier otra célula, una membrana, un citoplasma con diferentes orgánulos y, el material genético, constituido de ADN. Flota libremente en el citoplasma.

Estas bacterias, cuando son específicamente microbios tienen diferentes formas: cocos (esféricas), bacilos (bastones), etc.

El metabolismo de estas bacterias es variable, algunas son anaerobias – no toleran el oxigeno- , otras son aerobias – necesitan oxigeno para vivir- y otras son aerobias facultativas – son capaces de adaptarse a la presencia o no de oxigeno-.

Clasificamos las bacterias en función de la fuente de energía que utilizan

Algunas sacan su energía de componentes orgánicos como todas las bacterias que fabrican el humus.

Otras bacterias dependen de seres vivos, como las que componen la flora intestinal. Incluso hay bacterias que sacan su energía de componentes minerales. Hoy en día se investiga encontrar bacterias que descompondrían los residuos radioactivos.

Las bacterias se encuentran en cualquier parte de la tierra. Se puede decir que han lanzado la vida sobre la tierra, sin ellas todo sería estéril. Han creado el aire que respiramos, la capa de ozono protectora, el humus, el carbón, el petróleo, el gas, los minerales. Sin ellas sería imposible vivir.

Cada uno de nosotros lleva 100.000 millones de bacterias en el intestino y 1.000 millones en la piel.

Es decir, tenemos más bacterias que células propias. Si son tan peligrosas. ¿Cómo es que aún existe la especie humana? Hoy se sabe que algunos orgánulos de nuestras células, las mitocondrias, son antiguas bacterias, que parece que han hecho un pacto con las células eucariotas. Son la central de energía de nuestras células.

Es muy difícil nombrar todas las especies vivas de estas bacterias, porque parece que cada día se descubre una nueva. A pesar de todos estos datos, las bacterias tienen muy mala fama, aunque solo hay un número muy reducido de estas bacterias que se han implicado en las enfermedades.

¿Para qué sirven estas bacterias en el organismo?

En biodescodificación vemos que las bacterias intervienen en la fase de reparación. Como si hiciera falta un agente exterior para reparar el tejido correctamente. Por ejemplo, cuando vemos los órganos que tienen el foco de Hamer o relé en el Córtex, vemos que en la fase de estrés, las células se destruyen.

En la fase de reparación, las bacterias van a intervenir para aportar energía a esta reparación, porque se trata de reemplazar estas células muertas. Entonces se van a multiplicar, hace falta energía. Las bacterias pueden intervenir para limpiar. Las bacterias están presentes en el periodo de reparación.

Sin embargo hay que estar atento en este periodo de reparación, porque es un poco rápido decir que si estás en un periodo de infección, estás en reparación.

Si has pasado un conflicto y está en proceso de resolución, las bacterias harán su trabajo. Si estás en resolución y tienes un nuevo conflicto, este nuevo conflicto va a alterar la reparación del anterior.

De nuevo, puede esconder un periodo de estrés causado por otro conflicto, que implica que hay esta infección pero también una fase de estrés.

Nuestro sistema inmunológico

¿Qué papel desempeña nuestro sistema inmunológico, los anticuerpos, en la fase de reparación? ¿Qué tipo de “vida biológica” son los virus y las bacterias,..?

Son células eucariotas que fabrica nuestro organismo, capaces de reconocer células que no hemos fabricado nosotros. En un primer momento, me gustaría que entendieras que puede haber otra hipótesis: el microbio puede facilitar la salud a través de la enfermedad.

La idea que tenemos de enfermedad es la fase de reparación. Sólo cuando tenemos un síntoma visible consideramos que estamos enfermos.

¿Cuál es la enfermedad entonces: es la aparición del síntoma, la fase de reparación?

La enfermedad es la expresión de un conflicto. Es verdad que muchas enfermedades son visibles en fase de reparación. Si consideramos los tejidos de origen endodérmico sabemos, que en fase de estrés, el organismo multiplica las células y crea masa. Ahí la enfermedad se puede reconocer en fase de estrés.

Lo que llamamos cáncer de colon es una masa que aparece en el colon, y ahí, estamos en fase de estrés. Lo que llamamos verruga es una masa que aparece en la piel a consecuencia de una fase de estrés.

En la fase de reparación va a haber una descamación que va a ayudar a frotarse, que a menudo hace desaparecer la verruga, sin que nos demos cuenta. Para otras enfermedades internas, la limpieza de las células muertas se va a hacer gracias a la ayuda de otras células que se nutren de materia muerta.

Enfermedad auto inmune

En una enfermedad auto inmune el sentido biológico puede ser:

“Una parte de mí quiere matar a otra parte de mi”. “Una parte de mí no está de acuerdo con la otra parte”.

Todas las enfermedades auto inmunes tienen un conflicto en común, es la desvalorización, la culpabilidad y la impotencia. Una parte de mí se siente culpable, la otra parte se siente impotente.

En una enfermedad auto inmune siempre existe esta sensación de esquizofrenia, hay dos personajes dentro de mí que se hacen la guerra y se expresa por el hecho de que haya células que destruyan otras células de mí mismo/a. Esto cuestiona la propia identidad. No sabemos si estamos de un lado o de otro.

El primer trabajo que se hace ante una enfermedad auto inmune va a ser sobre la desvalorización. Es una culpabilidad que se vuelve en mi contra y me destruye. La culpabilidad es el oxido de nuestro organismo.

Los Virus

Están desprovistos de una organización de tipo celular. Son seres vivos reducidos a algunos componentes esenciales. Son vivos pero son incapaces de asegurar por ellos mismos su existencia completa porque para vivir necesitan una célula huésped. Son mucho más pequeños que las bacterias visibles solo por el microscopio electrónico.

Pensamos que han llegado más tarde porque el microscopio electrónico es bastante moderno.

Los virus se componen de ARN (ácido ribonucleico) o ADN (ácido desoxirribonucleico) envuelto en una cápsula proteica llamada cápsida. De alguna manera están en la frontera entre lo vivo y lo no vivo.

Cuando están en el aire o sobre una superficie son inertes, incluso frágiles. El calor, el alcohol, la lejía puede destruirlos fácilmente. Solo se ponen peligrosos cuando entran en contacto con una célula, y no cualquier célula, una célula apropiada. Para reproducirse, van a desviar para provecho propio, el metabolismo de la célula que le corresponde, haciendo penetrar en ella su bagaje genético.

Tienen dos medios para ello

Se hacen pasar por una sustancia nutritiva y se hacen absorber por la célula o se fusiona su capa con la capa de la célula. Hace falta una adecuación entre la célula que va a recibir el virus y el virus mismo. En la etapa siguiente va a insertar su ADN, sus genes, en la célula que lo va a acoger. Los genes virales van a duplicarse.

Los genes llevan información. En Biodescodificación se cree que los virus permiten modificar algunas informaciones de la célula.

Hay un conflicto, una difícil información sobre algo y el cuerpo se encarga de este conflicto y lo expresa. La reparación va a tener lugar con un virus, un microorganismo capaz de dar una información determinada , no cualquier información. Para que el microorganismo entre en la célula, esta tiene que estar de acuerdo de alguna forma.

Ahí estamos en un punto importante, porque los virus pueden ser mortales, en algunos casos, pero esto no impide que su papel sea transformar la información que está dentro de la célula.

Enfermedades exóticas

Un ejemplo es el de las enfermedades llamadas exóticas. Nuestro cerebro no está preparado para adaptarse inmediatamente a los microbios que hay en esta zona exótica. El inofensivo sarampión que nosotros pasamos durante la infancia, cuando llego a América murieron miles de indios adultos, sin embargo no murió ni un solo niño.

Es cierto que ellos llevaban el virus, pero no olvidemos que solo enferma aquella persona que haya pasado por el correspondiente conflicto y que en ese momento esté en fase de curación.

En el caso del sarampión el conflicto de base, que afecta a senos nasales y bucales es: “esto me huele mal”, “esto apesta”. Puede ser que cuando los conquistadores llegaron a América éste fuera el conflicto: “me huele mal lo que está pasando, las personas que están viniendo”. Los niños, en su inocencia, no lo vivían así.

¿Qué es lo que hacemos cuando trabajamos en Biodescodificación? Tratamos de modificar el resentir. El resentir es nuestra información profunda. Es como si los virus estuvieran aquí para ayudarnos a cambiar esta información.

Los niños de 6 años a veces les cuesta prender a leer. Si tienen el sarampión pueden dar un cambio físico y de aprendizaje. De hecho, cuando vuelven al colegio, han crecido, han cambiado físicamente y de repente, el aprendizaje de la lectura ya no es ningún problema.

Como si otra información hubiera entrado en ellos y les permite liberarse a nivel intelectual.

Es cierto que hay virus que pueden llevarte a la muerte

Pero no creo que sea el objetivo. A lo mejor es un objetivo en un clan, porque nuestro primer programa de supervivencia es la supervivencia de la especie. Es posible que, dentro de un clan, la supervivencia de la especie pase por la muerte de un elemento del clan. Es algo sobre lo que deberíamos reflexionar.

El papel real de este virus en el organismo es el de modificar esta información celular, que se encuentra en el interior del núcleo y el ADN del núcleo se va a modificar por la ayuda del ARN.

Dentro del núcleo está el ADN, la molécula estática. Solo hay unas partes que codifican, es decir, que la célula las puede leer y traducirlas en algo. La traducción es que, de estas partes codificantes, se hace una copia en ARN mensajero dentro del núcleo, por una enzima que es capaz de convertir ADN en ARN.

Esto sale del núcleo y, gracias a los ribosomas, se traduce en una proteína, que son las moléculas funcionales del cuerpo.

Los ribosomas

Son orgánulos sin membrana, encargados de ensamblar proteínas a partir de la información genética que les llega del ADN transcrita en forma de ARN mensajero (ARNm). Sólo son visibles al microscopio electrónico, debido a su reducido tamaño.

Los virus son seres incompletos, necesitan una célula para trabajar. Lo que hacen es utilizar la maquinaria metabólica de la célula para hacer copias de ellos mismos. Requiere la replicación de su ácido nucleico que puede ser ADN o ARN y las proteínas que forman la cápside. El virus aporta la enzima transcriptasa inversa para poder pasar de ARN a ADN.

La terapia génica hace este camino a la inversa, de ARN a ADN. Para modificar la información de la célula hay que hacerlo con ADN. En terapia génica se está utilizando el cDNA o ADNc, que es el ADN codificante.

El virus de la hepatitis

Hay varias formas de hepatitis. El hígado pertenece al grupo de órganos asociados a tronco cerebral, por su origen endodérmico. Está asociado a esta noción de “atrapar o escupir el bocado”. Los canales hepáticos son de carácter ectodérmico.

Por lo tanto es un conflicto que tiene que ver con el territorio. Es vivir el conflicto en tonalidad digestiva, pero territorial.

El hígado es indispensable en la función de la digestión, en la función de nutrirse. Alrededor del hígado se asocia la noción de falta: “el miedo a tener carencia de algo”, porque una función del hígado es almacenar.

Transforma los azúcares en ácidos grasos y los almacena para volver a transformarlos en azúcares, en caso de necesidad.

Esta función de almacenamiento tiene una gran lógica en relación a: “tengo miedo de tener carencia de algo” porque, si me da miedo que me falte algo, voy a almacenar. Por tanto, multiplicaré las células del hígado para que sea más eficiente.

La noción de hepatitis es un poco diferente

El hígado tiene también como función depurar el organismo, en caso de envenenamiento y también como filtro para los alimentos. Es más bien en esta función que vamos a enmarcar la hepatitis.

Porque esta enfermedad está asociada al conflicto de amenaza grave para el individuo, como si un veneno exterior me pudiera afectar. La función del hígado es gestionar este veneno.

El veneno, en un lenguaje real, puede tener que ver con setas o plantas venenosas. Pero con nuestro Córtex escuchamos muchos lenguajes diferentes de nuestro inconsciente biológico.

A menudo la hepatitis no se refiere a un lenguaje real. Si comemos una seta venenosa, es normal estar enfermo o muy enfermo. Pero es lo mismo si nos da la impresión de que estamos: “comiendo una información envenenada”. Esta emoción la vamos a gestionar en un plan digestivo.

Las distintas hepatitis están relacionadas con esta noción de: “información envenenada”. Hay hepatitis A, B, C, D y hay tonalidades diferentes. Hay que tener en cuenta que en principio, es esta noción de toxicidad mental, intelectual o biológica, la que va a estar alrededor de esta enfermedad.

La diferencia va a ser: “Conozco esta toxicidad”, esto va a provocar una hepatitis A.

“Siento que algo es tóxico, pero no identifico bien de dónde viene”, aquí estaremos más en una hepatitis B. La hepatitis está relacionada con la amenaza. En el Córtex, cuando hay una amenaza en el territorio por el aire, puede afectar los senos.

La diferencia para que una amenaza afecte los senos o el hígado es nuestra historia personal. Es la manera de conectar lo que vivimos con nuestros órganos y es interesante escuchar los predicados de las personas.

  • Si una persona dice: “¡a esta persona no la puedo tragar!”, o “¡me remueve!” Estaremos afectando el tubo digestivo.
  • Si una persona dice: “¡a esta persona no la puede ni oler!”, va a estar relacionado con de la nariz, con la respiración.

Escuchando a la persona podemos entender con el órgano que está viviendo el problema.

La hepatitis se asocia con la idea de amenazas en el territorio, vivida de una manera digestiva. Lo mejor es escuchar el resentir de la persona y poder llegar con ella hasta el conflicto para descodificarlo.

En generar todo aquello que no soportamos, que no toleramos, que nos huele mal, que no tragamos, que no asimilamos, que no nos gusta…y un largo etc. puede estar enviando la emoción correspondiente a un órgano y afectando sin saberlo.

Así que un trabajo de revisar todo aquello que te desequilibra, y entender que todo lo que retienes te “tiene”, puede ayudarte a soltar y con ello liberar tus órganos y tejidos.

Pregúntate: ¿Si no cuido mi cuerpo, dónde voy a vivir?

Si necesitas ayuda profesional puedes contar conmigo. En mi página puedes reservar una sesión de evaluación para ver qué necesitas y qué tiempo de terapia es más indicada para ti.

@ Monsalud Luque