La realidad del LUPUS según la Biodescodificación

Con el paso de los años, diversos estudios y análisis en varios pacientes, se ha logrado determinar que el Lupus ó Lupus Eritematoso, no existe como enfermedad.

LUPUS según la Biodescodificación

No es una enfermedad, no es un síndrome sino que tan sólo es un conjunto de varios y muy diversos síntomas que por su parte, somatizan uno o muy diversos conflictos emocionales vividos a la vez, ya sea simultáneamente o muy seguidos unos tras otro.

Realmente hasta hace unos poco años, era muy fácil que cualquier médico diera el diagnóstico de lupus cuando se topaba de frente con más de alguno de los siguientes síntomas:

Dolor o inflamación en articulaciones / hinchazón de articulaciones

Aquí estaríamos hablando de tejidos derivados del mesodermo nuevo (que rige tejidos que permiten o simbolizan nuestro movimiento y valorización). Y se podrían además añadir síntomas en sangre (que ya sabemos que representa a la familia), cambios en los conteos y fácilmente presentar anemia.

Por lo tanto, traduciendo el párrafo anterior al simbólico, pudiéramos estar hablando de una desvalorización recibida de la nuestra propia familia y que me impide moverme libremente o bien la desvalorización me hace sentir incapaz de moverme, avanzar, etc.

Pericarditis o Pleutiris

¿Y qué es el pericardio y/o la pleura? Pues ni más ni menos que las “pielecitas” que recubren a mi corazón y/o a mis pulmones. Y ambos derivan del mesodermo antiguo y necesariamente obedecen a una emoción de separación y desprotección o bien, lo contrario, quiero separarme de…

Traduciendo el párrafo anterior al simbólico, y sabiendo que corazón es familia, amor familiar y sus variantes.

Y que pulmón es territorio, amenaza dentro del territorio y miedo a morir, pudiéramos estar hablando de que me siento desprotegido por parte de mi familia, quiero separarme ya de mi familia, siento que no amenazan mi territorio o la situación en casa me hace sentir miedo a morir.

Afectación renal

Los riñones son órganos procedentes del endodermo, y el endodermo rige a todos los órganos y tejidos que permiten mi supervivencia.

Si yo soy incapaz de filtrar los líquidos que bebo, de procesar mis líquidos, de marcar territorio con mis líquidos (orina, tal como lo haría un perro), afectaré sin duda mis riñones.

Traduciendo lo anterior a lo simbólico, y ya sabiendo que los riñones pueden estarme señalando un problema de marcaje de territorio o bien de liquidez, debo aplicar eso a la búsqueda de mi impacto emocional.

Puede estar mi familia involucrada y puede ser un asunto laboral o escolar.

  • ¿Qué territorio no tengo?
  • ¿Qué territorio siento invadido?
  • ¿Qué territorio no puedo marcar?
  • ¿De qué territorio me siento lejos?
  • ¿Qué me hace sentir como pez fuera del agua?
  • Y pasamos a la liquidez, analizando ¿en qué estoy gastando tanto dinero?
  • ¿En qué se me va el dinero como agua?
  • ¿Por qué siento culpa cada que hago un gasto?
  • ¿Por qué vivo sintiendo que debo detener mis gastos?

Y así seguimos con todos y cada uno de los elementos que conforman la sintomatología de un lupus, porque cada una, encierra una emoción, un posible conflicto emocional. Por lo tanto, no es que yo o quien sea tenga LUPUS, no.

Simplemente ha vivido en conjunto cualquiera de los impactos emocionales mencionados, no ha sabido resolverlos y ahora presenta los síntomas.

Tenemos también

  • Dolores musculares: desvalorización
  • Erupciones rojas en la piel: separación
  • Pérdida del cabello: desvalorización
  • Dedos de las manos o los pies pálidos: desvalorización y separación
  • Hinchazón en los ojos: conflictos de relación: no quiero ver o ya no veo aquello que me gustaba.
  • Úlceras en la boca: conflicto de relación: dije o me dijeron algo humillante.
  • Cansancio y fiebre: síntomas de resolución de los conflictos, pero que si se mantiene por más de 3 semanas sólo denota que no he solucionado del todo.

Por lo tanto, la medicina ve dos o tres síntomas de todos los anteriores y lanza su veredicto: LUPUS.

Y por supuesto no es necesario que tengas todos los síntomas antes mencionados, pero si a tu mayor problema que es la desvalorización, ahora le sumamos un diagnóstico de “TIENES LUPUS” y compras el diagnóstico, obviamente todo lo anterior se complicará, porque si ya estabas débil o preocupado, ahora lo estarás más.

Y básicamente lo que debes hacer ante un diagnóstico de LUPUS, es buscar en tu vida los 3 impactos emocional o conflictos emocionales siguientes y claro, resolverlos:

Conflicto de desvalorización y/o de autodesvalorización

Este conflicto afecta los huesos y las articulaciones, dependiendo del tipo de desvalorización concreta y ocasiona por supuesto dolores e inflamación articulares típicas en pacientes con LUPUS.

Conflicto de desarraigo / pez fuera del agua / no estoy donde me gusta

Este conflicto afecta el riñón o ambos riñones, provocando una retención de líquido y edema (inflamación) en el cuerpo, interpretadas como nefritis lúpica cuando se presenta conjuntamente con los otros conflictos que dan lugar al lupus.

Este conflicto, y sus continuas resoluciones parciales más no definitivas, pueden dar lugar a una insuficiencia renal.

Conflicto de separación

Este conflicto afecta la piel, especialmente la epidermis, dando sus principales signos y síntomas en la fase de curación, ya que es en esa fase que se produce la edematización o hinchazón de la epidermis.

Esta hinchazón claro, puede aumentar si mi sensación de “pez fuera del agua” se incrementa. Lo que dará lugar a erupciones o manchas cutáneas.

Los pulmones

Y para finalizar, añadiremos el PLUS: LOS PULMONES

Porque claramente podemos estar viviendo “UN MIEDO A MORIR”, y eso vendría a complicarlo todo.

Los conflictos en conjunto pueden estar sucediendo al mismo tiempo, la misma semana o los mismos días o el mismo mes. Pero sí podríamos estar hablando de una vida en caos, en donde soluciono alfo y ya pasé a otra cosa y esa otra cosa la resuelvo a medias y vuelvo a caer en lo primero.

Si hay algo común en los pacientes con LUPUS, es que activan y solucionan los conflictos una y otra vez, porque no hacen cambios significativos en sus vidas. Resuelven temporalmente alguno de los conflictos, se sienten mejor un rato y con el paso de los días vuelven a recaer.

E incluso el paciente puede ser diagnosticado como “EN REMISIÓN” si por la razón que sea logra solucionar parcialmente alguno de los conflictos. Pero no será definitivo hasta que no resuelva permanentemente.

Dolores de cabeza

Una señal clara de que el paciente resuelve parcialmente y vuelve a reacer, es que comenzarán los dolores de cabeza.

Porque en su cerebro, los edemas de reparación de tejido embrionario, aumentan el tamaño del edema y si el paciente recae en su conflicto, por ejemplo de “desarraigo” y retiene líquidos, aumentarán los líquidos en el edema cerebral también y eso puede poner en riesgo la vida del paciente en la crisis de sanación.

Incluso, dicho crecimiento del edema cerebral (eso lo comprenderán si conocen las FASES DE LAS ENFERMEDADES) puede ocasionar problemas de comportamiento, ya que tal vez no es sólo un edema, sino que cada conflicto emocional se vivió en un hemisferio cerebral diferente y ha formado una CONSTELACIÓN.

Esto puede traer consigo, cambios en el estado de ánimo, síntomas psiquiátricos, alteraciones psicológicas, etc. Y ahora, algo más que dicen los médicos en su diagnóstico: SISTEMA INMUNITARIO ALTERADO.

Y no.

Cambio en el sistema inmunitario

Realmente lo que está sucediendo es que cualquier cambio en el sistema inmunitario obedece a que el cerebro está atento a todos los demás conflictos y síntomas y en su afán de tu supervivencia se podría decir que “descuida” tus defensas.

El cerebro está enfocado en que tus riñones funcionen, en que tus pulmones funcionen, en que tu piel no se dañe, etc.

Y la única forma que existe para liberarte de un diagnóstico de LUPUS es que analices con quién vives y en qué condiciones vives. Depende de ti alejarte de aquellos que no te valoran, separarte de aquel ambiente tóxico y empoderarte.

Buscarte un sano territorio que no sientas invadido, convertirte en autosuficiente para que vuelvas a sentirte dueño de ti y de tu vida.

“Nada de pobrecito de mí”, Adelante y a hacer cambios para que puedas sanar por completo.

Así las cosas…

Akasha Sanación Integral
Elizabeth Romero Sánchez y Edgar Romero Franco