Amigos imaginarios en los niños

Mi mamá me contó que una vez la reté porque había olvidado incluir en la mesa un plato, un vaso y cubiertos para mi amiga Lupe. Pobre mamá, casi se muere del susto, porque Lupe era mi amiga invisible.

Mi hijo(a) tiene un amigo(a) imaginario ¿Qué hago?

No era la única madre lidiando con este temita: el 65% de los niños por debajo de los 7 años tienen un compañero imaginario, de acuerdo con un estudio de la licenciada Marjorie Taylor, autora del libro Imaginary Companions and the Children Who Create Them, tal como recopila la revista Parents.

La mayoría surge durante el preescolar, cuando los niños desarrollan formas de juego más complejas, según Taylor.

¿Por qué tiene un amigo invisible?

amigo invisible

Las madres suelen imaginar lo peor: si tiene un amigo invisible significa que se siente solo o que no sabe interactuar con los demás. O, tal vez, esta “criatura” le esté impidiendo socializar con niños reales. ¡Nada de eso!

Los niños que se inventan amigos tienden a ser menos tímidos, se involucran más en los juegos con sus pares y se desenvuelven mejor en tareas que impliquen imaginarse cómo pensaría otra persona, de acuerdo con la revista Psychology Today.

El sitio Baby Centre coincide en que los niños con amigos invisibles son muy sociables y disfrutan de la interacción con los demás.

Beneficios del amigo invisible de tu hijo

Estos son más beneficios que podrían venir de la mano del amigo invisible de tu hijo:

Empieza a poder entender la perspectiva de otra persona. “Hizo esto, porque le sucedió tal cosa”, es un razonamiento crítico para comprender el punto de vista de otro ser humano, real o imaginario.

Te da pistas de sus sentimientos. Si tu hijo te cuenta que el “Sr. Bigotes” se siente mal en la escuela porque alguien lo molestó, te está dando la oportunidad de conversar sobre temas clave, a través de una tercera persona.

Los ayuda a discernir el bien y el mal. Por ejemplo, cuando culpan a su “amiguito” por sus propias travesuras, es porque se dan cuenta de que hicieron algo que no debían.

Una amistad más igualitaria. Taylor halló que los niños que mantienen una amistad con un objeto personificado, desarrollan un vínculo paternal, mientras que aquellos que crean amigos invisibles tienen a concebir la relación en un plano de igualdad. De hecho, estos no siempre les hacen caso y hasta se pelean.

Un amigo invisible es una manifestación fantástica de la imaginación de tu hijo. Considera dejarla ser. Ya tendrá tiempo para crecer y dejar atrás este mundo plagado de seres fabulosos.

Te puede interesar

Cómo educar a un hijo único — La importancia de ser hijo único

Yahoo! Mujer